pixel facebook
Lunes 18 de Enero de 2021

20 ° C Clima

Logo Editorial


La desigualdad social



Varios analistas vienen advirtiendo desde hace tiempo que la pérdida de empleos no se compensa con ayuda social; y algunos datos que se conocieron de manera reciente confirman la necesidad de fomentar la actividad del sector privado para generar puestos de trabajo de calidad y ofrecer oportunidades concretas para reducir los niveles de desigualdad social.

Se recordó que el Coeficiente de Gini es un indicador que mide la desigualdad, adoptando valores ubicados entre 0 y 1. En una sociedad igualitaria tiende al 0 y muy desigualitaria a 1. Para tener un punto de referencia, los países europeos avanzados tienen Coeficientes de Gini en el orden de 0,25 - 0,30.

En Argentina, el Instituto Nacional de Estadística y Censos informó recientemente que este indicador fue de 0,443 en el tercer trimestre del 2020. Antes de la actual crisis, en el tercer trimestre del 2017, este indicador era de 0,427. Esto significa que con la crisis cambiaria y la pandemia, la desigualdad en Argentina, que ya era alta, muestra una tendencia ascendente.

Por otro lado, el Instituto para el Desarrollo Social Argentino mencionó que el actual Gobierno nacional se fijó como meta reducir la desigualdad, con iniciativas como el Plan Argentina contra el Hambre, y a pesar del importante nivel de ayuda social existente, la desigualdad aumenta.

De acuerdo al INDEC, los hogares indigentes están integrados en promedio por 4,7 miembros. Además, antes de la crisis, por cada indigente que trabajaba había 2,6 que no trabajaba, y ahora por cada uno que trabaja hay 4,5 que no generan ingresos laborales. Antes de la crisis, por cada persona indigente con ayuda social había 1,7 que no recibía ayuda; ahora, por cada persona asistida hay 1,9 que no recibe ayuda social.

Para el IDESA, estos números revelan que las ayudas asistenciales del Estado están lejos de reemplazar la pérdida de empleos, porque aquellos hogares que en el tercer trimestre del 2020 se encontraron en la indigencia son aquellos en que los generadores de ingresos perdieron sus empleos y tienen varios miembros que alimentar. Por otra parte, la asistencia social requiere, además de recursos públicos, una alta calidad de gestión, para llegar a aquellos hogares que realmente necesitan la ayuda del Estado.

Además de efectuar una gestión transparente de la asistencia social, las autoridades tienen que fijar como una de las máximas prioridades la creación de empleo de calidad, a través de una serie de políticas públicas tendientes a incentivar la labor del sector privado, como reducciones de impuestos y disminuciones de cargas laborales. A su vez, se requieren programas eficaces de capacitación e inserción laboral.

Entonces, resulta fundamental que el Estado nacional y los Gobiernos provinciales entiendan que además de impulsar un regreso paulatino de varias actividades afectadas por el aislamiento social y efectuar una adecuada gestión de la asistencia social, se debe avanzar con una serie de medidas tendientes a resolver la falta de empleo. Se debe brindar a las empresas privadas la oportunidad de sacar a cientos de personas de la indigencia, y generar la actividad económica y los niveles de recaudación que el país necesita para poder salir de la actual recesión económica de manera sostenida y definitiva.



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2021 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer