pixel facebook
Lunes 23 de Septiembre de 2019

11 ° C Clima

Logo Editorial


Al que le quede el guante, que se lo ponga


La práctica y el privilegio de hacer periodismo permiten aprender a distinguir que los buenos profesionales son los que saben contextualizar y procesar la información en beneficio de aquellos a quienes deben servir: los ciudadanos.

Es una responsabilidad que La Mañana tiene presente desde sus primeros días como medio de comunicación. En ese afán, este diario reclama desde hace años una ley de acceso a la información, instrumento fundamental para que desde un periodista hasta un ciudadano de a pie, pasando por una organización no gubernamental, pueda acceder de manera clara y transparente a la información del Estado como derecho.

En todo periodista auténtico hay una vocación pública innegable, pero como el periodismo -como dijo el maestro Ryszard Kapuscinski- no es una actividad para cínicos, demandar responsabilidad no es otra cosa que pensar en aquellos a los que debemos servir: los ciudadanos.

Persiguiendo siempre ese norte nos encontramos hoy con medios locales relativamente nuevos que caen en las faltas más inescrupulosas.

Así como hay periodistas que desacreditan de forma grosera el oficio y otros que “operan” la información, están aquellos que actúan como virtuales “parásitos” de quienes se toman en serio este trabajo.

De un tiempo a esta parte, y gracias, lamentablemente, al desarrollo revolucionario de la tecnología aplicada a las comunicaciones, el robo de contenidos -sobre todo los digitales- se ha convertido en una aviesa costumbre por parte de pequeños grupos que creen hacer periodismo nutriéndose de savia ajena.

Mientras empresas como La Mañana invierten en equipamiento y recursos humanos (periodistas, fotógrafos, productores y demás personal necesario para generar contenidos de calidad) a los que capacitan y pagan regularmente sus salarios -dentro de la ley- para lograr un contenido propio y de calidad, estos nuevos ecosistemas digitales se aprovechan satelitalmente de ese esfuerzo sin gastar un peso.

Estos medios “parásitos”, por lo general, los únicos dedos que utilizan son para “copiar” y “pegar” la información que consiguen a hurtadillas sin siquiera tener la delicadeza de mencionar las fuentes de las que abrevan o la autoría de las imágenes que tan audazmente utilizan.

No es una cuestión subjetiva. No es que alguien pueda sentirse víctima de este accionar comunicacional furtivo. A todas luces, esta Editorial es víctima constante de robos diarios de información, literalmente; y como muchas veces la noticia llega acompañada de fotografías, también de imágenes, que incluso tienen la desfachatez de adjudicarse.

Es obvio que los que viven a costa ajena -advenedizos en su mayoría- no gozan de reputación ni asumen responsabilidad alguna con la sociedad formoseña. Son virtuales “piratas” del periodismo que hoy viven de la información ajena y mañana pueden estar haciendo otra cosa.

A los nuevos colegas, nativos digitales, les damos la bienvenida al juego, y un recordatorio: no se olviden de las reglas.



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2019 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer