pixel facebook
Lunes 23 de Septiembre de 2019

12 ° C Clima

Logo Editorial


¡Un médico allá!


Foto referencial

La falta de médicos en numerosas zonas de la Argentina es una de las características menos felices de un país que ha hecho del centralismo no sólo un fenómeno discriminatorio de recursos y obras de la Casa Rosada durante más de un siglo sino, además, un problema que se da al interior de muchas provincias.

Que los profesionales de la medicina están mal distribuidos en la Argentina no hay ninguna duda. Basta señalar que algunos especialistas atienden exclusivamente en las grandes ciudades, o que en determinados parajes del interior el galeno más cercano se encuentra a no menos de 100 kilómetros.

Buscando atenuar esa grave carencia, algunas jurisdicciones suelen convocar a médicos de otras provincias, a los que intentan seducir con propuestas de trabajo concretas en lugares alejados, buen sueldo y hasta una vivienda. Sin embargo, la situación se mantiene sin grandes cambios en los últimos años.

Hay tres interrogantes que siempre rodean este tema. ¿No hay suficientes médicos en la Argentina? ¿O los que hay están mal distribuidos? ¿O bien los que hay no son los que hacen falta para dar respuesta a las necesidades sanitarias federales de la población?

Especialistas en la materia dicen que no hay estadísticas serias que evalúen la cantidad de médicos, su distribución en el país, las especialidades que tienen o la cantidad de médicos en contextos vulnerables. Por ende, todo se vuelve pura especulación.

Si se toman las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud, la Argentina tiene una de las mejores tasas de médicos por habitantes. El tema es que eso no se puede medir como si fuera homogéneo en todo el territorio. Los ejemplos abundan en la mayoría de las provincias: en las capitales hay una alta concentración de médicos, mientras que tierra adentro hay muy pocos, y en sitios inhóspitos ninguno.

El propio Ginés González García, ex ministro de Salud de la Nación, reconoce que la cantidad de médicos por habitantes en el país configura uno de los mejores estándares del mundo. Pero advierte que eso no significa que los médicos que hacen falta estén donde se los necesita. Uno de los factores que estaría influyendo, según él, es que “hay un cambio cultural en los médicos jóvenes que privilegian su calidad de vida y su tiempo libre”. Eso repercute, por ejemplo, en las especialidades elegidas, el tipo de trabajo y el lugar de radicación.

Y hace hincapié en otro dato: “El 60 por ciento de los médicos que se reciben actualmente son mujeres, que por cuestiones familiares tienen otra disponibilidad”. Apunta asimismo que “la organización actual del sistema de salud hace que haya pluritrabajo, lo que quita rendimiento”, y suma como un cuarto factor a la “superespecialización”. Para el ex funcionario de Néstor Kirchner, esto último “hace que cada médico resuelva muy pocas cosas, mientras hace 50 años resolvía todas”.

Atento a esto, y con tasas de médicos por habitantes superiores incluso a las de varios países del primer mundo, el problema parece tener más que ver con los recursos humanos que con el financiamiento del sistema de salud.

¿Estará el tema en la agenda de algún candidato?



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2019 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer