pixel facebook
Domingo 09 de Agosto de 2020

25 ° C Clima

Logo Editorial


Sobre el teletrabajo


El incremento exponencial de la cantidad de personal que cumple tareas a través del teletrabajo marca la necesidad de tener en cuenta diferentes aspectos relacionados con las actividades laborales y con los diversos niveles de preparación que requiere toda aquella persona que procure acceder a un puesto laboral de calidad.

Como vienen informando distintos medios nacionales, la cuarentena obligó a las empresas a buscar alternativas para que sus empleados y empleadas siguieran trabajando desde sus casas. El teletrabajo no estaba contemplado por la gran mayoría de las compañías, por lo cual tuvieron que adoptarlo de manera abrupta y sin estar preparadas.

Según el Instituto para el Desarrollo Social de la Argentina, el contexto actual puso en evidencia que aquellas ocupaciones que son más fáciles de convertir a esta modalidad son las que requieren alto capital humano, como analistas y profesionales, y en ellas es donde más rápidamente se pueden generar ganancias de productividad. Al mismo tiempo, los ahorros con este sistema de trabajo pueden ser significativos, sobre todo en costos de infraestructura (alquiler, energía, limpieza, etcétera). Por ello, se considera que la modalidad a distancia es viable y que una vez superada la pandemia, puede ser una alternativa sumamente conveniente tanto para las empresas como para sus trabajadores y trabajadoras.

Por otro lado, en lo concerniente al cambio en el mercado laboral si las ocupaciones de mayor nivel de educación tienden a pasarse a la modalidad a distancia, el IDESA analizó la composición del empleo asalariado registrado en empresas privadas por nivel de educación. En este marco, según datos de la encuesta de hogares del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), se observa que: el 43% tiene un alto nivel de educación, incluyendo los niveles terciario o universitario; el 34% tiene estudios secundarios completos; y el 23% tiene bajos niveles de educación (Escuela secundaria incompleta o nivel inferior).

Estos datos comprueban que la mayor parte de aquellas personas que trabajan en empresas privadas formales tiene alta educación, abarcando ocupaciones con potencialidad para transformarse en modalidad a distancia. Esto sugiere que el cambio en el mercado laboral formal con el teletrabajo puede ser importante. En paralelo, se acentuaría la tendencia a que aquellas personas con bajos niveles de educación solo consigan empleo en el sector informal.

A su vez, hay que recordar que desde 2012, en el país viene creciendo de manera sostenida la cantidad de monotributistas, mientras que el empleo asalariado en empresas privadas muestra estancamiento y fuerte caída en los últimos meses.

Por lo expuesto, es necesario que las autoridades, al igual que quienes ocupan bancas en el Congreso nacional, piensen alternativas para mejorar la protección de los derechos de quienes realizan “Home Office” aplicando mejoras al proyecto de Ley de Teletrabajo. Asimismo, hay que promover políticas públicas que permitan reducir las distancias entre las personas desocupadas y el mercado laboral, a través de más y mejores instancias de capacitación y alternativas que permitan completar estudios secundarios, terciarios o universitarios. De estas cuestiones dependerá el sostenimiento de buena parte del mercado laboral del presente y del futuro.



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2020 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer