pixel facebook
Sábado 20 de Julio de 2019

18 ° C Clima

Logo Editorial


Cuidado de la tierra


La ausencia de políticas ambientales serias, sustentables y consensuadas, que sean sostenidas por sucesivos gobiernos como acciones imprescindibles de un Estado comprometido con sus responsabilidades, es una falencia sumamente grave, en un contexto de cambio climático y de otros factores que perjudican a nuestro planeta, que merece ser preservado por las naciones para garantizar la supervivencia de la humanidad. Por ello, la clase política tiene que dejar de lado cuestiones menores para colocar como prioridad al cuidado del medio ambiente y otros temas de verdadera relevancia para los argentinos y para el resto de los seres humanos.

Se suele decir que el planeta es la casa de todos. Del mismo modo, un país, una provincia, una ciudad, un barrio, lo son. Pero con mucha frecuencia, el ser humano realiza acciones que destruyen en forma inmediata o a mediano y largo plazo el medio ambiente, como si no fuera parte de él.

El pasado 17 de junio, cuando se celebró el Día Mundial de Lucha contra la Desertificación, medios informativos internacionales explicaron que la desertificación es la degradación de la tierra en las zonas áridas, semiáridas y subhúmedas secas, y que está causada fundamentalmente por la actividad humana y las variaciones climáticas. Se trata de uno de los principales retos medioambientales de nuestro tiempo. Sin embargo, la mayoría de la población no conoce esta cuestión o desconoce la dimensión del problema.

Por su parte, hace algunos años la Organización de Naciones Unidas propuso un cambio en el uso de la tierra, apostando por una agricultura más sostenible y que se adapte al cambio climático, en especial en aquellas zonas áridas en las que la escasez de comida es cada vez mayor. En este marco, sugirió un incremento de las acciones encaminadas a visibilizar las consecuencias de la desertificación.

Entre las causas que ocasionan la desertificación provocada por el hombre, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura señala el cultivo de suelos frágiles o expuestos a fenómenos de erosión hídrica y/o eólica, el sobrepastoreo de plantas herbáceas y leñosas, la explotación excesiva de los recursos madereros, en particular, la leña; el uso descontrolado del fuego para la regeneración de los pastos, la caza, los desbroces con fines agrícolas y la resolución de ciertos conflictos sociales; las técnicas de cultivo que destruyen la estructura del suelo y en particular el uso de maquinaria agrícola poco adecuada; el desvío del curso de los ríos para levantar diques de riego; el riego de los suelos cuya textura favorece la salinización o la alcalinización, o incluso el anegamiento.

Entonces, resulta fundamental contar con políticas de Estado en lo vinculado con el medio ambiente y la preservación de los suelos. Por esa razón, sería importante que los candidatos a representarnos a partir de diciembre en el Congreso nacional expusieran a la sociedad cuáles son sus propuestas en esta materia y cómo las llevarán a cabo. Si los argentinos no empezamos a cuidar nuestra casa, los desastres ecológicos no tardarán en llegar. Sólo con una clase dirigente que conozca a fondo los problemas esenciales y procure reducirlos, se podrá resolver con éxito la falta de políticas ambientes.



Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2019 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer