pixel facebook
Sábado 24 de Octubre de 2020

29 ° C Clima

Logo Editorial


EDUCACIÓN Y CUARENTENA

María Zysman pidió no elevar el nivel de exigencia para aquellas tareas que se realizan en el hogar

La psicopedagoga evaluó que el contexto actual debe ser superado sin descuidar las tareas escolares, pero bajando niveles de ansiedad y de expectativas


En diálogo con La Mañana, la psicopedagoga María Zysman, titular de la ONG “Libres de Bullying”, aseguró que en el marco de la cuarentena que rige en el país para evitar la expansión del coronavirus, los procesos educativos deben ser propuestos y desarrollados sin plantear niveles de exigencia similares a los que se observan durante la cursada de un ciclo lectivo habitual.

“En una situación tan crítica como la que estamos viviendo, los contenidos escolares no deben estar en primer lugar. Es fundamental que los chicos sigan teniendo un vínculo con la escuela, con los compañeros y con el conocimiento. Pero no para cumplir con un programa. Debemos saber que los contenidos y los objetivos, tal como fueron fijados en febrero, no se van a poder cumplir”, aseveró.

“La escuela nunca va a ser reemplazada con hacer tareas en cantidad en la casa. Partiendo de esto, podemos bajar un poco el nivel de ansiedad y de expectativas, tanto de las familias, como del personal de las escuelas, los directivos y los ministerios. Si no, podríamos pensar que la escuela es prescindible, y en realidad es fundamental. Si entendemos que los chicos van a hacer tarea desde sus casas, pero no va a ser la misma que si fueran a la escuela, vamos a poder brindar la contención que los chicos están necesitando”, explicó Zysman a este diario.

“Es necesario que los menores cumplan y trabajen, y que se les faciliten las actividades a través de los medios que cada comunidad tiene, como cuadernillos u otros contenidos, para que siga la comunicación con la escuela. Pero no exigir de la misma manera que si los menores concurrieran a las instituciones educativas”, agregó.

Padres desesperados

“Nosotros recibimos consultas de varios padres que están desesperados, porque les llegan cantidades de actividades para realizar en las casas, cuando cada padre o madre a su vez tiene que cumplir con tareas laborales. Pueden acompañar a los chicos, pero no son docentes. Y tienen que bajar el nivel de exigencia, porque eso genera una tensión familiar extraordinaria. Y todos ya tenemos bastante tensión”, comentó.

“No vamos a reemplazar la labor del docente, quien a su vez se siente sumamente apremiado, porque tiene que encontrar nuevas maneras de transmisión de conocimientos. No todos los docentes manejan todas las plataformas o dispositivos, y a veces no tienen la banda ancha como para poder hacerlo. Es una gran falencia que tenemos. Hay varias cuestiones que deberán ser atendidas, pero tanto los docentes como los padres ponen todo de su parte, al igual que los chicos; y los establecimientos educativos no van a poder ser reemplazados por la casa”, señaló María Zysman.



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2020 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer