" />
Jueves 22 de Agosto de 2019

12 ° C Clima

Logo Editorial


Luego de 6 años de ser diagnosticada con cáncer de colon, una formoseña asegura que la enfermedad "no tiene edad"

Analía Aguirre tenía 35 años cuando le detectaron un tumor de 10 centímetros en el colon, que comenzó a gestarse cuando tenía 25 años. No tiene antecedentes familiares. A través de las redes sociales, promueve controles de rutina "mucho antes de los 50 años"


Analía Aguirre tenía 35 años cuando le detectaron un tumor de 10 centímetros en el colon. Los médicos le aseguraron que al menos 10 años antes todo habría empezado con un pequeño pólipo, cuando ella tenía 25 años.Ya desde esa época, si bien no tenía síntomas visibles, ella notaba que sus heces eran cada vez más "angostas" y con el tiempo advirtió "hilos de sangre".Cuando tenía 30 años, de manera repentina bajó mucho de peso; sin embargo, coincidió con una rutina de dieta y ejercicios que había empezado, así que no le dio importancia.En diálogo con La Mañana, confesó que mucho antes de acudir al médico, ella sospechaba que tenía la enfermedad porque "googleó" los síntomas y ahí leyó la temida palabra cáncer. Quizás por miedo, negación o porque aún no estaba preparada para afrontar su realidad, Analía decidió no contarle a su familia lo que le estaba pasando ni sus sospechas.Pese a todo, lo inevitable estaba cerca. Entre abril y mayo de 2013, transcurrieron 30 días sin que pudiera defecar. "Ni siquiera con laxantes podía ir de cuerpo. Cada vez que me sentaba, lo único que expulsaba era sangre", relató. En julio de ese año colapsó y apenas alcanzó a pedir ayuda a su familia. Luego de que la examinara un gastroenterólogo, intentaron hacerle una videocolonoscopia, pero no pudieron avanzar porque los médicos se encontraron sin margen anal porque un tumor estaba obstruyendo el conducto. "Me recomendaron que de manera urgente me viera un oncólogo, ya con el resultado de la biopsia, donde me derivaron al Hospital de Alta Complejidad. Allí me realizaron un estudio más avanzado y detectaron que el tumor tenía 10 centímetros y que se venía desarrollando hace 10 años antes. Por eso digo que el cáncer de colon no tiene edad, porque a los 25 años comencé el proceso y no tengo antecedentes familiares, mi caso no entra en las estadísticas", expresó.Analía tuvo un estilo de vida sedentario hasta los 30, pero sus hábitos alimenticios fueron saludables y variados. A esa edad empezó a caminar y a hacer ejercicios. "Siempre sufrí de constipación, tomar laxantes para mí era algo cotidiano", recordó.Con innumerables sesiones de quimioterapia y rayos, lograron reducir el tamaño del tumor, para que sea "operable" ya que estaba ubicado a 5 centímetros del esfínter.FamiliaCuando la diagnosticaron con cáncer de colon, el mayor impacto fue para su familia. "Yo ya me venía imaginando algo por el estilo. Cuando se enteraron, me querían mandar a Buenos Aires, pero durante el tratamiento contra el cáncer hay algo muy importante que muchas veces no se tiene en cuenta y es el apoyo y el afecto familiar. No se trata de medicina pura, lo anímico cuenta mucho", contó.Así que al saber que en Formosa se contaba con toda la tecnología necesaria para tratar el tumor, optó por quedarse. Sin embargo, al momento de la operación, a través de su obra social, viajó al Hospital Fleming y se operó con un reconocido especialista en cáncer de colon. "Luego de la cirugía, tuve que hacer nueve sesiones de quimioterapia en Formosa, tuve la colostomia durante largos 8 meses hasta que llegó el momento en que me reconectaron los intestinos. Luego tampoco fue fácil porque costó mucho volver a la normalidad y que los intestinos funcionen bien", relató. Cuando Analía y su familia pensaban que lo peor había pasado, uno de los estudios reveló que tenía metástasis en el hígado. "Fue tremendo, impactante. Gracias a Dios, los médicos me tranquilizaron diciendo que no estaba en una zona donde afectaba los vasos sanguíneos, así que otra vez me mandaron a Buenos Aires para realizarme el PET (tomografía por emisión de positrones) y luego me sacaron un pedacito del hígado", especificó.Analía continúa con controles de marcadores oncológicos cada seis meses y cada un año se realiza la videocolonoscopía de control, como la que le tocó el miércoles pasado, cuando accedió a la entrevista con este diario."Mucha gente le tiene miedo a ese estudio, pero es tomar un líquido para limpiar el colon y luego te sedan un ratito y a los 20 minutos estás realizando tus actividades cotidianas. Es un estudio muy necesario", animó."No tiene edad"Analía creó una página de Facebook que se llama "El cáncer de colon no tiene edad". Lo hizo teniendo en cuenta su experiencia, con diagnóstico a los 35 años, sin tener antecedentes familiares, por lo cual se manifiesta en contra de las campañas que pregonan "prevení el cáncer de colon con estudios a partir de los 50 años". "Yo no tengo antecedentes pero desde los 25 empecé a gestar un cáncer. En Buenos Aires conocí a muchas personas jóvenes con la misma situación. Por eso digo que no tiene edad, porque si los médicos promocionan que hay que controlarse a partir de esa edad, para muchos puede ser tarde", explicó.A través de su página en la red social, se contacta con personas de varios países del mundo que comparten su visión. Entre todos formaron una comunidad que se contiene y acompaña. Que se conoce, celebra la posibilidad de seguir viviendo, aprende a valorar las pequeñas cosas y, otras veces, llora por quienes no sobreviven al cáncer. "El cáncer de colon se pude curar, yo pude hacerlo, todo depende de la detección temprana y de la prevención con hábitos de vida saludables", aseguró Analía, mientras se despedía de las secretarias de un instituto gastroenterológico, a quienes recién volvería a ver dentro de un año, cuando llegue la hora de un nuevo control de rutina.¿Qué es cáncer de colon?El cáncer de colon es el cáncer del intestino grueso, que es la parte final del tubo digestivo. La mayoría de los casos del cáncer de colon comienza como un conjunto de células pequeño y no canceroso (benigno) denominado "pólipo adenomatoso". Con el tiempo, algunos de estos pólipos pueden convertirse en cáncer de colon.Los pólipos pueden ser pequeños y causar pocos síntomas o no causarlos. Por este motivo, los médicos recomiendan realizar análisis para la detección en forma regular con el fin de ayudar a prevenir el cáncer de colon mediante la identificación y extirpación de pólipos antes de que se conviertan en cáncer.SíntomasDe acuerdo a lo que informó a La Mañana la Dra. Marina Juárez Collado, médica oncóloga, algunos de los signos y síntomas del cáncer de colon son un cambio en tus hábitos intestinales, como diarrea o estreñimiento, o un cambio en la consistencia de las heces que dura más de cuatro semanas.Sangrado rectal o sangre en las heces; malestar abdominal persistente, como calambres, gases o dolor; sensación de que no se vaciaron por completo los intestinos; debilidad o fatiga. También señaló que puede producir adelgazamiento sin causa aparente y que muchas personas con cáncer de colon no tienen ningún síntoma en las primeras etapas de la enfermedad. Cuando aparecen los síntomas, es muy probable que varíen según el tamaño y ubicación del cáncer en el intestino grueso.¿Cuándo consultar al médico? La médica recomendó que en caso de observar algún síntoma de cáncer de colon, como sangre en las heces o cambios continuos en los hábitos intestinales, no se debe dudar en solicitar una consulta con el médico."Hay que acudir a la consulta y hablar con el médico acerca de cuándo se debería comenzar a realizar análisis para la detección de cáncer de colon. Por lo general, las pautas recomiendan comenzar con el primer análisis para la detección de cáncer de colon a los 50 años, pero cuando hay síntomas claros o antecedentes familiares, debe hacerse mucho antes", detalló.Los controles inician con un estudio de laboratorio muy sencillo de "sangre oculta en materia fecal". "Si en el acto defecatorio perdemos sangre, es algo a tener en cuenta. Por ahí no nos damos cuenta que podemos llegar a tener un tumor que todavía es imperceptible y que no nos va a dar síntomas, ni mucho dolor de panza, ni grandes síntomas floridos para hacernos pensar en un tumor. Entonces hay que empezar con estudios de sangre oculta en materia fecal como de videocolonoscopía en pacientes de más corta edad, si es que tenemos antecedentes familiares. Ahí arrancamos a partir de los 40 y 45 años, si hay historia familiar", indicó.IncidenciaCollado explicó que en la actualidad, el cáncer de colon afecta en igual medida a hombres como mujeres. "Hoy por hoy, está en la misma proporción. Está siendo entre la segunda y tercera causa de muerte en el país. Tiene mucho que ver con la alimentación y con los hábitos que llevamos, la poca ingesta de fibra, el sedentarismo y el estrés", detalló.Advirtió que en las personas que tienen constipación, la enfermedad queda enmascarada. "Porque muchas veces no nos damos cuenta. Si una persona es constipada, lo toma como normal y tarda más en llegar a la consulta", contó. Por ello, recomendó prestar más atención a las heces. "Las mujeres nos vamos de cuerpo y tenemos la virtud de levantarnos y mirar; en cambio los hombres no. No me pregunten por qué pero es así. En consultorio le pregunto a un hombre: '¿Cómo vas de cuerpo?', y no sabe. Para los médicos es muy importante si es común, si es bien redondito, si es como un cilindro, la coloración... Hay hombres que no tienen ni la más pálida idea. Sin embargo, las mujeres te pueden describir perfectamente cómo van de cuerpo. Es muy gracioso pero es algo cultural", aseguró.También aconsejó prestar atención a los hábitos. "Si durante toda la vida fuimos de cuerpo de determinada manera y surge un cambio. Es decir, que se pasa de un extremo al otro. Lo normal depende del hábito constitucional de las personas, hay algunas que tienen el tránsito más lento, van una vez por día o una vez cada dos días y de acuerdo a lo que coman puede ir un poco más blando, un poco más pastoso o un poco más cremoso. Pero si ese es su hábito constitucional de toda la vida y eso no cambia a lo largo del tiempo, no va a ser un problema. El problema es cuando a lo largo de nuestra vida hay cosas que nos hacen cambiar", alertó.EstudiosPara detectar la enfermedad, una videocolonoscopia es muy importante. Más allá de que algunas personas tienen miedo de este estudio, la especialista aseguró que se hace con sedación y que es muy sencillo. "Es decir, a uno lo duermen un ratito y ya se realiza el estudio. Para nosotros, los médicos, es un estudio madre, nos da todo", contó. En ese sentido, se pide que ante sospechas o síntomas, se deba consultar con el médico clínico, que ordenará estudios y, de ser necesario, derivará a un especialista gastroenterólogo. 


Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2019 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer