pixel facebook
Jueves 23 de Septiembre de 2021

18 ° C Clima

Logo Editorial


¿Eres resiliente?

Una columna de opinión de Tona Galvaliz



El Dr. Víctor Frankl, psicólogo, psiquiatra, neurólogo, filosofo vienés -quien sobreviviera por más de tres años a distintos campos de concentración-, nos anima a que todos podemos ser capaces de encontrar el sentido a la vida hallando una razón para vivir, aun en medio de las peores circunstancias, desarrollando la capacidad de creatividad y salir favorecido.

Comparto esta moraleja del burro para reflexionar sobre este tema, cuyo texto aparentemente anónimo me compartió mi amiga magister en Educación Laila Emilia Daitter.

“Un día el burro de un granjero cayó a un pozo. El animal estuvo horas y horas rebuznando, mientras el hombre pensaba qué hacer. Por fin decidió que el animal era viejo y, de todas maneras, iba a cerrar el pozo, considerando que no valía la pena sacarlo de allí.

De manera que llamó a todos sus vecinos para que vinieran a ayudarle. Todos cogieron palas y empezaron a tirar tierra al pozo. Cuando el burro se dio cuenta de lo que estaban haciendo, empezó a dar unos chillidos horribles. Y luego, ante el asombro general, se calmó.

Unas cuantas paladas más tarde, el granjero miró al fondo del pozo. Y se quedó asombrado por lo que estaba viendo. El burro se sacudía la tierra del lomo y subía por el pozo sobre el montón de tierra que iba creciendo.

Los vecinos del granjero siguieron echando tierra sobre el animal, y cada vez que le llegaba, se sacudía y subía otro poco. En poco tiempo, el burro llegó a la superficie, salió del pozo y se fue trotando feliz”.

Seguramente vienen a la mente de los lectores las similitudes con nuestras vidas. Hay personas que te tirarán tierra encima -todo tipo de tierra, literalmente hablando y también en sentido simbólico-.

El truco para salir del pozo es sacudírtela de encima y aprovecharla para seguir creciendo, capitalizando las circunstancias; como suelo decir reiteradamente, “lo que sucede conviene” para aquel que sabe descubrir oportunidades en los problemas y complicaciones.

Recuerda que cada uno de nuestros problemas puede ser un escalón.

Como en el caso de este cuento, es posible salir de los pozos más hondos, si no nos paralizamos y si no nos dejamos atrapar por las ingratas sorpresas y vicisitudes desfavorables; más aun, perseverar con actitud positiva sin rendimos nunca.

Recuerda: Frente a tu problema de hoy, “sacúdete y sube otro poco”.

Profundizando un poquito más sobre las crisis y las oportunidades:

Es posible que algunas personas vivan mejor que otras las crisis, están los que lloran y se entregan y están los que venden pañuelos para los que lloran.

El grado en que las cosas nos afectan de una manera u otra está determinado por la forma en que la mente “interpreta” los hechos.

Lo que hace la diferencia es el perfil psicológico y la historia personal de cada individuo, con su conjunto de características y rasgos que influyen en la actitud, capacidad, tolerancia para transitar la adversidad y gestionar el estrés con creatividad.

Todos estamos dotados de talentos, habilidades para que las usemos; y por mencionar, uno de ellos es la resiliencia. Mediante ella nos readaptamos, crecemos y evolucionamos como especie humana.

Ser reisilientes es cuando frente a la adversidad, emergen maneras, modos, una fuerza con forma de capacidades que nos impulsa y conduce a superarnos, donde frente a ello nos convertirnos en mejores personas.

Aprendiendo, integrando y asimilando las riquezas que vienen con dichas experiencias que a la larga o a la corta nos fortalecen y enriquecen el ser.

La llave para lograr superarnos y desarrollarnos como seres humanos es el autoconocimiento.

Esto nos habilita a la autogestión, a la inteligencia emocional, a la autorregulación, al autoliderazgo, a la construcción de nuevos paradigmas.

También favorece el darnos cuenta de cuáles son los modelos mentales o tipos de pensamientos utilizados, en qué estados de ánimo y emociones caemos habitualmente o esas maneras de comportamientos frecuentes.

Ayuda a identificar emociones negativas paralizantes, como ser: miedo, ira, tristeza, ansiedad, desánimo, pesimismo, frustración, asco, pudiendo crear emociones positivas y asertivas para responder a los cambios.

Ten presente que en los peores caos, adversidades y crisis, están las mejores oportunidades para quien las sabe capitalizar, saliendo favorecido.

*Tona Galvaliz, Biodecodificación – Coaching Sistémico – Counselor - LogoTerapeuta



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2021 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer