Martes 25 de Junio de 2019

12 ° C Clima

Logo Editorial


La virginidad, una construcción social

Por: Heliana Guirado, periodista y licenciada en Ciencias de la Comunicación


Pocos aspectos han marcado tanto la vida de las niñas y mujeres como aquello relacionado al ejercicio de su sexualidad. La tan conocida "virginidad" es un concepto que aunque en algunos países fue perdiendo presión con el paso del tiempo, sigue influyendo en las decisiones de ellas y no tanto en las de ellos. En la actualidad, algunas sociedades todavía someten a sus mujeres a violentas pruebas para saber si tuvieron sexo.

Como punto de partida, es importante hacer un breve recorrido histórico que muestra que el avance sobre los cuerpos de las mujeres (implícita y explícitamente) sucede desde hace miles de años.

Las cadenas que reprimieron la vida pública y privada siempre existieron y fueron las feministas europeas quienes comenzaron a reaccionar ante éstas. Así lo muestran los escritos del 1900 que incluían descripciones vivas de lo que sentían las mujeres de esa época cuando exigían el derecho de decidir el destino de sus vidas, en un momento en el que la sociedad les daba dos opciones: ser amas de casa o prostitutas.
Por otro lado, los movimientos que bregaban por la liberación en la década del '70 rechazaban las opiniones de sectores dominantes sobre la función social de las mujeres.


En la actualidad, algunas sociedades 
todavía someten a sus mujeres 
a violentas pruebas 
para saber si tuvieron sexo.



Una de las demostraciones más fuertes de la hegemonía del poder es la religión. En Europa y Latinoamérica nada quedó exento de su visión: "Asimismo vosotras, mujeres, estad sujetas a vuestros maridos, de modo que si algunos de ellos son desobedientes a la palabra, puedan ser ganados sin palabra alguna por la conducta de sus mujeres al observar vuestra conducta casta y respetuosa", se puede leer en la biblia (1 Pedro 3:1).

En otro apartado, el Nuevo Testamento insta a las mujeres a quedarse calladas en las iglesias y aprender de los maridos. 

Pero, ¿cuál es la relación de estos preceptos con la idea de "virginidad"? Estos discursos que son emitidos desde instituciones consideradas importantes por la sociedad marcan la vida de las personas que se rigen por su funcionamiento. Siempre, los discursos hegemónicos explicitan lo que es y lo que no es, lo que se puede hacer y lo que no, definiendo así el camino de las personas. 

Tomando sólo un ejemplo, que es el de la religión, las mujeres y sus cuerpos fueron puestos a disposición de los varones, para que hagan con éstos lo que quisieran. La cultura de la violación es la manifestación más extrema de cómo el patriarcado subordinó los cuerpos de las mujeres a la voluntad de los varones.

Así, se toma al binarismo varón-mujer para hacer un análisis situacional, pero se aclara que existen muchos otros géneros que no encajan en esta tradicional concepción y que también son considerados en la actualidad como grupos oprimidos:

1. Desde chicas, las mujeres son criadas bajo la idea de que deben encontrar a la "persona ideal" para "perder la virginidad". Haciendo alusión a la irreal concepción de que existe una media naranja que nos completa, el amor romántico ha marcado esta búsqueda del tesoro que inician las mujeres, acercándolas muchas veces a la frustración cuando se dan cuenta que esa persona en realidad no existe.
2. En muchos casos, los varones son llamados a tener su primera vez con una mujer mayor, o una prostituta. Lo que se pretende con esto es dotarlos de experiencia para luego "cuidar" y "guiar" a quienes se iniciarán sexualmente con ellos.
3. Si bien la sugerencia de llegar vírgenes al matrimonio se plantea a ambos, sobre las mujeres la presión es aun mayor.
4. Relacionarse sólo con una persona del sexo opuesto: la pérdida de virginidad en ellas se relaciona con la rotura del himen que se puede dar por la penetración. Esto da cuenta de que no existe para el inconsciente colectivo la idea de que una mujer tenga sexo por primera vez con otra. Tal es así, que muchas lesbianas han confesado ser interrogadas para saber si son vírgenes o no.
5. Los medios de comunicación (principalmente las famosas "revistas para chicas") dan consejos acerca de "en qué momento perder la virginidad" o cuáles son los mejores tips para disfrutar. ¿Para ellos? Nada. Esto demuestra que la sociedad montó sobre las mujeres un ritual en torno a este acto y para los varones es algo mucho más relajado y por sobre todo íntimo.
6. La idea de que ellas no tienen sexo, sino que "hacen el amor". Aunque esto parezca algo sin mucha importancia, es un discurso que se repitió por años y llevó a las mujeres a sentirse alejadas del deseo y el conocimiento de su propio cuerpo. Incluso a la hora de contarlo, la vergüenza aparece para hacerlas sentir responsables de un acto inmoral, como si estuvieran robando un banco.

DATO: AL ESCRIBIR EN GOOGLE LA PALABRA "VIRGINIDAD", LAS IMAGENES HACEN FOCO SOBRE LAS MUJERES, FAMOSAS QUE CUENTAN A QUE EDAD TUVIERON SU PRIMERA VEZ, LA POSIBILIDAD DE RECUPERAR LA VIRGINIDAD Y LA ATRACCIÓN HETEROSEXUAL COMO ÚNICA MANERA POSIBLE.



"Pruebas de virginidad": 
la humillación siempre 
puede reinventarse

¿Hasta dónde llega el peso del discurso hegemónico sobre la sexualidad de las mujeres? La actualidad habla de muchas de ellas sometidas a pruebas de virginidad que implican una directa violación a sus derechos humanos.

La Organización Mundial de la Salud, junto a la ONU, advierte hace varios años sobre esta situación que se da en al menos 20 países, donde las mujeres son examinadas por pedido de sus padres o una potencial pareja para verificar si son dignas de ser elegidas para casarse.

Esta prueba consiste en inspeccionar el himen para ver si está desgarrado o también conocer el tamaño de la abertura. En algunos casos también se insertan dedos en la vagina y son los médicos, policías y líderes comunitarios quienes juzgan "el valor" que tiene una mujer.

La OMS es tajante ante esta situación y no deja dudas cuando asegura que la práctica no tiene ningún rigor científico.

En Indonesia, las mujeres que desean ser policías también son sometidas a estas pruebas y, según denuncia la asociación Human RightsWatch, todas declararon que son "dolorosas y traumáticas".

El tema tratado tiene muchas aristas que conforman una compleja estructura. Su análisis da cuenta de un origen cultural y social que ubicó históricamente a las mujeres y todos los otros géneros en un lugar de inferioridad, y a los hombres heterosexuales, blancos y formados intelectualmente, por encima. Esta formación les dio el poder para decidir sobre todo lo que concierne a sus vidas y a las de los demás.

Entender que los discursos forman pensamientos es clave para comprender cómo esta idea de virginidad se ha reproducido con fuerza a lo largo del tiempo y fue herramienta útil para discriminar a las mujeres y alejarlas del derecho a vivir su sexualidad cómo y de la forma que quieran.



"Belleza americana" es un ícono del cine que tiene a la virginidad femenina como eje conceptual. 


Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2019 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer