pixel facebook
Miércoles 08 de Abril de 2020

11 ° C Clima

Logo Editorial


Problemas de salud


En distintas provincias -también en Formosa-, profesionales de diferentes ramas de la medicina les cobran a sus pacientes más del coseguro estipulado por sus respectivas obras sociales. Se trata del tristemente célebre y nunca bien ponderado “plus”.

Auditorías que se realizan en algunas jurisdicciones no hacen más que confirmar la existencia de este tradicional modo de encarecer la atención médica, al parecer, imposible de erradicar.

El repertorio de explicaciones de quienes cobran por encima del coseguro permitido -aunque la mayoría de los pacientes ni siquiera consulta- es amplio y variado: para pagar a los empleados; debido a que la prestadora no le integra el monto de la consulta; por tener un límite de beneficiarios a los que pueden atender mensualmente: como “plus” para realizar el pedido de análisis bioquímicos; por ser especialista; como consulta de guardia, etc. De tal forma que, en algunos casos, los cobros se duplican, se triplican o más.

Muchos pacientes a lo largo y ancho del país corroboran la situación en numerosas localidades, aunque son aquellos que viven en los centros menos poblados los que sufren particularmente estas irregularidades. En las grandes ciudades el impacto es menor, ya que allí la competencia es mayor y los prestadores no quieren perder pacientes.

El problema de la atención a la salud tiene muchas aristas, muchas de las cuales suelen ser reflejadas en La Mañana, en especial cuando surgen historias que no dejan dudas sobre la injusticia hacia los afectados. Algunas suelen resolverse con amparos judiciales; muchas otras, no.

Hay médicos que admiten esta realidad, pero a su vez señalan otras irregularidades. Por ejemplo, consideran bajo o insuficiente lo que perciben por sus servicios a determinadas obras sociales -coseguro a cargo del paciente incluido-, por lo que en muchos casos reclaman lo que ellos denominan un “arancel mínimo de carácter ético”. Pero también se quejan de las demoras para renovar un contrato vencido, o de que les congelen valores de prácticas en las que se usa material que aumenta todos los meses, por mencionar algunos de esos argumentos defensivos.

Mientras esto sucede por un lado, y es digno de revisión, por el otro, este diario tiene conocimiento de auditorías que, en distintos puntos de la Argentina, detectan continuamente irregularidades médicas, odontológicas y de otras especialidades, muy graves, como la de facturar por consultas y prácticas que nunca se realizaron.

El tema es de extendido conocimiento en el ámbito de las obras sociales y los servicios médicos en general dentro y fuera de esta provincia, por lo que nadie debería declararse sorprendido. Por el contrario, lo saludable sería que las partes se dispusieran razonablemente a ponerle coto a ciertos y reiterados abusos que padecen miles de pacientes a la hora de efectuar una consulta o recibir una atención.

Una cosa es criticar y tratar de cambiar un sistema que indudablemente no funciona bien; otra, muy distinta, pasarle por arriba para “compensar” lo que algunos creen que pierden. Bastante tienen los enfermos con sus dolencias.



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2020 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer