pixel facebook
Viernes 22 de Octubre de 2021

18 ° C Clima

Logo Editorial


EL ESCRITOR JUAN PÁEZ FUE PARTE DE LA PRIMERA COHORTE DE EGRESADOS

Diplomatura en Escritura Creativa - UNTREF



Por Héctor Washigton

El escritor, docente e investigador Juan Páez compartió con Cronopio las experiencias que pudo recoger a lo largo del cursado de la Diplomatura en Escritura Creativa, desde la Maestría dictada a través de la Universidad de Tres de Febrero (UNTREF), a lo largo de este año.

Se trata de una cursada de posgrado dirigida a escritores interesados que no residan en el Área Metropolitana de Buenos Aires que ofrece, a través de una formación online, capacitaciones en las distintas áreas del arte y la cultura, con gran impacto en el desarrollo de la escritura de textos ligados a los diferentes géneros de la literatura contemporánea.

En este sentido, el espacio se propone además propiciar encuentros con el conocimiento pero también con intercambios críticos respecto de la producción en el campo de la literatura y de otras disciplinas en las que pudiera tener impacto, haciendo foco en la tradición literaria y sus distintas manifestaciones.

Una larga lista de reconocidos escritores, escritoras, poetas y ensayistas conforman el equipo docente de esta diplomatura, que también se desempeñan en la propia maestría que le da sustento: Adriana Amante, Luis Chitarroni, María Sonia Cristoff, Pablo De Santis, Pablo Gianera, Liliana Heer, Martín Kohan, Guillermo Martínez, Jorge Monteleone, María Negroni, David Oubiña, Alan Pauls, Guillermo Saavedra, Eduardo Stupía, Alejandro Tantanian, Aníbal Jarkowski e Iosi Havilio; en tanto la coordinación académica corre por cuenta de Daniela Benítez, y el Comité Académico Nacional lo conforman Tununa Mercado, Miguel Dalmaroni, Daniel Link, Mónica Szurmuk, Jorge Monteleone, Liliana Heer, Noé Jitrik y Alberto Giordano. Por su parte, el Comité Académico Internacional lo integran Sylvia Molloy, Manuel Borrás, Jorge Esquinca, Francine Masiello, Edward Hirsch, Fabio Scotto, Jacques Ancet, Darío Jaramillo, Yolanda Pantin y Forrest Gander.

El cursado propone tres espacios de abordaje de los contenidos: Ficción, No Ficción y Poesía, en cada uno de los cuales los docentes van rotando a fin de lograr los resultados esperados.

La ausencia de este tipo de iniciativas en el interior del país impulsó la difusión de este espacio académico, por lo que Juan Páez aseguró: “Me alegro mucho de haber formado parte de la primera cohorte de la Diplomatura en Escritura Creativa (UNTREF). Porque me permitió retomar algunos proyectos personales que habían perdido su impulso pero que, durante estos meses, volvieron a cobrar vitalidad. Y, por supuesto, el hecho de haber compartido el trayecto con escritoras y escritores de toda la Argentina, fue una bendición”.

----------------------------

Sos un escritor metódico, con mucha disciplina y formación. ¿De qué manera enriqueció tu actividad esta diplomatura y por qué la recomendarías a tus colegas escritores?

- “En primer lugar, quiero retomar esto de metódico y disciplinado porque, la verdad, durante la cursada pensé mucho en los deportes y sus vinculaciones con la escritura. Eso que señalás, en mi caso, viene de cuando era chico, ya que durante muchos años practiqué patín carrera, es decir, un deporte que demanda técnica y disciplina.
Recomiendo la cursada del diplomado por dos motivos: el primero, por el conocimiento y las herramientas que los profes te brindan y, el segundo, por la posibilidad de compartir este espacio de formación con escritores y escritoras de todos los puntos de la Argentina.
En cada uno de los seminarios se plantearon instancias de ejercitación, indagación y profundización que enriquecieron, sin dudas, mis prácticas de escritura. También tuve momentos de descubrimientos como me pasó, por ejemplo, con el género de no ficción.
Me interesa destacar que se trata de un trayecto que no se transita solo, y eso es fundamental saberlo. Porque como en toda carrera, uno pasa por etapas de agotamiento, en especial, luego de esta suerte de sobredosis de pantalla que nos dejó la pandemia. Por suerte, compartí la cursada con un grupo fantástico de escritores y escritoras, gente muy proactiva, que me ayudó a llegar a la meta”.

¿Qué importancia creés que tienen para un escritor estos espacios desde donde no sólo ejercitar la escritura creativa sino también pensar la literatura y sus problemáticas?

- “Esta propuesta pone en relación el ejercicio creativo y la reflexión sobre los procesos en un diálogo de ida y vuelta. Esto me parece importante para un escritor pues le permite volver a su obra con otros ojos. En este sentido, no fueron sólo consignas o propuestas para escribir sino también instancias de intercambios y momentos en los que hubo que sentar posición respecto de la propia producción. Así, en lo personal, logré desmontar algunas ideas y, en otros casos, pude reafirmar mis convicciones.
Además, creo que es importante que el binomio ejercicio-reflexión se realice de manera sostenida. Por eso el diplomado me pareció novedoso puesto que no hay antecedentes de formaciones de este tipo, salvo, claro, la Maestría en Escritura Creativa (UNTREF), que también dirige María Negroni y de la cual se desprende esta propuesta.
Durante mi formación tuve la oportunidad de transitar por diferentes universidades, pero nunca me había pasado de encontrar un espacio donde la reflexión, la creación y la investigación conformen un todo. Lejos de hallar polaridades, en esta oportunidad, encontré continuidades y puntos de fuga por donde escapar de la asfixia que me provocan ciertos contextos”.

Fueron tres cursos en particular que se abordaron: ficción, no ficción y poesía. ¿Cuál de ellos te brindó mayores herramientas para tu formación intelectual?

- “Cada uno de estos seminarios me brindó lo suyo. En la pregunta anterior hacías referencia a mi disciplina, y es cierto que la tengo. Sin embargo, su exceso también me convierte en una persona muy indisciplinada, a la que no le gustan las convenciones y que por eso todo el tiempo se está yendo.
En todo caso, podría decirte que más bien soy un niño solitario que pasa su tiempo jugando con un cubo Rubik en un mundo que yo mismo he creado. Esa es la manera en la que concibo la escritura, y en un sentido más amplio, en que entiendo la creatividad.
En el seminario de ficción pude reconfigurar las imágenes en torno a los llamados lugares comunes. En el caso del seminario de poesía, leer escritoras y escritores con los cuales no me había cruzado hasta el momento. Finalmente, en el caso del seminario de no ficción, aprendí a nadar en las aguas de un género en el cual no me había sumergido hasta ahora.
Por lo tanto, en cada una de estas instancias tuve que adoptar un ritmo respiratorio distinto. Como dije, fue como practicar diferentes deportes para ejercitar el cuerpo de la escritura”.

Hay un cuerpo docente muy destacado, con escritores y pensadores de renombre además. Pensarse escritor es también formarse como tal con quienes nos precedieron. ¿Cómo ves el campo formoseño en este sentido en cuanto a los espacios de formación?

- “Si bien estos espacios existen en Formosa, ninguno tiene la contundencia que yo necesitaba. En su momento, también se dictaron talleres organizados por el Fondo Nacional de las Artes, pero no tuvieron continuidad. Asimismo, están aquellos otros que se generan en marcos institucionales específicos. Entiendo también que esta dimensión formativa se vincula con algo que sí advierto como una zona de vacancia y tiene que ver con la falta de editoriales en la provincia.
Destaco que, desde el Profesorado en Lengua y Literatura (ISPRMM) donde me desempeño como profesor, venimos desarrollando desde hace algunos años los Encuentros sobre Experiencias Literarias con el claro objetivo de poner en relación la formación académica y las prácticas creativas. Por lo que las herramientas adquiridas en el diplomado abrieron nuevas perspectivas para trabajar en la construcción de subjetividades flexibles y lúdicas”.

¿Cómo accediste a esta diplomatura?

- “Para acceder a la diplomatura tuve que postularme y para eso hay que cumplir ciertos requisitos. Como se trata de una instancia de posgrado, por ejemplo, se requiere contar con un título de grado. También tuve que presentar una muestra de obra, entre otros requisitos. Luego de la postulación, sólo restaba esperar para ver si había quedado. Cuando recibí la noticia, me puse muy contento”.



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2021 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer