pixel facebook
Viernes 17 de Enero de 2020

30 ° C Clima

Logo Editorial


Empieza otra Argentina y hay equipo... Y qué equipo


En días, empieza otra etapa para nuestro país. Los que se van dejan tierra arrasada. Una deuda impagable (casi 70 mil millones de dólares vencen en 2020); 40,8% de pobreza (16 millones de Argentinos) y 8,9 de indigencia (3,6 millones de argentinos no tienen para comer); la industria nacional quebrada por las importaciones, la suba de tarifas y la caída del mercado interno; la industria, que aún sobrevive trabajando al 50% de su capacidad instalada, y una inflación superior al 55% anual.

Peor aun, nos dejan una sociedad muy dividida, con la grieta creada para llegar al Gobierno en 2015, y luego exacerbada en 2019 para intentar la reelección. Pero eso es lo que hay y habrá que hacerse cargo de esa realidad, y superarla.

Ya he hablado de la capacidad de Alberto para generar consensos entre los sectores para salir de la crisis. Ahora quiero hablar del equipo que armó para ejecutar sus políticas de gestión. No hay entre ellos improvisados. Son todos reconocidos por su formación, por su experiencia de gestión y su alineamiento con un proyecto de Estado de bienestar.

Destacan figuras como Felipe Solá, ex ministro, exlegislador, exgobernador de Buenos Aires: un constructor de espacios de encuentro a cargo de la Cancillería, para insertar al país al mundo con dignidad y defendiendo los intereses de los argentinos. O Ginés González García, de dilatada trayectoria en la función pública en políticas sanitarias, un lujo para el gabinete. Para la urgencia del momento, uno de los más capacitados en el área social que tenemos en el país, Daniel Arroyo, de vasta experiencia en gestión, que ya formuló el plan contra el hambre, con un consejo económico social y medidas concretas y de rápida puesta en marcha, como la tarjeta alimentaria.

Un hombre joven como Wado de Pedro para el ministerio político que requiere de ese nivel de diálogo con los gobernadores y municipios, y las fuerzas políticas, porque las reformas necesarias necesitarán de negociación y consensos básicos.

Cada uno de los nombres que lo integran acredita capacidad en su formación intelectual, experiencia de gestión, como Marcela Lozardo en Justicia, Mercedes Marcó del Pont en la AFIP, Pesce en Banco Central, con 11 años de experiencia de gestión previa.

Y el equipo económico integra a Matías Kulfas, Cecilia Todesca, Guillermo Nielsen, y el reconocido académico y discípulo del Nobel de Economía, Matías Guzmán; un verdadero equipo nacido del Grupo Callao, que tendrá a Kulfas como eje de la gestión a cargo de la producción, para recuperar el aparato productivo, y a Guzmán como negociador de la deuda apoyado por Nielsen, que –recordemos- gestionó la quita de la deuda con Lavagna en la crisis del 2002/2003 y que conoce como nadie el sistema financiero.

Hay un modelo de país bien definido, hay un proyecto de gestión bien aceitado y hay un equipo capacitado y experimentado en la gestión pública. Puede fallar, pero reúne condiciones básicas para que seamos optimistas.

Y aquí me quiero detener un instante, como gestor de la cosa pública del Municipio que administro; he aprendido que el éxito de una gestión depende de varias cosas: un buen diagnóstico, un contexto favorable; una comunidad participativa, un proyecto posible y bien planificado en sus pasos de ejecución; pero sobre todo de lograr armar un equipo técnico de gestión para concretarlo.

Todos los que somos electos para gestionar nuestras comunidades -intendentes, gobernadores, presidentes- tenemos la utopía de generar transformaciones estructurales en las condiciones de vida de nuestros vecinos, que nos delegan su mandato. Asumimos soñando cambiar la realidad para que nuestros vecinos vivan mejor, en una comunidad de la que somos parte integrante.

La realidad nos demuestra rápida y cruelmente que no basta con las buenas intenciones: los sueños y la realidad necesitan una conexión a partir de proyectos, que para concretarse requieren de buenos equipos de gestión.

El sueño de pavimentar nuestras calles requiere de un equipo financiero que gestione los recursos y defina etapas; de un equipo legal y contable que construya la armazón que la haga viable (en mi caso, el consorcio de vecinos); de un equipo técnico que la construya con idoneidad, ingenieros y agrimensores que le den carnadura a la idea, operarios capacitados para ejecutarlos.

También un equipo de comunicación que difunda las ideas y facilite la participación de los vecinos para darle a cada proyecto inserción comunitaria. No es casual que en mi ciudad, los vecinos paguen de su bolsillo para que construyamos pavimento o enripiemos sus calles. Se logró convertirlo en un proyecto de todos, que trasciende y supera a esta gestión. Cada vecino se siente -y de hecho, lo es- copartícipe del progreso de su ciudad.

No lo hace el intendente, es una obra colectiva; porque hemos entendido que a las obras importantes hay que hacerlas entre todos.

Repito hasta el cansancio que el progreso de una comunidad no es ni puede ser obra de un intendente iluminado. El progreso es “un hacer social”; o lo hacemos entre todos o no funciona en el tiempo.

Me ayuda mucho en esta construcción de la utopía de hacer de mi Patria chica el mejor lugar del mundo para vivir, la cultura emprendedora y de trabajo de esta comunidad, que a lo largo de su historia ha sido gestora de su progreso. Aquí, en esta ciudad, cada logro colectivo no fue obra de un funcionario. Fue producto del involucramiento y el compromiso activo de los vecinos.

Por eso creo -es más, estoy seguro de ello- que lo que nos espera en la Argentina depende en parte de la gestión de Alberto y sus equipos; pero sobre todo, depende de cada argentino.

En este contexto, nadie debe pensar que se puede salvar solo. De las crisis se sale en comunión o no se sale.



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2020 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer