pixel facebook
Domingo 17 de Noviembre de 2019

26 ° C Clima

Logo Editorial


Entendiendo la raíz de los celos

Una columna de Bernardo Stamateas


Toda persona que es celosa en el fondo es por lo generalinsegura. Algunos confunden celos con envidia pero no son exactamente lo mismo. En la envidia intervienen dos: “Yo quiero lo que tenés vos y yo no tengo”; mientras que en los celos tres son los que intervienen: el que cela, el que es celado y un tercero que es real o imaginario. El celoso teme que ese tercero le quite lo que cree que es de su propiedad.

¿A qué se deben los celos? Podemos mencionar básicamente dos causas:

  • Tener baja autoestima. Aquel que tiene la estima dañada pensará que ese tercero lo supera en todo (es una amenaza).
  • Ser inseguro. Aquel que tiene inseguridad interna necesitará controlar todo y a todos y vivirá con miedo de perder lo que considera que es de él o ella.

Algunos tienen la idea de que celar es amar. Nada más lejos de la realidad. Quien cela de manera patológica siente que el otro es su posesión pero no lo ama de verdad. En cambio, quien ama de verdad cuida y respeta al otro. Los celos no conocen de género e incluso hay parejas donde ambos se celan mutuamente.

En una relación de pareja sana ambos se eligen cada día permitiéndole al otro ser quien es. Pero la buena noticia es que los celos que lastiman a las dos partes pueden ser sanados. ¿Cómo? Dándonos el permiso para tener. La persona celosa no se cree merecedora de tener, no tiene el permiso (porque no se lo dieron sus padres en la niñez). Por esa razón, teme perder lo que tiene.

La gente sabia bucea en su interior y revisa sus acciones para crecer y avanzar en la vida. Si te encontrás celando a tu pareja de un modo que la daña,detenete un momento y preguntate a qué se debe tal grado de celos. Tal vez tengas que ir un poco hacia atrás y ver qué sucedió en la relación entre tus padres y entre ellos y vos como hijo/a. A veces, la in?delidad de uno de los padres inconscientemente nos deja con miedo a repetir la historia. Recordá:

La persona sabia mira hacia adentro antes de mirar hacia afuera.

No nos resignemos a los celos (propios o de quien está a nuestro lado). Investiguemos su raíz y, si no podemos resolverlo solos, busquemos ayuda profesional. Y sobre todo, atrevámonos a realizar una mirada introspectiva que nos permita corregir lo que haga falta y superarnos a nosotros mismos.

Aquí nos referimos principalmente a los celos en lapareja pero, en cualquier clase de relación interpersonal, siempre es aconsejable mirar hacia adentro en lugar de acusar yatacar a alguien más. Por ejemplo, si nos damos cuenta de que nos duele que alguienno nos salude, podemos preguntarnos si se deberá a que nos percibimos“invisibles” porque no nos prestan la atención que esperamos.

Cada uno es responsable de susacciones pero yo y solo yo soy responsable de lo que siento. Si siento celos, no puedo de ninguna manera echarle la culpa a otro (diciendo que me provocó). Aun cuando alguien me dañe, yo debo hacerme cargo de lo que siento frente a eso y tomar el “control remoto” de mis emociones. Yo decido qué pensar ysentir y cómo actuar.



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2019 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer