pixel facebook
Sábado 15 de Junio de 2024

25 ° C Clima

Logo Editorial


¿A QUÉ EDAD ENVEJECEMOS?

Dr. José Viudes: “La edad ya no es un factor de medición para la longevidad”

El médico formoseño destacó que a partir de la gerontociencia, una nueva área, se reveló que la longevidad ya se puede medir por el ADN y se observó que no coincide la edad biológica con la edad cronológica en las personas “que hacen bien las cosas”. Un profesional ya logró reducir diez años su edad biológica con vida sana



La edad ya no es un factor de medición para la longevidad. Así lo afirmó a La Mañana el médico gerontólogo José Manuel Viudes, quien ante el planteo de a qué edad se envejece, remarcó que a través de la gerontociencia, creada hace tres años, ya se puede medir por el ADN y se observó que no coincide la edad biológica con la edad cronológica en las personas “que hacen bien las cosas”, es decir, que llevan una vida sana.

Este es el caso, por ejemplo, de un médico gerontólogo joven de 60 años que “ha logrado ya reducir diez años su edad biológica” de esta manera.
En 2023, 500 científicos se reunieron en Harvard y determinaron que una forma de medir el envejecimiento es por la masa muscular: cuando ésta empieza a envejecer, libera una sustancia, un residuo que elimina el músculo. A partir de una proporción en sangre de esa sustancia, cuando aumenta, significa que el músculo empieza a envejecer. Entonces, midieron a qué edad empieza a aumentar en forma desproporcionada esta concentración de sustancia en la sangre y que se mantenga en el tiempo.

“La CPK -tal el nombre de la enzima- y mioglobina puede aumentar, por ejemplo, cuando hacemos mucho ejercicio. Entonces, en personas normales, siguieron durante diez años a cinco mil pacientes y vieron a qué edad empieza a aumentar. Es a los 35 años, es decir que a esa edad dejamos de ser jóvenes”.

Sin embargo, Viudes remarcó que un trabajo científico demostró que las personas que se creen más jóvenes de lo que son, viven siete años más que quienes se creen de la edad o más de la edad que tienen. Por esto, “es muy importante creerse joven y obviamente hacer las cosas bien”.

Establecido ya que a los 35 se deja de ser jóvenes, el médico planteó a qué edad se es geronte o longevo, y aquí dio lo que consideró “la buena noticia”: esa serie de enzimas que se midieron, empiezan a aumentar en forma desproporcionada a los 35, pero se mantienen en ese ritmo hasta los 74 años. Por esto, se debería llamar geronte o longevo a una persona a los 75 años. “Como siempre, la ciencia y la sociedad van delante de las políticas y de los políticos, y todavía nosotros nos jubilamos a los 65”, mencionó el profesional.

Recordó que en una convención de Gerontología que se hizo el año pasado en Nueva York declaró a la longevidad o a la vejez una enfermedad, no porque lo sea, sino para que se creen fármacos para esta etapa de la vida.

Por otra parte, basado en estudios, el médico señaló que “si nosotros hackeamos la inmunidad, disminuimos el envejecimiento”. Esto se logra extrayendo células inmunológicas, rejuveneciéndolas y volviendo a inyectarlas en la persona, la cual rejuvenece.

Sin embargo, también evitar el estrés ayuda a la longevidad, y por eso asegura que Formosa tiene todo para ser un lugar “azul”, es decir, con mayor población longeva. Investigaciones realizadas en ratas estresadas revelaron que en éstas, los glóbulos blancos eran menos y con menor eficacia. En las personas ocurre lo mismo.

Ser felices

Para Viudes, el primer punto para una vida más larga es ser felices; disfrutar la vida, con música y socialización, sobre todo al aire libre.
Consultado sobre la actividad física, contó que hay una controversia porque hay dos trabajos científicos, uno afirma que hacer ejercicio de 6 a 9 de la mañana en ayunas aumentaba la sobrevida. Pero ahora acaba de salir un trabajo científico que dice que hacer ejercicio de noche -bueno para Formosa por la temperatura-, disminuye 30% la mortalidad cardiovascular. Lo importante es hacer ejercicio aunque sea en cortos períodos todos los días o por más tiempo los fines de semana.

Por otra parte, está la hidratación: tomar ocho vasos de agua al día, aunque puede ser mate, tereré, té o infusiones, reduce el envejecimiento. Sin embargo, si alguien bebió mate, té, incluso el alcohol y la cafeína, tiene que sacar la cuenta que tomó la mitad del agua recomendada, porque el 50% lo va a eliminar porque aumenta la diuresis, mientras que el agua sola no.

“La idea final de todo esto es que si no queremos envejecer, lo primero que tenemos que hacer es disminuir el estrés, empezar a ser felices. Y una cosa interesante del trabajo científico es que la felicidad y la economía no van de la mano. La felicidad se trata de otra cosa, pero tenemos que empezar a creernos eso, pues si basamos nuestra felicidad en respuestas económicas, ¿por qué creen que los hijos de gente multimillonaria en la historia de la humanidad terminan en la droga? Porque aparentemente está bien demostrado que basar la felicidad en lo económico nunca tiene un techo, jamás, siempre va a haber algo más”, concluyó.



Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2024 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer