pixel facebook
Jueves 23 de Mayo de 2024

15 ° C Clima

Logo Editorial


EL POWER TRÍO CORDOBÉS “SUR OCULTO” SE PRESENTARÁ EN FORMOSA ESTE VIERNES 19 DE ABRIL EN EL SÓTANO CULTURAL

La improvisación sensorial

* Por Héctor Washington



Una serie de sucesos íntimamente relacionados que se desploman sobre la realidad, cual efecto dominó, a partir de un mínimo desencadenante, la dinámica de la causa y el efecto, el ínfimo vuelo de una mariposa y el caos que se devora todo el orden universal que conocemos -o creemos conocer-. Todo esto, regido por las inexorables leyes del paso del tiempo: una pequeña variación en apariencia inocua será la responsable de un cambio exponencial en otro punto del orbe y tornará imposible predicción alguna sobre su comportamiento.

Como resultado de los aportes del meteorólogo y matemático estadounidense Edward Lorenz, nacía la revolucionaria Teoría del Caos a mediados de siglo pasado, que supuso algunas objeciones a la física clásica y las leyes de Newton: “El aleteo de las alas de una mariposa puede provocar un tsunami al otro lado del mundo” surgió entonces como axioma para sostener el llamado Efecto Mariposa, a partir de un proverbio milenario chino.

Librado casi exclusivamente al comportamiento azaroso de la improvisación y su anomia creativa, el enorme crecimiento que ha experimentado “Sur Oculto” a lo largo de más de medio siglo de actividad puede explicarse desde la búsqueda instintiva de un sonido novedoso, la versatilidad para adaptarse a géneros musicales diversos y al virtuosismo con que cada uno de sus integrantes ejecuta su instrumento con una intensidad arrolladora.

Es esta anomia creativa la que -paradójicamente- mantiene en sintonía estética constante a Sebastián Teves (bajo), Julián Rey (teclados) y Maxi Manzur (batería) a la hora de abordar un amplio espectro musical, que tiene sus bases más firmes en el rock y puede fluctuar con suma facilidad por el jazz, el funk, la psicodelia, el metal y música progresiva, generando así ambientes cargados de una energía inusitada, con un estilo poderoso y difícil de clasificar.

Con cuatro discos editados hasta la fecha (“Trío” en 2022, “Estados” en 2006, el homónimo de 2011 y “IV” en 2020), el power trío instrumental cordobés dialogó con Cronopio, previo a su llegada por primera vez a Formosa, de la mano de “Lado B Producciones” y “He! Jeje!”, donde brindarán un show en el Sótano Cultural (avenida Gutniski y Martín Rodríguez) este viernes 19 de abril, una noche en que también serán de la partida las bandas locales “Tubo Rojo”, “Acetaria” y “Kid Cactus”.

“Vamos a estar a partir de las 22 y vamos a tocar muchos temas. Cerramos nosotros, somos cuatro bandas en total. Así que los esperamos a todos ahí”, convocan a través de este Suplemento a un encuentro destinado a echar por tierra todo paradigma estético en la música, hecho que parece haber vertebrado toda la trayectoria de “Sur Oculto”, una banda que se permite nadar en las aguas del rock pero al mismo tiempo prescindir del sonido de las guitarras y de la lírica en composiciones donde la intensión y la sorpresa son llamadas a descorrer los límites de un leit motiv librado a la espontaneidad de las zapadas y los destellos creativos del momento, muy por fuera de las reglas clásicas que podría suponer la composición habitual de canciones.

Su condición de banda autogestiva que suele transitar por los recovecos de la movida under le ha valido el respeto y apoyo de gran parte del arco artístico nacional al no resignar su esencia a las mieles del mainstream o a las reglas de la industria. Muy por fuera de su zona de confort, su camino alternativo se ha trazado por encima de toda estructura, haciendo de ella una banda de culto, pero que sigue sumando con el tiempo cada vez más adeptos.

Paisajes sonoros de gran profundidad que suelen armonizar con nuestros estados de ánimo -desde la aventura lúdica de sus composiciones y la improvisación sensorial de su propuesta- parecen conformar el horizonte artístico de “Sur Oculto”, donde la imprevisibilidad nos mantiene en vilo desde atmósferas sonoras diversas que emulan una aventura lírica, pictórica, cinematográfica y de toda índole.

Una explosión astral de dimensiones colosales, mariposas levitando en medio de un paisaje claroscuro, clepsidras y relojes mecánicos que marcan el pulso cósmico de la existencia parecen develar el leit motiv de “Sur Oculto” a través del arte visual de cada uno de sus discos. Un viaje sensorial con destino incierto que resuena potente como el caos, con la precisión acompasada de un péndulo y la sutileza del aleteo de un lepidóptero que busca refugio en medio de la noche.

---------------------------

Bueno, finalmente visitan Formosa. Habían hecho Salta, Tucumán, Chaco, Corrientes… incluso Brasil. Sólo les faltaba visitarnos a nosotros… ¿con qué nos vamos a encontrar el 19 de abril?
- “¡Exacto! ¡Faltaba Formosa! Vamos a pasar básicamente por toda nuestra discografía y vamos a tocar quizá dos temas nuevos; o quizás uno. Estamos en eso. Hay uno que está muy nuevo, pero por ahí capaz que lo estrenamos allá. Vamos con la nueva formación, que ya tiene dos años”.

Más allá de la propuesta fusión que ofrecen, desde el jazz, el funk, la psicodelia y el metal, ¿son una banda en esencia rockera? ¿Se consideran como tales?
- “Sí, seguro, seguro. Totalmente. Es como la columna vertebral, todo viene de ahí. Y en vivo es una banda que tiene bastante fuerza”.

Aun así, logran desmitificar el uso de la guitarra como elemento esencial en el rock…
- “Sí. Fue algo que se fue dando, no es algo que lo planteamos sino que se fue dando la situación y quedó así, sin guitarra. Empezó siendo con guitarra la banda, pero después el violero se fue y entonces quedamos nosotros en el trío, con teclas, y pensando por ahí capaz de incorporar una viola. Pero al final, nos manejamos bien y nos gustaba la sonoridad que estaba. Entonces quedó esa formación”.

Esta hibridez característica en cuanto a los géneros les permite encajar fácilmente en festivales de rock, de jazz, metal…
- “Sí, abre bastante el panorama, exactamente. Al ser una música que además nace principalmente de la improvisación, a los temas los componemos obviamente, pero la improvisación es el germen. Es como que no hay un género o algo así marcado; por ahí, en un mismo tema hay de todo. Entonces eso hace también que podamos tocar con distintas bandas y en distintos espacios”.

La improvisación también juega un rol importante en los shows en vivo de la banda…
- “Sí, en parte sí. Hay en partes de los temas algo de improvisación; por ahí, hay veces que zapamos y hay veces que no. Pero en todos los temas, hay algunas partes que son libres”.

¿Cuáles son los leit motiv habituales en una banda tan intensa como “Sur Oculto”, que además prescinde de las letras para generar ambientes muy poderosos a la hora de crear música?
- “En realidad, respecto de los temas -como nacen de la improvisación-, nosotros generalmente lo que hacemos en el ensayo es empezar a zapar. Y por ahí, cuando hay algo que nos gusta, lo grabamos por un celular o lo que sea. Y después generalmente empezamos a ver cómo lo podríamos desarrollar a eso, buscando otras cosas, continuándolo, zapándolo de vuelta, a ver qué nos sugiere eso. Y va naciendo el tema. Es muy raro que alguno venga con una idea desde la casa o algo y diga: ‘Bueno, este es el motivo’ o ‘En esto vamos a laburar’. No. Nos ponemos a zapar y por ahí sale algo que nos gusta a los tres, y ahí empezamos a trabajar. Esa es la forma en que componemos. Por ahí, son situaciones o momentos mientras componíamos el tema; por ahí, son sensaciones que nos da el tema o algo que pasó o nos sugiere. No hay algo en particular. No es que pensamos que es tal o cual cosa. No hay una forma específica de ponerles los nombres tampoco”.

A excepción de Sebastián, han pasado por numerosos cambios de formación en batería y teclados. Sería simplista sin embargo decir que a “Sur Oculto” lo identifica el sonido del bajo. ¿Por dónde pasa la sinergia de la banda con su público?
- “Es una mezcla de todo, calculamos. Creemos que principalmente la sonoridad son más que nada las teclas o las mezclas de las teclas y el bajo. Y bueno, obviamente, la bata, que por ahí ha ido variando en cuanto a la sonoridad; el bajo y las teclas más que nada mantienen esa misma intensidad y también la conjunción de esos tres instrumentos. La mayor sinergia es la energía que se genera cuando tocás en vivo para el público, es algo muy fuerte. Las fechas de ‘Sur Oculto’ son muy intensas en vivo”.