pixel facebook
Jueves 23 de Mayo de 2024

15 ° C Clima

Logo Editorial


La desesperación es sufrimiento sin sentido

Una columna de Tona Galvaliz



El nombre del estado emocional que atraviesa alguien que, por alguna razón, ha perdido la tranquilidad y la esperanza se denomina desesperación, vinculados a eventuales cuadros de ansiedad y depresión.

La desesperación se vive a raíz de situaciones de impotencia, angustia y sufrimiento que generan ciertas situaciones límites, realidad que es necesaria sea abordada por profesionales especializados.

La desesperanza, el desánimo, el desaliento conducen hacia la frustración, el fastidio y la desolación; muchas veces, es complicado dejar de experimentar preocupación al notar que alguien muy querido o valorado por uno está preso de la amargura o infelicidad, imposibilitados en ocasiones de borrar los problemas o solucionar esas vidas haciendo desaparecer los malestares del alma.

Pero sí, todos podemos brindarnos con gestos humanos, solidarios que marquen la diferencia, para dedicarle tiempo de calidad, ofrecer nuestro apoyo incondicional, ejercitando la escucha empática, comprometernos con algún tipo de acompañamiento concreto y amoroso; estos y otros más son hechos que consuelan, construyen y multiplican valor.

Cuando una persona no puede encontrar un sentido a su sufrimiento, tenderá a la desesperanza.

Pero si la persona es capaz de encontrar un sentido a la adversidad, puede transformar sus tragedias en un logro y en una forma de superación.

Víctor Frankl, médico psiquiatra, sobrevivió durante la II Guerra Mundial en Auschwitx, Dachau y otros campos de concentración por más de tres años.

Su experiencia y formación le permitieron reflexionar y concluir sobre el sentido de la vida y sobre la adversidad. Más tarde lo plasmaría en diversos libros, entre los que destaca “El hombre en busca de sentido”, fundando además la logoterapia o análisis existencial.

El término logoterapia deriva de “logos”, acuñado por Heráclito de Éfeso en el siglo VI a.C.

Víctor Frankl lo utiliza como “sentido”, de modo que la logoterapia es la terapia que se enfoca en descubrir el sentido de la vida para cada persona; y se utiliza para personas que sufren problemas existenciales ante algún cambio profundo o debido a una crisis personal, siendo éste el pilar principal de mi formación profesional.

En su libro “El hombre en busca de sentido” escribe: “Mientras la principal preocupación para la mayoría de los sobrevivientes se resumía en la pregunta: ¿sobreviviremos?, a mí me angustiaba otra cuestión: todo este sufrimiento, todas esas muertes: ¿tienen un sentido?

No sobrevivieron los más fuertes ni físicamente más dotados, sino los que tenían un propósito o un para qué vivir”.

La vida tiene sentido en cualquier circunstancia: el doctor Frankl habla de la desesperanza y dice que es igual a sufrimiento sin propósito.
Si una persona no puede encontrar un sentido a su sufrimiento, tenderá a la desesperanza; pero si la persona es capaz de encontrar un sentido a la adversidad, puede convertir sus tragedias en un logro, en una forma de superación.

Las decisiones y acciones diarias pueden llevar a ser la mejor versión de uno mismo, mostrar lo extraordinario que hay en cada uno.

La importancia de elegir: la diferencia entre una persona que sabe superar sus problemas y enfrentarse a la adversidad en la vida y una persona que no logra esa superación es que la primera es una persona que decide, que elige ser una cosa u otra, a pesar de las condiciones que le toque vivir.

¿Por qué o por quién vale la pena vivir? Todos tenemos un por qué o por quién vivir, una razón que nos permite seguir adelante cada día, que nos motiva y que da sentido a cada segundo de nuestra existencia, a cada paso que damos o a cada acción que realizamos.

¿Cómo reaccionamos ante condiciones que no pueden ser cambiadas ni dependen de nosotros? Si no tenemos poder para cambiar la situación, siempre podemos elegir nuestra actitud frente a esa situación.

Siempre hay algo en nuestro interior que podemos cambiar y mejorar, siempre hay una parte de nosotros mismos que depende sólo de nosotros.

No importa que no esperemos nada de la vida. Lo que sí importa es que la vida sí espera de nosotros. ¿Cuál será el aporte que dejarás a la vida y a los que vienen después?

Descubre el sentido de tu vida. El interés del hombre no es encontrar el placer o evitar el dolor, sino encontrar el sentido de la vida, incluso en los momentos en los que sufrimos, debemos encontrar un sentido a ese sufrimiento.

“El amor a uno mismo es el punto de partida del crecimiento de la persona, que siente el valor de hacerse responsable de su propia existencia”. Víctor Frankl.

Te mando un beso inmenso TG.

IG Tona Galvaliz.
FB/LinkedIn. María Antonia Galvaliz. Counselor - Logoterapia –Biodecodificación -
Coaching Ontológico y Sistémico - Speaker - PNL - Coaching WingWave - Escritora Columnista - Desarrollo Humano personal y organizacional.



Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2024 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer