pixel facebook
Lunes 04 de Marzo de 2024

23 ° C Clima

Logo Editorial


EL COLORADO

Tenía diabetes tipo 1, fue trasplantado de páncreas y riñón en el Alta Complejidad y asegura que “volvió a nacer”

José Martínez, de 40 años, destacó la labor del personal del Hospital de Alta Complejidad y agradeció a la familia que donó los órganos de un ser querido para salvar vidas



José Martínez es un hombre de 40 años de El Colorado, a quien la diabetes tipo 1 lo estaba deteriorando seriamente, pero un doble trasplante, de páncreas y riñón, en el Hospital de Alta Complejidad, le dio una nueva oportunidad hace poco más de un mes y medio. Por eso, consideró, en diálogo con La Mañana, que volvió a nacer.

“Ahora estoy mucho mejor, cambió mi vida totalmente. Gracias a Dios, los órganos fueron compatibles conmigo desde el primer momento. Estoy muy agradecido a Dios por la segunda oportunidad que me dio, porque es increíble el cambio que tuve”, fueron sus primeras palabras, llenas de gratitud.

Comentó que hace veinte años se venía inyectando insulina, y durante el último año y cuatro meses debió someterse a diálisis, a la que “no le encontraba sentido porque salía muy mal cada vez que la hacía; me sentía muy mal”.

Esto lo llevó a tener que dejar de trabajar en la agencia de quiniela en la que estaba, y si bien ahora está desocupado, está en el fundamental proceso de recuperación, dado que el 11 de octubre recibió los órganos, poco más de un mes y medio atrás.

Antes estuvo dos meses en lista de espera del INCUCAI para recibir los órganos, hasta que un día lo llamaron y dijeron que había un posible donante. Se tenía que presentar en Formosa para ver si era compatible.

El 10 de octubre, al mediodía, José estuvo en el HAC para hacer el dosaje de sangre; y al día siguiente a la madrugada lo operaron. Tras casi siete horas en el quirófano, salió y comenzó su recuperación.

“Volví a caminar y a comer bien”

“Esto me cambió la vida totalmente… en un mes. Volví a caminar, después de no hacerlo más. Empecé a comer bien, el estómago me recibe bien la comida, cosa que antes no hacía”, contó sobre el gran cambio.

Aquí remarcó “lo importante que es la donación de órganos, porque a mí y a otras personas nos salvó la vida”. Se mostró “eternamente agradecido a la familia del donante” por la decisión que tomaron “en medio de un dolor tan grande” de la pérdida de un ser querido, y afirmó que “si no era por ellos, yo no iba a estar ahora”.

También expresó su gratitud hacia los médicos del Hospital de Alta Complejidad: “me cuidaron una barbaridad; son unos especialistas impresionantes. Es increíble la atención que tengo siempre”, dijo, hablando en tiempo presente porque ahora va dos veces por semana a los controles.

Actualmente, ya se siente con fuerzas, se levanta, va al baño, y aunque la diabetes ya lo dejó ciego, se maneja solo por la casa.

Consultado por La Mañana sobre lo que viene en su vida, dijo que lo inmediato es seguir su recuperación y cuidarse mucho, siguiendo los controles y la medicación, que será estricta y de por vida. Además, tiene mucha fe de poder recuperar la visión: “puede haber otro milagro”, dijo.



Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2024 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer