pixel facebook
Jueves 25 de Julio de 2024

31 ° C Clima

Logo Editorial


Prevenir lo evitable



El femicidio de Teresita López, secretaria de un conocido centro de estética de la ciudad de Formosa, a manos de Patricio Galván, un efectivo de la Policía provincial que luego intentó suicidarse, vuelve a visibilizar la problemática de la violencia de género y las falencias del Estado en activar y cumplir los mecanismos tendientes a prevenir y evitar este tipo de delitos.

El Observatorio Mujeres de la Matria Latinoamericana -MuMaLá- informó que entre el 1 de enero y el 30 de agosto de 2023 se perpetraron 170 femicidios/ trans-travesticidios de un total de 269 muertes violentas de mujeres, travestis - trans. Por otro lado, las tres Jurisdicciones con tasas más altas de femicidios en agosto fueron Chaco (1,8%), Neuquén (1,73%) y Formosa (1,28%). Estos datos marcan que en nuestra provincia se debe trabajar con mayor intensidad y eficiencia para prevenir estos sucesos.

En este contexto, ayer un efectivo policial ingresó a un centro de estética de nuestra capital y asesinó a su expareja, quien trabajaba en el lugar. El femicida, quien cometió el crimen con su arma reglamentaria, luego intentó quitarse la vida, y al cierre de esta edición se encontraba en terapia intensiva.

Este caso es preocupante no sólo por tratarse de un femicidio, por el modo en que fue cometido y por el lugar en el cual fue realizado, sino también por ser el femicida un efectivo policial que estaba en uso de su arma reglamentaria, una situación que no debería suceder de acuerdo al Protocolo implementado por la Policía provincial, según el cual a todo integrante de la institución que tenga denuncias por violencia de género se le retira el arma, y se le obliga a recibir asistencia psicológica.

Según el entorno de la víctima, el policía tenía denuncias previas por violencia de género, algo que fue desmentido por la fuerza provincial, que también aseveró que el efectivo no presentaba problemas psicológicos. La Justicia deberá resolver la situación del sujeto y si se cumplieron los mecanismos que tienen que aplicarse ante personas que serían potenciales agresores.

En principio, resulta fundamental que toda persona que tenga conocimiento de algún comportamiento propio de situaciones de agresión o de violencia de género efectúe la denuncia, y que las fuerzas de seguridad tomen las medidas necesarias, incluyendo la activación del Protocolo que se aplica ante estos casos.

Por otro lado, si bien no hay una respuesta unánime respecto a la psiquis de un femicida, ciertos expertos afirman que en estos hombres suele darse una serie de características constantes, como por ejemplo una crianza violenta y patriarcal, una baja tolerancia a la frustración y la tendencia a despersonalizar a la mujer hasta considerarla un objeto. Estos aspectos tienen que ser detectados a través de las instancias correspondientes. También, se requiere una cobertura responsable por parte de los medios de comunicación, que muchas veces difunden información falsa o realizan declaraciones que terminan revictimizando a las mujeres.

Como sociedad, debemos hacer todo aquello que esté a nuestro alcance para prevenir los hechos de violencia de género, que son evitables si cada actor social e institucional actúa con rapidez y cumple sus obligaciones con responsabilidad, antes de que sea demasiado tarde.



Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2024 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer