pixel facebook
Viernes 21 de Junio de 2024

28 ° C Clima

Logo Editorial


La alegría de vivir -Desarrollo Humano-

Una columna de Tona Galvaliz



La alegría es una energía sana que nos impulsa, nos da vida y rejuvenece.

Numerosas evidencias científicas han demostrado qué, el estado de armonía y la risa reducen el estrés, la ansiedad, la depresión, mejoran la calidad de vida y la salud integral.

Tomar nota qué hoy en día vivimos en un mundo de prisas, especulando qué todo es para antes de ayer; en un entorno en el que destacan las malas noticias, los escándalos, las obligaciones, y sin darnos cuenta, nos contagiamos unos a otros ese tipo de energía densa, con la tendencia a dialogar desde la queja, la carencia, lo negativo, la crítica.

La alegría es una sensación que va más allá de la risa, es el fruto de estar en paz con uno mismo y con el entorno.

La alegría es una de las emociones básicas del ser humano y, como tal, encierra en sí el impulso que nos lleva a la acción. La palabra deriva del latín alacer: alegre, vivaz, animado.

Es en un estado interno de bienestar y relajación donde aparece la alegría. Un estado de plenitud facilita una auténtica apertura, sabiendo que, pase lo que pase en la vida, siempre habrá cosas hermosas para sentir, sumar, aportar más allá de las circunstancias.

Ser alegre requiere estar bien con uno mismo, en la que se transmite esa satisfacción a los demás.

Cuando nos permitimos ser o estar, soltamos el control y nos tomamos menos en serio las responsabilidades, es más sencillo que surjan el gozo, las ganas y alegría de vivir.

La alegría de vivir viene con la capacidad de estar abierto a lo que acontece, sin perderse o enredarse en los pensamientos. Necesita del estar con uno mismo en armonía, sin peleas internas, manteniendo la atención o focalizar en lo que nos ayuda a superarnos.

¿Sabías qué cuando somos capaces de observar lo que no nos gusta y lo abrazamos desde el respeto y la dignidad, el bienestar se instala en nuestro interior?

La alegría se cultiva al desarrollar las capacidades que llevan a sentirse bien con uno mismo, dando por hecho qué posible trabajarse por una actitud más sana y nutritiva para con uno mismo y para con los demás; esto no significa frivolizar lo que nos ocurre, sino por el contrario, decidir ser constructivo y alimentar una actitud más positiva, dando por sentado qué, este enfoque dará paso a una auténtica alegría, aquella la que nace del corazón.

Nuestra inteligencia radica en saber qué: Sí solo hay una vida en este plano terrenal, procurarnos para alcanzar el mayor bienestar y felicidad posibles, teniendo presente qué el tiempo qué se fue, se fue.

El maestro aparece cuando el alumno está preparado dicen por ahí. Hay personas que han pasado por situaciones complicadas y críticas, conocen o conocieron el dolor, la incertidumbre; la riqueza es que muchas de ellas, han aprendido a revertir su situación valorando lo que tienen en este momento, saliendo favorecidas del trauma ocasionado, dando un vuelco y vuelo de trascendencia y superación a sus vidas. En algunos casos, estas realidades complicadas, lleva su tiempo y demandan ayuda profesional, como las qué brindo en consultoría.

Para que podamos fluir es necesario que exista un equilibrio entre las habilidades con la que contamos (ser conscientes de ellas y desplegarlas con acierto) de caras a los desafíos a que nos enfrentamos. Dicho de otro modo: saber qué tendremos los recursos necesarios para enfrentar la vida y lo que ella trae.

Es una decisión conectar con la alegría, requiere ponerse en receptividad para estar abierto y disponible a lo que viene sin condiciones, dejarse sorprender, descubriendo lo agradable y divertido en los acontecimientos diarios.

Cómo nutrir la alegría:

Preguntarse qué nos hace reír facilita la disponibilidad a la risa.

Evocar la infancia y hechos, encontrando recuerdos felices.

Mirar el mundo con ojos nuevos y maravillarnos con lo que nos ocurre.

Más espontaneidad y libertad frente a la norma, la disciplina, los mandatos, traer tranquilidad y calma frente a la rapidez y la urgencia.

Haz algo que te entusiasme; recupera tu alma de niño, juega, baila, canta, salta.

Disminuir la gravedad y tomarse con humor a uno mismo.

¿Cómo estas mirando el mundo y de qué manera te relacionas con él?

Te mando un beso inmenso TG.

IG Tona Galvaliz.

FB/LinkedIn. María Antonia Galvaliz. Counselor-Logoterapia-Biodecodificación-

Coaching Ontológico y Sistémico- Speaker- PNL- Coaching WingWave- Escritora Columnista- Desarrollo Humano personal y organizacional.



Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2024 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer