pixel facebook
Viernes 22 de Octubre de 2021

18 ° C Clima

Logo Editorial


"KUNUMÍ"

Política de la ternura



Por Héctor Washington

En su discurso en ocasión de recibir el Premio Nobel de Literatura 2018, la escritora y ensayista polaca Olga Tokarczuk se permitió ahondar en numerosos temas como la novela en primera persona, la importancia de las parábolas, los géneros literarios y el mercado que los sustenta, la revolución de las series como nuevas formas de narrar y su catarsis en el espectador, la llegada de Internet y las fake news. Pero sobre todo hace hincapié en la función de la literatura como mecanismo para extender puentes con el otro, saber de sus razones, sus emociones, su destino. Y es en su función de escritora que reivindica la ternura como conducta emocional que le ha permitido comprender la mecánica del mundo e hilvanar sus partes como en un telar de palabras: “Para eso me sirve la ternura, porque la ternura es el arte de personificar, de compartir sentimientos, y, por lo tanto, descubriendo similitudes. Crear historias significa dar vida constantemente a las cosas, dar existencia a todas las pequeñas partes del mundo que están representadas por las experiencias humanas, las situaciones que las personas han sufrido y sus recuerdos. La ternura personaliza todo con lo que se relaciona, lo que hace posible darle una voz, darle el espacio y el tiempo para que exista y se exprese”, aseguró.

Entendiendo a la literatura como un espacio comunitario aun desde las esferas de producción, de trabajo colectivo, de naturaleza dual donde prima la ternura como categoría política, los escritores locales Ariana Cabezas y Federico Torres emprenden un camino hacia la comprensión de la escritura poética como mecanismo de diálogo permanente con el otro, de manera tal de correr el eje del yo lírico hacia un nosotros inclusivo, más democrático y abierto a la transformación de la comunidad.

En ese seno de conversación y revisión permanente de concepciones instaladas es que dan nacimiento a “Kunumí”, un fanzine colectivo de poesía que pone la mirada en la pluralidad del hecho literario pero también como una apuesta a repensar las relaciones sociales a partir de la consideración del otro en una interrelación de cuidado y respeto recíproco. La palabra en este sentido funciona como dispositivo de sensibilidad, propiciando vínculos más genuinos en el colectivo para fortalecerlo.

A la imagen del escritor solitario hilvanando palabras en mitad de la noche, “Kunumí” parece anteponer su visión dual -que no binaria- del hecho literario, abriendo el juego al diálogo permanente con la multiplicidad de voces que son también con uno, reivindicando a la ternura como espacio desde donde revisar también las relaciones humanas, interpelándolas desde la palabra, pero también desde el silencio.

En diálogo con Cronopio, Ariana y Federico explican la génesis de este proyecto, sus concepciones respecto de la escritura literaria y sus correspondientes efectos en el campo social. “Kunumí” tendrá su presentación al público este viernes 24 de septiembre a partir de las 22 horas en “El Fuelle” Casa Cultural -Padre Grotti 926-, donde compartirán con el público un espectáculo musical y una charla amena acerca de este proyecto cultural y humano.

Tokarczuk arremete en su discurso: “La ternura es espontánea y desinteresada; va mucho más allá del sentimiento de empatía. En cambio, es el compartir consciente, aunque quizás un poco melancólico, del destino común. La ternura es una profunda preocupación emocional por otro ser, su fragilidad, su naturaleza única y su falta de inmunidad al sufrimiento y los efectos del tiempo. La ternura percibe los lazos que nos conectan, las similitudes y la similitud entre nosotros. Es una forma de mirar que muestra al mundo como vivo, interconectado, cooperando y codependiente de sí mismo”, ese mismo mundo que forja la palabra del otro lado del globo en este fanzine, desde la lucha, la perseverancia y la soberanía literaria.

RETRATOS

Ariana Cabezas

Nació en Formosa capital, aunque vivió gran parte de su vida en Buenos Aires. Psicopedagoga, madre y docente universitaria, asegura que “la poesía nos convoca a compartir y abrir al mundo nuestras historias”.

Federico Torres

Nació en Berisso, Provincia de Buenos Aires, en 1984. En la actualidad vive en Formosa; escritor y editor, sus textos aparecen en varias antologías nacionales. En poesía, publicó “Cacerías” en 2015.

------------------------------------------

¿Qué es “Kunumí”?

Ariana: “Kunumí’ intenta ser una excusa, un pretexto o un medio para trabajar, para abonar mucho más el sentimiento de comunidad a través de la literatura, un camino posible, un espacio para seguir construyendo con preguntas nuevas pero también con la recuperación de voces, de conceptos, de experiencias que también han posibilitado nuestros predecesores. Y hemos heredado de ellos distintas cosmovisiones y formas de ver el mundo y de percibirnos. Me parece que ‘Kunumí’ también trata de recuperar, no se trata sólo de una construcción en el sentido de generar o de promover o de crear nuevas formas, sino también de recuperación de visiones y de paisajes en relación con la literatura y la otredad, que ya ha existido y que es importante revalorizar. ‘Kunumí’ propone pensar que hay otras formas posibles de nombrar a la poesía. Presentarlo como un fanzine de poesía colectiva también comunica que la poesía no ha de ser otra cosa más que una construcción con el otro y un acompañar constante desde el cuidado y el respeto hacia la historia del otro, que es la historia de la comunidad”.

Federico: “‘Kunumí’ refleja una noción guaranítica de los niñitos; se les dice así a los bebitos, y quiere decir algo así como ‘ternurita’ de manera literal. Dice ser un fanzine colectivo, lo cual quiere decir que si la manera de pensar, de organizar, el fanzine es colectiva, no es una suma de individualidades sino una suma a la colectividad. No estamos ‘pegando’ gente nomás sino que estamos haciendo trabajar gente junta, pensar gente, conversar”.

“Kunumí” parece proponer un paradigma distinto de la escritura literaria: la idea de lo colectivo, lo comunitario, frente al ostracismo del escritor solitario y ensimismado. ¿En qué consiste ese paradigma?

Ariana: “Yo creo que más allá de un paradigma, lo que plantea nada más son preguntas y también nuevas visiones acerca de lo que entendemos por escritura, por literatura, que a su vez nunca está separado ni disociado de lo que entendemos también por humanidad. Plantea una cosmovisión del mundo y de las prácticas sociales, de las relaciones sociales, de lo plural, de lo diverso. Me gusta pensar en dispositivos, porque habla de lo dinámico, de lo flexible que puede ser un dispositivo de sensibilidad y de ternura. Pero no sé si plantearlo de una manera opositora o frente al ostracismo del escritor solitario, sino pensarlo como desde la historicidad y desde las lógicas que operan desde visiones más ensimismadas o individualistas que plantean algunos enfoques de la escritura. Creo que tiene que ver con lógicas crueles, en el sentido de pensar que lo que nosotros producimos tiene que ver con una representación o con un mensaje de lo que puede pasarme a mí y no con acontecimientos, con situaciones o con prácticas que en realidad nos suceden a nosotros dentro de una constelación, dentro de un sistema en el cual el escritor toma siempre categorías que son donadas por otros escritores en otros contextos. Y creo que siempre es un trabajo con la palabra. Entonces, desde ahí es comunitario: uno no puede apropiarse del texto; si bien uno es el que lo escribe, lo que se hace a través de la escritura es plasmar lo que es estar en el mundo y también visibilizar a través de la escritura los sentidos que atraviesan los vínculos humanos. Desde siempre es comunitario y desde siempre es plural. Esto es importante porque desde las lógicas más personalistas, la literatura debe pensar que el escritor se convierte en tal o realiza su oficio de manera solitaria o ensimismada. Esto también creo que plantea como interrogante, como un espacio que incomoda pero que a la vez ayuda a la construcción”.

Federico: “Este paradigma individualista es propio también de la colonialidad. Si nos ponemos a pensar en este paradigma individualista de la obra de arte, incluso pienso en la novela de autor y en este paso hacia el Modernismo, hacia la novela moderna con ‘El Quijote’ como un hito no menor si pensamos en toda la era de colonialidad que se estaba viviendo en ese tiempo y donde todo se vuelve mucho más individualista, mucho más hacia el ostracismo, como planteás en la pregunta; hacia el encierro sobre uno mismo, que yo lo enfrento -soy menos correcto que mi compañera Ariana ahí-; pero no lo enfrento en el sentido de que están en lucha (quizá sí lo están), quizás es otro camino y es un camino que se da también silenciado, que se ha negado. Pienso que incluso se sostiene en cosas tan prácticas y tan concretas como conversar entre diferentes autores los textos. Esas conversaciones, esas (entre comillas) correcciones, son señalamientos, son conversaciones sobre textos que quedan invisibilizadas en el texto final. Uno no sabe que a tal o cual cuento de Borges, por ejemplo, Bioy Casares le dio el visto bueno o le dijo: ‘Me parece que este párrafo final lo tendrías que sacar’. Y quedan invisibilizadas, porque lo comunitario siempre ha quedado invisibilizado, es un espacio que se ha despolitizado también, pienso que por lo mismo; porque no le sirve al sistema lo comunitario”.

El fanzine piensa a la ternura no sólo como mirada estética sino también política, como espacio de lucha, de fuerte ligazón con el otro. ¿Cómo opera la poesía en este sentido?

Ariana: “Sí, abonamos esta idea y este posicionamiento de tomar y de situar a la ternura como mirada política, porque históricamente la ternura siempre ha estado relacionada con el concepto de debilidad o de vulnerabilidad. Muchas veces con connotaciones negativas o de posiciones neutras. Y creemos que realmente la ternura es una categoría fuertemente política y que ‘Kunumí’ trata de manifestar esta concepción, esta nueva forma de concebir a la ternura, y sobre todo la ternura como lucha, como revolución. Pero también recuperación de nuestra historia, de nuestro paisaje, de nuestras subjetividades. Creo que allí radica la ligazón con el otro. La poesía permite estas transiciones e intersecciones entre política, lucha y otredad”.

Federico: “Se ha despolitizado también la ternura, y es un espacio tremendamente político. Me pienso cuidar a nuestros hijes (ambos criamos con Ariana) y también es parte de nuestra conversación, parte de nuestra literatura, incluso hasta del título ‘Kunumí’, que hasta quiere decir ‘ternurita’, como decíamos hoy. Es tremendo cómo se ha despolitizado el espacio de cuidado, como espacio donde se forja todo nuestro sistema ético en el hogar, el cuidado de nuestras madres, nuestras hermanas, nuestras tías… Mucho menos los varones; de nuestros hermanos muchas veces recibimos no sólo descuidos sino también violencias, así como también de nuestros padres. La ternura es una de estas cosas que la femeneidad ha tenido que sostener como algo importante para la humanidad. Es muy importante en estos tiempos encontrar nuevas formas de resistir, porque ya sabemos a qué resistimos. Pero pensar en la ternura como forma de resistencia me parece que es una nueva manera de pensar esa resistencia, es lo que nos hizo humanos”.

Ariana: “También, complementando a Federico, es sumamente emancipador pensar en la ternura como categoría política y de cuidado hacia el otre, desnaturalizando la idea del rol de cuidado como función única de la mujer, sino de todo ser humano, sin distinción de género. El cuidado como forma de habitar el mundo y los vínculos”.

El diseño de “Kunumí” plantea una doble entrada, un cara/ceca, desde el lugar de cada autor. ¿Qué hay en el centro, ese espacio de cruce?

Ariana: “El diseño de ‘Kunumí’ plantea las constelaciones cotidianas que fuimos configurando por medio de nuestras conversaciones. Todo ello permitió la construcción del manifiesto, como intersección de las ideas, categorías y pensamientos que fuimos tejiendo”.

Federico: “El diseño también tiene que ver con la construcción; se me ocurrió hacerlo así, que cada entrada de cada uno sea independiente, jugar con que comienza desde cada lado. Y después se nos ocurrió que no fuese un solo número, que fuesen varios, y en el medio jugar con que aparezca la imagen de la tapa completa. Pensamos ya en traer a nuevos artistas, también artistas plásticos, para que nos cedan algún trabajo visual. Y después en el medio apareció un manifiesto que pusimos donde explicamos estas cuestiones que nos movilizaron a armar ‘Kunumí’; y al pensar la literatura desde un espacio comunitario, intenta también, sin quererlo, una estética dual, donde no se niega al otro sino que con el otro se coexiste; no es una estética binaria sino al revés: una estética dual”.

¿Cómo accedemos a este fanzine?

Ariana: “Lo presentaremos y compartiremos ejemplares este 24 de septiembre en ‘El Fuelle’, a partir de las 22 horas. Presentaremos los textos, acompañados de algunos temas musicales y de un pequeño espectáculo que vamos a brindar con Federico. La idea es compartir los ejemplares ese día”.

Federico: “Sí, los ejemplares en físico los vamos presentar este viernes, de una manera un poco extraña también porque vamos a estar haciendo canciones y poesías. No vamos a leer tanto ‘Kunumí’ sino a pasarla lindo alrededor de eso. Básicamente lo que planteamos es como una excusa para conversar acerca de ‘Kunumí. En la presentación va a haber ejemplares para adquirir y luego vamos a estar repartiéndolos también en PDF, abrir la jugada para que circule de manera libre y gratuita”.



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2021 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer