pixel facebook
Miércoles 07 de Diciembre de 2022

43 ° C Clima

Logo Editorial


Nuevos femicidios



Algunos datos que se conocieron de manera reciente marcan la oportunidad de renovar todas aquellas acciones tendientes a crear conciencia acerca de la violencia de género, una problemática que sigue presentando cifras preocupantes y que debería interpelar a la sociedad argentina, para poder avanzar en más y mejores acciones para proteger a las mujeres y disidencias de cualquier situación de riesgo.

El Observatorio MuMaLá “Mujeres, Disidencias, Derechos” informó que del 1° de enero hasta el 30 de agosto de este año se registraron 252 muertes violentas de mujeres, travestis y trans. Eso implica que se da una muerte cada 25 horas en nuestro país. Dentro del total, 61 casos están asociadas al género y vinculadas a economías delictivas o colaterales; como puede ser el narcotráfico o venganzas. Asimismo, engloba a aquellas muertes por delitos comunes; como ajustes de cuenta o extorsiones. Por otro lado, 28 casos del total aún se encuentran en proceso de investigación; a la espera de autopsias y peritajes.

En promedio, la edad de las víctimas es de 37 años; y el vínculo que las une con el femicida, en el 63% de los casos, es de pareja o expareja. El 13% fueron casos cometidos por hombres del entorno familiar directo; y el 4%, por familiares indirectos, mientras que el 9% de los femicidas fueron hombres conocidos de las víctimas y el 4%, desconocidos. A su vez, en el 7% de los casos no se tiene datos sobre el femicida.

En cuanto a la modalidad con que se cometen los delitos, se conoció que: el 35% de las mujeres fueron asesinadas con cuchillos u otras armas blancas; el 24%, a golpes; el 16%, con arma de fuego; el 14%, asfixiadas; el 7%, quemadas; y el 2%, atropelladas.

Por otra parte, según MuMaLá, la Argentina tiene una tasa nacional de 0,6 femicidios cada 100.000 mujeres; y la información demuestra que el domicilio de las víctimas continúa siendo un espacio inseguro. El 64% de los delitos se dieron en la vivienda de la víctima; o en la que compartían con el asesino. El 12% fueron en descampados; el 11%, en la vía pública; y el 3%, en la vivienda del victimario. Estas muertes se dieron en un 22% en horarios de madrugada.

Cabe recordar que además de la violencia física, hay que repudiar toda clase de palabras ofensivas hacia la mujer, que suelen partir de prejuicios o generalizaciones que dañan a la destinataria de esos términos y refuerzan estereotipos de género que deberían ser excluidos de los diálogos cotidianos. En este marco, resulta destacable la labor de numerosas entidades públicas y privadas que ofrecen diversas capacitaciones con el fin de informar y crear conciencia acerca de estas cuestiones.

Por lo expuesto, tanto las autoridades como aquellas organizaciones sociales vinculadas con las problemáticas de género tienen que seguir trabajando para defender las reivindicaciones conseguidas hasta el momento y lograr nuevos derechos para las mujeres y otros colectivos sociales; y cada persona debe realizar su contribución, denunciando hechos de violencia o recomendando ciertas conductas para desalentar el uso de estereotipos y colaborar con el logro de un cambio cultural que se vuelve cada vez más necesario.



Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2022 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer