pixel facebook
Miércoles 17 de Agosto de 2022

16 ° C Clima

Logo Editorial


Desconfianza



El aumento del costo de vida y varios errores en la gestión del Gobierno nacional derivaron en un contexto de crisis que todavía no llega a los niveles de 1989 o de 2001, pero que debería encender una señal de alarma para las autoridades nacionales y para el resto de la sociedad. Además, se considera que este contexto aumenta la desconfianza en las autoridades y dificulta las relaciones entre la ciudadanía y sus representantes.

En la actualidad, el vínculo entre la sociedad y la economía está afectado, por un aumento considerable de los niveles de inflación y la falta de efectividad de las medidas implementadas por la administración nacional para abordar este tema y otras cuestiones que perjudican al país, como la escasez de gasoil.

Según una encuesta publicada en los últimos meses de 2021 por la Consultora Taquion, siete de cada 10 “centennials” (aquellos jóvenes nacidos a partir del 2000, en el marco del auge de los teléfonos celulares) no confían en los políticos del país. Si bien la crisis de representación política es un fenómeno que no se da sólo en la Argentina, y que también se observa en el resto del mundo, en nuestro país esta realidad se aprecia desde hace bastante tiempo, sobre todo a partir de la década del 90.

Se considera que una crisis de representación política se hace presente cuando un candidato a un cargo político o un funcionario público no cuenta con la confianza ni la credibilidad de un sector mayoritario de la población. El presidente actual, Alberto Fernández, generó ciertas expectativas en buena parte de la población durante el primer mes de su mandato, y tuvo un alto apoyo de la ciudadanía en el marco los primeros meses de la pandemia. Pero luego, diversos errores de gestión y los efectos del COVID-19 y de la recesión económica fueron reduciendo la imagen positiva del mandatario actual, que hoy llega a niveles sumamente bajos, de acuerdo a algunas Consultoras.

Si bien no se puede homologar la situación actual con la de los años 2001 y 2002, el aumento de la inflación y muchas otras situaciones que hoy complican la vida de las personas, al igual que la falta de propuestas concretas para mejorar la situación actual, no hacen más que ampliar la desconfianza que existe en la dirigencia política en general, más allá de los colores partidarios. En este marco, las previsiones sobre el futuro son negativas, porque la mayoría de los economistas sostiene que el escenario empeorará en los próximos meses.

Por lo expuesto, es necesario que se inicie un diálogo abierto entre diferentes sectores políticos y de otra índole, para analizar medidas que resuelvan los problemas de la economía lo antes posible y, al mismo tiempo, para demostrar que los partidos y el sistema democrático, a pesar de sus numerosos defectos, son los mejores instrumentos para solucionar los inconvenientes de una Nación. La “antipolítica” por sí sola no resolvió los grandes conflictos de la Argentina. Y en ciertos casos, derivó en procesos autoritarios que llevaron al país a sus peores momentos institucionales, económicos y sociales.



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2022 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer