pixel facebook
Sábado 02 de Julio de 2022

27 ° C Clima

Logo Editorial


Jóvenes sin futuro



Algunas informaciones referidas a los y las jóvenes que no estudian ni trabajan marcan la necesidad de avanzar con urgencia en la implementación de políticas destinadas a formar a las nuevas generaciones para que tengan una exitosa inserción laboral.

Desde hace años, diversos especialistas afirman que en el país hay numerosos jóvenes a los que “les robaron el futuro”: los “Ni-Ni”, quienes no trabajan ni estudian. Al menos uno de cada cuatro jóvenes de entre 18 y 24 años no estudia ni trabaja en la Argentina, y se incluyen en la denominada “Generación Ni-Ni”. Así lo indicó a fines del año pasado un informe del Centro de Estudios de la Educación Argentina de la Universidad de Belgrano, elaborado sobre la base de datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Según este trabajo investigativo, el 24,1% de los jóvenes argentinos de la mencionada franja etaria no estudia ni trabaja; y se mencionó que las carencias educativas están detrás de este fenómeno, que a su vez está sumamente vinculado con la pobreza.

También, se señaló que en promedio, de cada 10 argentinos cuya formación alcanzó el Nivel Terciario, apenas dos no consiguen empleo. Pero esta cifra asciende a cuatro cuando se trata de personas que no alcanzaron más allá del Nivel Secundario.

Cabe indicar que este muestreo fue realizado a jóvenes en 2018, es decir que son datos correspondientes a niveles prepandemia, por lo que la situación podría haber empeorado, por el fuerte impacto de la crisis sanitaria.

De esta forma, la Argentina tiene una importante cantidad de jóvenes que no cuentan con la posibilidad de salir de la compleja situación socioeconómica que atraviesan, en un contexto en el cual la dirigencia política no brinda mayores certezas acerca del futuro.

Las causas del “estancamiento social” de esta importante franja de la juventud argentina son varias, pero entre ellas sobresalen la falta de educación, la inflación, el poco estímulo a las iniciativas privadas y la mala articulación entre planes sociales y empleo genuino. En este sentido, se necesitan más y mejores iniciativas que apunten a “convertir” los planes sociales en empleo genuino, y se deben mejorar los contenidos que se dictan en el Nivel Secundario, para de ese modo preparar adecuadamente a las nuevas generaciones para el ingreso al mercado laboral.

De este modo, es imperioso que las autoridades nacionales y sus pares provinciales admitan la gravedad de los problemas que existen en materia educativa y laboral, y que se procure enmendar los errores cometidos con asesoramiento idóneo, diálogos intersectoriales y acciones urgentes. Si esto no se logra pronto, aumentará la cantidad de jóvenes “Ni-Ni”, y se sumarán a una creciente lista de “indignados” con la administración nacional y con la dirigencia política en general, que debe brindar respuestas concretas, para evitar que haya más personas que se vean imposibilitadas de acceder a un empleo formal y de ingresar a un circuito de movilidad social ascendente.



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2022 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer