pixel facebook
Sábado 02 de Julio de 2022

24 ° C Clima

Logo Editorial


“POESÍA GULA Y PROFUNDA”, DE CARLOS FONTOURA

Una lectura de hipervínculos



* Por Héctor Washington

Onomatopeyas, lenguaje inclusivo, extranjerismos, figuras políticas y de la cultura, drogas, alcohol, aparato estatal, movimiento punk, folklore japonés… todo convive y gira en remolinos de forma incesante y caótica en la poética de Carlos Fontoura, que presenta un zine en formato libro autogestionado con una serie de textos como muestra de lo que dio en llamar “Poesía gula y profunda”, que ya puede adquirirse de manos del propio autor.

Si acaso es cierto que definir es limitar -al decir de Oscar Wilde-, Fontoura prefiere que hable la poesía, ese universo que supo crear lleno de recovecos y pasadizos secretos que nos conducen a finales alternativos, una lectura de hipervínculos que va dejando claves o pistas por donde conducirnos como lectores -o espectadores- hasta encontrar la salida (si es que logramos dar con ella).

Esta suerte de laberinto que se abre a partir de la primera página propone una misión que, lejos de la lectura silenciosa e intimista, sugiere recorrer el espacio escénico, abrirse a un universo slam, a una lectura performática para completar la misión poética: “Para leer y recitar”, indica este zine que funciona como galería de personajes cotidianos (y no tanto) y sucesos históricos, entre giros coloquiales, neologismos, alteración de normas ortográficas en pos del efecto sonoro y regionalismos que operan como resortes retóricos poco habituales en el lenguaje lírico local. Teatro, rap, comedia, performance... todo está al servicio del lenguaje del cuerpo y la palabra.

“La poesía me curó de vos / Siento que puedo malearla / Como un herrero forja el hierro / yo forjo palabras / Forjo poesía”, escribe Fontoura en “Última poesía a Alejandra”. Y así como puede malear la poesía y forjar las palabras, puede también mudar en transeúnte de sus propios versos, un slammer desprendido de su yo lírico, mirando todo desde fuera en un paseo por las calles polvorientas del pueblo.

Sus versos no son etéreos, no. Pueden ser ásperos al tacto, son corpó-reos y encierran realidades: las inquietudes sociales, la deuda externa, la anarquía, la desocupación, la dictadura del ‘76, la Iglesia, el escabio y el agite revolucionario.

En medio de esta polvareda donde conviven Flema y Julián Zini, un paso de foxtrot y chamamés macetas, la violencia del Estado y Dios, que “nos odia a todos por igual”, Girondo y Blake, Fontoura escribe: “Ahora me senté buscando / profundidad / Pero la profundidad no me va a / redimir (…) / Por eso elijo escribir así (…) / Y esta manera de escribir / también es muy todo / Es muy slam y el slam / es muy vida muy sangre / muy alma muy decir”.

Así también, el autor se permite la defensa de la poesía escénica antes que acabe la lectura de sus páginas, prolongando su efecto: “Aunque me digan que las cosas / Que estas cosas corte slam / Que estas cosas no son poesía / Que le falta densidad semántica / Que no tiene estructura / Que es muy común / Muy cotidiano / Como una narración / Que no hay rima ni ritmo / Y que me falta y que le falta / / Yo elijo no llorar a moco tendido / Elijo que las palabras liberen / Que no se aten a un recuerdo ideal / Que rompan las cadenas que me / atan”.

Un verso en clave punk, una escultura de Negret, un porro, un mate sentado en la vereda, la prosa de Vonnegut y alguna que otra línea de Whitman funcionan como parte del paisaje en la poética de Fontoura, donde cada nivel de análisis nos conduce hacia el siguiente, en un juego de múltiples caminos que provocan un efecto retórico que puede dejarnos perplejos, irritados, maravillados o atónitos. Pero nunca indemnes.

-------------------------------------------

¿Cómo se explica el concepto de “poesía gula” y por qué “gula y profunda”?
- “Creo que el título viene a intentar unificar las poesías que son muy diferentes entre sí. Por ahí hay alguna con metáforas que ni yo -que fui el que la escribió- sé qué quise decir y otras más tirando a lo concreto. O alguna muy reflexiva y con contenido social y otras donde el humor está presente desde el primer verso, mediando entre un yo lírico que por un lado busca metáforas puras y a la vez toma un tema trivial y cotidiano como en ‘Un tala, todos los talas’. La palabra ‘gula’ es una palabra que me gusta mucho porque hace referencia a algo que no te termina de saciar. Y eso me pasa con la poesía, con la música también. Es una palabra muy usada acá. Cuando yo estudiaba en Santo Tomé, la oía de los formoseños. La usaban como vocativo y desde entonces ya me empezó a gustar. De cierta manera también trae consigo una marca identitaria, al menos yo creo eso”.

Hay en el libro un tratamiento de giros coloquiales más cercanos al habla cotidiana que a los recursos retóricos habituales. ¿Cómo definís la poesía de Fontoura?
- “Sí. Y es algo muy usado por los grandes autores también. Existe una creencia de que la poesía tiene que ser oscura y difícil de interpretar, que cada verso debe poseer tal carga semántica que al descubrir el significado, sacuda al lector y con ello suceda la poesía. Sin embargo, a veces los signos poéticos se dan con cosas simples, eso aprendí de Whitman, Williams Carlos Williams y Ginsberg, entre otros. Pero si me tocase definir mí poesía concretamente, creo que un adjetivo que le vendría muy bien es ‘ecléctica’. Después tendría que sentarme a verlas con los ojos de un crítico y tomar distancia, cosa que no podría hacer”.

Los textos de “Poesía gula y profunda” sugieren más un acercamiento a la cultura slam o a la performance. ¿Cómo evaluás el crecimiento de esta tendencia de un tiempo a esta parte?
- “Con los ciclos ‘Lolaphaloopa’ creo que hubo una gran aceptación por parte del público al slam. No creo que acá específicamente esté creciendo, pero veo una gran esperanza, ya que es una ciudad en la que hay muchos freestyler, por ejemplo. Y si miramos la movida slamera en Chaco, Corrientes o Buenos Aires, enseguida percibimos cómo el slam y el freestyle van de la mano. Hace un par de semanas le había hablado a ‘Guillotina’ para hacer un taller de slam en el bosque invasor, pero después no activé más y quedó en la nada. También veo que hay mucho desconocimiento y hasta cierto prejuicio con el slam”.

Los poemas también reflejan una mirada crítica muy marcada por las inquietudes sociales e ideológicas que traspasan el lenguaje velado de la lírica y se hacen más evidentes, más literales. ¿Qué te moviliza de la sociedad en este sentido?
- “Creo que vivir en este sistema capitalista en el cual los discursos son controlados por el poder, y tener voz es algo grandioso. Y ahí están los versos para decir lo que uno sienta”.

“Formaica”, “Formocity”, “Formosa”… hay también ahí en ese texto una lectura en clave punk de nuestro ecosistema. ¿Cómo lo definís en materia cultural?
- “Puede ser. Yo lo tomé como un recurso fónico y a la vez como una marca del lugar. Como una aliteración, donde se repite muchas veces el soniso de la F”.

Anduviste la semana pasada por el Festival “Mulita” en Resistencia. ¿Cómo fue esa experiencia?
- “Grandiosa, me re divertí. Se hizo en un lugar que es como un patio cultural que se llama ‘El fogón de los Arrieros’, que está desde 1960 y con el tiempo se fue llenando de obras de arte que fueron dejando diferentes artistas. Es más grande que muchos museos, es un lugar muy recomendable para conocer. Estaba lleno de gente que uno admira, algunes consagrados otros más del un- der. Y el hecho de poder conversar o indagar a artistas me parece genial. Creo que desde el ciclo ‘Pánico y locura en Formaica’, que se hizo en diciembre del año pasado, empezó una movida muy interesante en la poesía de Formosa que lleva a visibilizar a un montón de poetas que de otra manera sería más difícil”.

-------------------------------------------

CARLOS FONTOURA (La Cruz, Corrientes, 1983) vive actualmente en la ciudad de Formosa capital y forma parte del grupo de poetas “Les Borders”. Publicó “Marrón” (2005, poesías) y “Los fantásticos días del cabeza de tractor” (2018, cuentos). También se dedica a la enseñanza de la Lengua y la Literatura en Nivel Secundario y se desarrolla como músico en S.A.T. Además publica obras de su autoría en Instagram con el usuario _fontourax_.



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2022 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer