pixel facebook
Domingo 16 de Enero de 2022

43 ° C Clima

Logo Editorial


Inseguridad alimentaria



Uno de los grandes flagelos que falta solucionar en nuestro país es el de los problemas de alimentación de muchos ciudadanos y ciudadanas, que se da no sólo por una formación inadecuada en cuando a la ingesta de alimentos saludables, sino también por cuestiones materiales, ya que el costo de ciertos productos de primera necesidad vuelve ardua la tarea de lograr que los miembros de una familia tipo no padezcan la ausencia de nutrientes fundamentales en sus comidas.

Un informe de la FAO indicó que la inseguridad alimentaria en la Argentina afectó a 5,7 millones de personas en el período 2018/2020. Se trata de un 12,6% de la población, más del doble de lo registrado por la misma organización entre los años 2014 y 2016.

El dato llamativo es que la cantidad de personas que padecen “inseguridad alimentaria grave” en la Argentina está por encima del promedio de la región. Esto porque, según la FAO, en América Latina y el Caribe dicha problemática afectó al 11,3% de la población (267 millones de personas).

Si se lo compara con Sudamérica, en tanto, la Argentina duplica a países como Uruguay (6,7%), Chile (4,3%) y Brasil (3,5%). El promedio de las naciones sudamericanas se ubicó en un 9,8% entre 2018 y 2020, según el Panorama Regional de Seguridad Alimentaria y Nutrición de la FAO.

De acuerdo al documento publicado, gran parte de esta situación puede atribuirse al impacto de la pandemia de COVID-19, que redujo los ingresos de millones de personas en esta región del mundo. Sin embargo, el mismo informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (ONU) destaca que “la pandemia no es la única responsable de todos estos contratiempos, ya que las estadísticas regionales del hambre llevan seis años consecutivos aumentando”.

Hay que recordar que la Argentina produce alimentos (materias primas) para más de 400 millones de personas. Es decir, nuestro país tiene capacidad de alimentar a casi 10 veces su población, calculada actualmente en 45 millones de personas.

Para algunos especialistas, la inseguridad alimentaria está ligada al poder adquisitivo de la población, que se vio fuertemente golpeado en los últimos años por las sucesivas devaluaciones del peso argentino y los altos índices de inflación.

En este sentido, cabe mencionar que a principios de 2018 el dólar cotizaba a 20 pesos, mientras que hoy se encuentra por encima de los 175 pesos, si se suma el “Impuesto PAIS”. La inflación, por su parte, cerró el 2020 en torno al 36%, mientras que este año se estima que se ubicará en el orden del 50%.

Entonces, es indispensable que las autoridades nacionales y provinciales acuerden con diferentes sectores una estrategia urgente para enfrentar las subas de precios en los alimentos, dejando de lado los programas de “congelamiento” de valores finales (que tienen alcances limitados), para promover una política monetaria que defienda el valor del peso y reducciones de impuestos sobre las PyMEs y los productos de primera necesidad, hasta que se pueda lograr una baja sostenida de la inflación en el mediano y largo plazo, a través del anunciado “plan plurianual” o por medio de otro programa económico que sea estratégico y sustentable.



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2022 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer