pixel facebook
Domingo 16 de Enero de 2022

43 ° C Clima

Logo Editorial


Capacitarse para el futuro



El avance de las nuevas tecnologías y la posible desaparición de oficios y profesiones que tenían sus lugares asegurados en otros momentos históricos, deben mover a las autoridades y a la ciudadanía en general a formarse y trabajar para poder lograr una adecuada inserción laboral de las generaciones futuras y, de ese modo, conseguir que la Argentina esté a la altura de los desafíos que se plantean para el día de mañana.

Como afirman varios expertos, la globalización está cumpliendo un papel en el empobrecimiento de los asalariados industriales urbanos, pero no tiene la responsabilidad primaria de esta realidad. Las causas subyacentes deben buscarse en las nuevas tecnologías asociadas a la informática y las llamadas “ciencias de la vida”, que vienen cumpliendo un papel similar al que la máquina a vapor tuvo en épocas pasadas. A esta realidad, hay que sumar los efectos de la aparición del COVID-19, que “aceleró” la implementación del teletrabajo y de la educación a distancia, así como la necesidad de conectividad y de equipamientos tecnológicos.

Hoy, las nuevas tecnologías crean la posibilidad de globalizar las cadenas de valor, localizando las actividades más intensivas en trabajo de menor calificación en países de bajos salarios. Esta nueva revolución tecnológica no podrá ser detenida por ningún gobierno. Lo que hace falta es reflexionar sobre cómo se adaptarán la economía y la sociedad de cada nación a esta nueva e incipiente fase del capitalismo.

Para evitar problemas futuros, las políticas públicas deberán fijarse nuevos objetivos, ya que la ciudadanía del mañana enfrentará nuevos dilemas. Por ello, varios temas centrales deben ser repensados. Dos reconocidos economistas señalaron cuatro temas en particular: definir un sistema eficaz y de amplia aceptación social para implementar nuevas formas de relación entre el capital y el trabajo; instrumentar un sistema efectivo y justo de apropiación y distribución de la renta generada a través de esos nuevos procesos productivos; revisar cómo se facilitan e incentivan, por un lado, la universalización de la educación terciaria, para mejorar la distribución del capital humano y capacitar a todas las personas para un ocio creativo y sano, y, por el otro, la utilización de un mayor tiempo disponible; y por último, ver cómo se promueve el desarrollo de las actividades económicas dirigidas a satisfacer los nuevos requerimientos humanos.

De esta manera, aunque los procesos necesarios de adecuación llevarán su tiempo y no serán sencillos ni indoloros, son medidas indispensables para dar un salto cualitativo en el desarrollo de los argentinos y las argentinas. En este marco, es fundamental sentarse de manera urgente a plantear y discutir acciones estratégicas, que apunten al mediano y largo plazo, que incluyan capacitaciones en oficios y profesiones de alta demanda y en el uso de nuevas tecnologías, con el fin de preparar al país y a sus futuros habitantes para los desafíos que deberán afrontar en el futuro.



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2022 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer