pixel facebook
Viernes 22 de Octubre de 2021

22 ° C Clima

Logo Editorial


HISTORIA DE VIDA

Tiene 61 años y desde el 81 que recorre la ciudad vendiendo frutas y verduras para criar a sus 13 hijos con el ejemplo del trabajo

Elsa se levanta todos los días a las 2 de la mañana, un hábito que tomó desde niña, cuando salía a ordeñar las lecheras en Isla de Oro, junto a una familia que la crió desde los seis años.



Elsa Rojas tiene 61 años y desde hace dos décadas que se dedica a vender frutas, verduras, yuyos y ropas en su carrito por toda la ciudad de Formosa. Según contó a La Mañana en Vivo crió a sus 13 hijos con este trabajo sin gozar de ningún plan social ni pensión estatal, aunque tenga de clientes a funcionarios. Se levanta todos los días a las 2 de la mañana por un hábito que tomó en su niñez, cuando tenía que ordeñar lecheras en Isla de Oro, donde vivió con una familia desde muy pequeña luego de quedar huérfana. Su historia.

“Desde el año 81 que de lunes a sábado salgo a trabajar con mi carro por la ciudad, vendiendo frutas, verduras, yuyos medicinales y hasta ropas. Me adapté al trabajo y a este ritmo de vida desde muy chiquita, cuando tuve que ir a vivir en Isla de Oro con una familia por ausencia de mis padres.

No sé cómo es jugar con elástico o a la muñeca, desde los 6 años que siempre me levanté a la madrugada por las tareas de la chacra y para ordeñar las 22 lecheras que teníamos en aquel entonces”, contó Elsa.

En su relato, mencionó que sigue recorriendo las calles de Formosa como vendedora abulante porque es el único ingreso económico que tiene para su familia y también para educar con el ejemplo a sus 13 hijos y 77 nietos y bisnietos.

No tengo ningún plan social ni pensión del estado, ni tampoco pedí; salgo a las 6 de mi casa que tengo en el barrio Juan Domingo Perón casa a vender porque me hace bien, me gusta hablar con la gente, tomar mate o tereré cuando me ofrecen, y mostrarme activa para mi familia, es el ejemplo que quiero darle y dejarle, el ejemplo del sacrificio y el trabajo. A mis hijos ya les dije que si me quieren viva, me tienen que dejar trabajar”, sostuvo.

En su testimonio, Elsa recordó que en el año 1994, perdió a una compañera de trabajo en un accidente de tránsito: “Ese hecho me acobardó mucho un tiempo. Hasta viajé a Mendoza junto a mi hija por un tiempito pero no me adapté, volví a la ciudad y retomé las ventas, mi recorrido comienza a las 6 y termina cerca de las 13, tengo un remisero que me ayuda con mis cosas después de elegir las mercaderías en el mercado”, añadió.



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2021 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer