pixel facebook
Viernes 22 de Octubre de 2021

18 ° C Clima

Logo Editorial


EDUCACIÓN

Lewin: la pandemia generó una cantidad importante de chicos y chicas que se quedarán “fuera del sistema educativo”

La escritora y especialista en Educación aseguró que esta situación afecta al progreso de los y las estudiantes, al igual que a las familias y al desarrollo social y económico del país



La directora general de la Unesco, Audrey Azoulay, aseguró que más de 500 millones de alumnos en todo el mundo no pudieron aprender a leer y escribir o empezar la escuela por la crisis educativa que originó la pandemia de COVID-19.

En este sentido, la titular de la Unesco dijo que “en 2019 sabía leer y escribir más del 86% de la población mundial, por un porcentaje del 68% en 1979” y destacó que la enseñanza digital a raíz de la pandemia dejó “en situación de exclusión” a más de 500 millones de alumnos.

A su vez, se reveló que la crisis sanitaria “afectó con especial virulencia a quienes ya eran los más marginados, en particular a los 773 millones de jóvenes y adultos, dos tercios de ellos mujeres, que carecen de los rudimentos básicos de lectura y escritura”, al igual que a los “617 millones de niños y adolescentes que antes de la crisis no alcanzaban los niveles mínimos de competencia en lectura”.

En lo concerniente a este tema, Laura Lewin, escritora, formadora docente, consultora y oradora TEDx, señaló a La Mañana que si bien la aparición del COVID-19 permitió “visibilizar situaciones complicadas” que existían antes de la pandemia, también generó que una cantidad importante de chicos y chicas se quedaran “fuera del sistema educativo”.

“La pandemia fue trágica para la educación. Un chico pobre, sin educación, sigue siendo pobre. En cambio, un chico pobre, con educación, puede cambiar su vida. Que existan chicos que no pudieron aprender a leer y escribir afecta a las familias y al país, que no puede crecer ni desarrollarse social y económicamente”, explicó Lewin a este Diario.

“A aquellos chicos que no pudieron aprender a leer o escribir en el momento en que tenían que hacerlo, claramente se les va a complicar, porque hay una ‘ventana de oportunidad’, un momento en el cual el cerebro está mejor preparado para hacer ciertas cosas. Cuando no se aprendió a leer y escribir en el momento adecuado, se complica el otro contenido que se tenía que aprender, al igual que la autoestima y la autoconfianza. Eso sí me preocupa, no el contenido por el contenido mismo”, precisó.

“Hay que trabajar para recuperar a los chicos, como se pueda, y sostenerlos dentro del sistema. Debemos trabajar todos juntos: Estado, Escuela, familia y los chicos. Hay que sanar emocionalmente a quienes tienen baja autoestima y a quienes no pudieron estudiar porque no tenían tecnología o conectividad, o porque son muy dependientes de los docentes, y trabajar con tutorías y con varias posibilidades muy creativas. La Escuela se tendrá que adaptar al alumno, y no el alumno a la Escuela. Eso va a ser un gran desafío”, añadió.

Mediano y largo plazo

Asimismo, consideró que en el mediano y largo plazo “se verán acentuadas” las consecuencias de la pandemia. Por otro lado, recordó que si a lo largo de la escolaridad, “los chicos no logran tener una educación de calidad”, los alumnos y alumnas “estudian, rinden, aprueban y al poco tiempo se olvidan de todo”.

Por ello, la especialista planteó que “no hay diferencia” entre lo que no se aprendió en la actualidad y aquello que no se recuerda haber aprendido antes de la pandemia, y afirmó que la mayor pérdida se centra en “aquello que los chicos perdieron a nivel social: vínculos, relaciones y habilidades socioemocionales”.

“Hay chicos que tuvieron una gran regresión en cuestiones socioemocionales, con miedo y desánimo frente al futuro. El contenido se puede recuperar, dividiéndolo entre lo que es prioritario, aquello que sí o sí tienen que aprender para poder avanzar en sus estudios académicos, y aquellas cuestiones que no son centrales, y que los chicos van a poder aprender más adelante, solos o de alguna otra manera”, detalló.

Por otra parte, Lewin aseveró que la educación tiene que dejar de ser entendida con la idea de “un docente transmitiendo contenidos y un alumno aprendiendo de memoria”, y que se debe enseñar a los chicos que “en el mundo que se viene, van a tener que aprender todo el tiempo, que van a tener que aprender, desaprender y reaprender, porque de eso se trata el nuevo mundo, tan cambiante y tan incierto que tenemos”; y subrayó que ésta es la manera de “ayudar” y “preparar para su vida adulta” a los y las estudiantes. “Hay que ‘descentralizar’ el aula, y poner a los chicos en el centro de la escena, a interactuar con el contenido, para que lo hagan suyo”, acotó.

“Para mí, la ayuda más importante es que la familia y los chicos entiendan que la Escuela es el medio, es el ‘puente’ que los va a ayudar a lograr la mejor vida que puedan tener. Cuando la Escuela trabaja junto a la familia, se logra una relación virtuosa, y los que se van a beneficiar de ese vínculo son los chicos”, manifestó Laura Lewin.



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2021 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer