pixel facebook
Jueves 23 de Septiembre de 2021

17 ° C Clima

Logo Editorial


¿Por qué algunas personas creen que son mejores que los demás?

Una columna de Bernardo Stamateas



Uno de los elementos más importantes que deberíamos tener siempre en cuenta es el contexto. El contexto es “otro texto”; el contexto “cambia el texto”. Hace tiempo una persona me comentó que no le fue bien en el estudio y me dijo: “La verdad que me aprobaron por lástima. Me recibí a duras penas, ya que no me daba la cabeza”. Entonces, le pregunté: “Decime, mientras estudiabas, ¿qué más hacías?”. Esta fue su respuesta: “Bueno, tenía que cuidar a mis tres hermanitos porque mi mamá trabajaba limpiando casas. Para llegar a la escuela, tenía que viajar varios kilómetros. Y también tenía que cuidar a un familiar que estaba enfermo”. Una vez que tuve todo el contexto, este cambió el texto. No es que esta persona no era lo suficientemente inteligente como para estudiar, sino que su situación tan dura limitaba su capacidad.

La mayoría de las personas, al hablar de sí mismas, reportan solo una pieza y dicen: “Yo soy así, a mí me pasó esto”. De ese modo, pierden de vista el contexto y acaban por hacer una mala lectura de ellas mismas. Recordá: el contexto es otro texto. No nos autolimitemos, no perdamos nuestro contexto. Y, sobre todo, nunca nos comparemos y sintamos que somos mejores que los demás. Porque todos vivimos en circunstancias muy diversas.

Cada uno de nosotros es como es con todas nuestras circunstancias: algunas muy positivas, otras no tanto y otras muy negativas. ¿Qué le sucede a aquel que se cree mejor que los demás? Tal vez porque tiene un empleo soñado donde gana muy bien; o porque obtuvo varios títulos terciarios; o porque formó una hermosa familia de la que está orgulloso. Es decir, que tuvo un logro en algún ámbito y ahora mira desde lejos a quienes lo rodean.

Por lo general, quien se siente superior al resto de los mortales ha recortado su éxito en algún área del contexto: de esa familia que siempre lo apoyó, de ese amigo o conocido que lo ayudó cuando estuvo en dificultades, de esos abuelos que le transmitieron buenos valores morales, etc. Como perdió el contexto, cree que el éxito lo logró en soledad, por él mismo o ella misma, y por esa razón es especial y mejor que los demás.

La verdad es que nadie es mejor que otra persona. Somos todos seres humanos que contamos con un potencial ilimitado que está esperando que lo reconozcamos. No perdamos el contexto, pues repito: el contexto cambia el texto y, sobre todo, nos vuelve humildes porque nos recuerda que, en todo logro que tuvimos, hubo una multiplicidad de factores y personas.

Entonces, cada vez que sientas que has caído en un bajón anímico, recordá solo un aspecto de tus circunstancias y echale un vistazo a tu contexto. Así, seguramente construirás una nueva historia, “tu” historia.

Instagram @berstamateas

facebook.com/bernardostamateas

Live 9 p. m. todos los miércoles.



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2021 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer