pixel facebook
Viernes 05 de Marzo de 2021

31 ° C Clima

Logo Editorial


Kuña Ñepu’a pidió que la Justicia intervenga



Ante la situación vivida por Zunilda Gómez, el Colectivo Feminista Kuña Ñepu’a de Clorinda expresó que: “Un hotel, transformado en centro de aislamiento, no es ni era un lugar apto para una mujer embarazada. Consideramos que situaciones como éstas no pueden volver a suceder”. A través de un comunicado de la organización remitido a la redacción de La Mañana, enfatizaron que todas las personas “deben ser cuidadas y acompañadas por los profesionales de salud mental tanto del ámbito público como privado, con salarios aportados por el Gobierno de la Provincia con el presupuesto recibido de coparticipación en esta situación de emergencia sanitaria. Solicitamos que la Justicia esclarezca la triste pérdida de la mujer y se le brinde contención psicológica para transitarla. Porque sin salud mental, no hay salud física”.

En el documento se focalizaron en el ámbito de la salud integral partiendo de la situación local de la segunda ciudad que cuenta con el área de salud mental del hospital “Arnedo”, con tres profesionales en psicología, dos en psiquiatría y dos trabajadoras sociales, quedando por día afectadas a la atención en los centros preventivos una psicóloga y una trabajadora social. Los demás profesionales de salud mental realizan por cuenta propia asistencia virtual para aquellos pacientes que así lo requieran.

“El campo de la salud mental trabaja denodadamente en situaciones de encierro de las personas, por motivos diversos. Y nos preguntamos y hacemos la pregunta a responsables de la salud integral en la contingencia COVID-19: ¿cómo llega el paciente a la etapa de aislamiento? Desde su enfoque psicoanalítico, el encierro en ámbitos ajenos a la cotidianeidad de la persona aislada, se transforma en una ruptura de los encuadres de vida que le permiten certezas, seguridad, dominio de su rol grupal”, consignaron.

Realidad clorindense

En el caso particular de Clorinda, “la mujer en situación de aislamiento, con o sin sus hijas e hijos, traduce las manifestaciones de su dolor e incomodidad doblemente, ya que a ella se le ha adjudicado socialmente la figura de protectora, cuidadora, responsable del bienestar familiar. Lo que inicia o multiplica un proceso de estrés, que puede o no devenir en patologías severas. No debemos olvidar que el cuerpo es la caja de resonancia de toda situación de angustia o miedo. El cuerpo traduce la psiquis y habla: por ello no se descarta que una pérdida de embarazo se dé en situaciones de alto estrés”, marcaron desde Kuña Ñepu’a.

Asimismo, detallaron que ya hubo situaciones difíciles que los vecinos vivieron en los centros preventivos locales, mencionando a modo de ejemplo que “una joven se produjo daños físicos y otra fue aislada con su pareja violenta, y en la habitación con el violento fue víctima en forma reiterada, lo que llevó a separarlos oportunamente”, según denuncian. Ante estas situaciones, se preguntaron: ¿qué mecanismo se administra en el campo de la salud mental para destinar personas a lugares de aislamiento preventivo? ¿Sólo el test positivo o negativo, y las cercanías? ¿Cuál es la planificación para la distribución y contención desde el punto de vista psicosocial? ¿Se trabaja el concepto de grupo, de institución?”.

Propuesta

Ante estas diferentes situaciones planteadas, el Colectivo Feminista de Clorinda propone “pensar en la contingencia desde aspectos que permitan aislamientos en todo sentido saludable, partiendo de planificaciones que consideren: disminuir el temor e incertidumbre por la salud psicofísica provocada por la crisis sanitaria y sus consecuencias a una crisis subjetiva y social. Reconocer que la ruptura de la cotidianidad, de las exigencias domésticas, la modificación en los roles familiares colapsa en el registro subjetivo y produce efectos y los profundiza en las mujeres. Planificar posibles aislamientos domiciliarios en función de determinadas realidades psicosociales, dejando para pacientes de riesgo los centros de prevención, los cuales deben tener condiciones edilicias aptas para ser habitadas el tiempo que dure la cuarentena. Contar con organizaciones sociales que pueden aportar profesionales y experiencias en trabajos grupales, cuidando toda norma que permita evitar contagio por COVID-19”.



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2021 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer