pixel facebook
Miércoles 07 de Diciembre de 2022

42 ° C Clima

Logo Editorial


Abuso sexual contra niños, niñas y adolescentes: “El silencio le da impunidad al agresor”, advierte una ONG

“Adultxs por los Derechos de la Infancia” es una entidad que pide a los medios y a la comunidad no dar lugar a los abusadores. Sus integrantes son víctimas de este delito y hoy ayudan a quienes lo están padeciendo



La ONG “Adultxs por los Derechos de la Infancia” difundió un petitorio a los medios de comunicación que ya tiene 50 mil adhesiones, en el que reclaman dejar de dar lugar a abusadores, algo que también aplica a las familias.

La entidad agrupa a víctimas de abuso sexual contra niños, niñas y adolescentes, familiares y amigos de quienes padecieron este delito. Una de sus responsables, Silvia Piceda, aseguró a La Mañana, comentó que cuanto más ayudan a los demás, más sanan las heridas de lo que sufrieron.

La mujer remarcó que el silencio ante este crimen le da impunidad al agresor, por eso es importante escuchar a las víctimas y actuar en consecuencia, sobre todo porque “en la mayoría de los casos”, el abuso se da dentro del ámbito familiar –padres, abuelos, hermanos, padrastros- o relaciones cercanas. “Esta es la realidad espantosa de la infancia, en la que el que te tiene que cuidar, el que te tiene que marcar el buen rumbo en la vida, la mayoría de las veces es el que te daña”, dijo.

“Lo terrible –señaló Piceda- es que la sociedad ha mantenido un silencio absoluto”. Citó una estadística europea que marca de dos de cada diez niños o adolescentes está siendo abusado. Con este dato, llamó a “asumir que todos tenemos en nuestra familia, amistades y demás, personas que han sido abusadas y también abusadores”.

“El silencio garantiza la impunidad del agresor y, por otro lado, a la víctima la llena de culpa y de vergüenza. Esto lo hace el accionar social; el cómo la sociedad se ha comportado hasta ahora, incluyendo desde el Poder Judicial hasta la familia”, aseveró.

Hizo notar que muchas veces, “cuando dijimos ‘yo fui abusada’, no nos creen o nos dicen ‘por qué lo decís recién ahora’”. Se suma que, en los casos en que el abusador es de la familia, la víctima lo encuentra en cumpleaños y todo evento. Esto hace que los sobrevivientes “seamos prácticamente expulsados de la familia, sientas que te tenés que ir porque no es tu lugar de pertenencia o sigas aumentando tu nivel de soledad y aislamiento”.

Estas situaciones pueden ser evitables, dijo Piceda, si se comienza a reconocer que hay una “víctima absoluta”, que son los niños y adolescentes, hay un agresor del que no cabe dudas que es culpable y se comienza a actuar con amor, empatía y respeto hacia la víctima y el total rechazo al agresor.

Experiencias propias

La asociación civil se conformó como tal en 2012, a partir de la iniciativa de la propia Piceda con Sebastián Cuattromo, también víctima de abuso sexual cuando era niño, en un colegio religioso al que asistía y recién hace ocho años logró el juicio y la condena de su abusador.

Silvia fue abusada en su infancia, sus padres no hicieron nada, no la escucharon ni la ayudaron. “Ni siquiera hicieron un movimiento para ir aunque sea a golpear a mis agresores”, dijo.

Eligió dejar atrás su abuso y seguir adelante, pero en 2009, la hija mayor del hombre con quien Piceda se había casado le dijo que había sido abusada por él cuando tenía 11 años y que le avisaba para que no le pase a su hermanita, la niña que la propia Silvia había tenido con este hombre. “Ahí fue un momento bisagra de mi vida, porque sentí que todo lo que creí que había dejado atrás estaba presente y mi hija estaba en riesgo”, comentó a La Mañana.

Sintiendo que no sabía qué hacer, buscó a otras madres que estuvieran en la misma situación. Esa fue la primera expresión de lo que terminó siendo la asociación, denominada “el grupo de pares”. Después el espectro de víctimas se amplió, incluyendo a adultos víctimas, familiares y amigos de personas abusadas que las quieren ayudar.

Respecto a los medios, el pedido puntual apunta a dejar de dar espacio destacado a abusadores. La mujer usó como ejemplo el caso del Héctor “El Bambino” Veira, condenado por abuso sexual, quien es citado permanentemente por sus frases y hasta es convertido en un personaje popular.

Reuniones

Hoy, Silvia Piceda remarca que toda la sociedad va a tener que cambiar esta realidad de la infancia y la adolescencia. La pandemia impide que las reuniones semanas se realicen de manera presencial, pero la entidad vio en esto una oportunidad, porque la virtualidad abrió “una ventana” para que se sume gente de todo el país, todos los sábados de 15 a 17.

Se los puede encontrar en Facebook “Adultxs por los Derechos de la Infancia” o al teléfono (011) 1569729541.



Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2022 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer