pixel facebook
Jueves 22 de Octubre de 2020

23 ° C Clima

Logo Editorial


Empleo y COVID-19


Los efectos de la pandemia y de la cuarentena en las diferentes actividades laborales es una problemática que aún no fue atendida como corresponde por las autoridades; y se requieren más y mejores medidas para evitar que numerosas personas que tienen dificultades para adaptarse a los cambios actuales terminen siendo excluidas del mercado de trabajo.

Según algunos profesionales del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC), el impacto del COVID-19 en la economía modificó las relaciones laborales en diferentes ámbitos. De acuerdo con la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) del Instituto Nacional de Estadística y Censos, el universo de trabajadores en el país es de 11,6 millones. En tiempos de cuarentena más restrictiva, el 35% eran empleados imprescindibles (seguridad, salud, alimentos, etcétera), mientras que el 45% no trabajó y el 20% restante lo hizo desde su casa.

No obstante, en el último grupo, hay diferencias profundas. En el decil (10%) más rico de los trabajadores, el 60% puede hacer teletrabajo, por lo que está en condiciones de sostener sus ingresos. En cambio, en el decil más pobre, apenas un 8% puede operar a distancia.

Otro caso es el cambio digital en el comercio, un proceso que se considera “irreversible” y que desplazaría a trabajadores que no tienen la conectividad necesaria, las habilidades requeridas o las posibilidades de capacitarse. Mientras tanto, parte del 45% que no trabajó durante la cuarentena, está regresando a la actividad con lentitud.

Por otro lado, la pandemia exige distanciamiento y, según el CIPPEC, la mitad de los trabajos se realizan a menos de un metro de separación entre una y otra persona. Esto excluye a los grupos de riesgo.

En la actualidad, los trabajadores y trabajadoras de menores niveles de ingresos son los que tienen mayores dificultades para reinventarse, y esto puede desencadenar desempleo, subempleo o trabajo en malas condiciones por un extenso período de tiempo.

Se necesita que los funcionarios y funcionarias elaboren iniciativas tendientes a conformar una estrategia pospandemia en material laboral. En este marco, el CIPPEC recomienda efectuar un monitoreo de la situación de las pequeñas y medianas empresas, para garantizar que no terminen despidiendo personal apenas finalice la vigencia del Decreto nacional que prohíbe los despidos sin justificación, y también para gestionar capacitaciones tendientes a lograr que aquellos trabajadores y trabajadoras que hoy no pueden hacer teletrabajo, en poco tiempo se encuentren en igualdad de condiciones con quienes hoy cumplen tareas desde sus hogares.

Entonces, las autoridades deben analizar e implementar medidas que acompañen la reciente sanción de la Ley de Teletrabajo, y que apunten a evaluar cada situación en particular y a ofrecer alternativas que garanticen que todos los trabajadores y trabajadoras puedan acceder al derecho de ganarse el sustento diario.



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2020 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer