pixel facebook
Sábado 19 de Septiembre de 2020

20 ° C Clima

Logo Editorial


Gracias, Fabio



Fabio Torres trabajaba en La Mañana hace más de 20 años. En Cronopio, diseñaba nuestras tapas y armaba parte de este suplemento. Recordaremos siempre su desempeño silencioso y metódico. Detallista al extremo. Respetuoso a los pedidos, logrando en materia de diseño lo que le pedíamos e incluso más. Sonriendo cada vez que le decíamos “ah mirá, no lo imaginé así, pero quedó más lindo” o modificándolo todo cuando pedíamos: “Mmm, a esto lo queríamos así, porque en realidad la nota trata sobre tal tema”. Y ahí, iba él de nuevo, intentando que su trabajo se complementara, como si de un engranaje se tratara, con lo que habíamos escrito. Ocupado en hacerlo bien. Las veces que fueran necesarias. Presentando un montón de opciones. Ese era Fabio para nosotros, un trabajador incansable, pero sobre todo un compañero que embellecía lo que escribíamos. Siempre.

Yamile

-----------------------------------------------------------------

Fabio solía anteponer el deber hacer frente a cualquier circunstancia imprevista. Siempre a contramano de los hechos a los que invertía interminables tardes y noches, prefería ver de lejos todo lo que se acrecentara, con antelación, para preverlo y evitar toda sorpresa, la que con tal ironía nos embarga hoy con su partida. Taciturno al extremo, pero no por eso menos férreo, no escatimó jamás su condición de creativo para invertirla en largas horas de empeño minucioso. Nadie sabe cómo, pero siempre llegó a tiempo con todo. Incluso a emprender vuelo. Lo vamos a extrañar.

Washington

-----------------------------------------------------------------

Tu partida fue un golpe muy duro para todos nosotros… nos dejaste sin darnos tiempo a nada. Pero estamos seguros de que todas las palabras que hoy te dedicamos, te acompañan en el vuelo hacia la Eternidad. Compañero, sólo me quedan gratos recuerdos, destacando tu impecable manera de llegar siempre a tiempo, tu forma tan respetuosa hacia todos nosotros (aun en los días malos). No sólo se nos fue un gran diseñador, sino una excelente persona. Mi respeto y admiración siempre estarán al momento de recordarte… Fabio, espero que estés disfrutando y compartiendo un buen mate en el Cielo. Que nunca falten las cáscaras de naranja y unos “yuyitos”. Hasta siempre.

Caro

-----------------------------------------------------------------

Te fuiste de forma rápida e inesperada. Vamos a extrañarte mucho. La calidad de tu trabajo era el resultado de la enorme dedicación que ponías ante cada pedido que te acercábamos, y que realizabas con seriedad y tranquilidad, por más difícil que fuera. No te vamos a olvidar. Que descanses en paz.
Emmanuel

-----------------------------------------------------------------

Con una mezcla de asombro y pesar. Así llegamos a nuestro lugar de trabajo el pasado 31 de agosto. Costaba entender lo que había pasado. Fabio Torres, hombre de pocas palabras pero a quien todos respetábamos por su sencillez, compañerismo, siempre dispuesto a colaborar con quien lo necesitara en la Editorial; concentrado por completo en su tarea, sólo se daba un tiempo para degustar un mate y seguir. Para quienes creemos en Dios, la muerte no se convierte en el fin sino en el principio de una vida feliz junto a Dios. Y esa es nuestra esperanza… seguramente ya estarás descansando junto a Él.

Ginia

-----------------------------------------------------------------

“Temo a la persona de pocas palabras. / Temo a la persona silenciosa. / (…) Pero con quien cavila / mientras el resto no deja de parlotear, / con esta persona soy cautelosa. / Temo que sea una gran persona”. Cómo seleccionar las palabras cuando una noticia te asalta. Vienen a mi memoria estos versos de Emily Dickinson porque a Don Fabio lo recuerdo así, como un hombre de pocas palabras que nos obsequió un poquito de esa grandeza de la que estaba hecho, la que quiso compartirnos, la que se guardó para los suyos. Fabio era un trabajador silencioso de estas páginas que hoy lo honran. En el último tiempo compartimos espacio de trabajo y desde mi lugar pude observar con qué minuciosidad lo hacía. Comunicaba con imágenes, con trazos, con tipografías, con colores. Pude ser testigo de cómo materializaba una idea, transformando lo común en algo extraordinario. La cotidianidad de la redacción se ve alterada ante su partida repentina. Lo despido recordando sus respuestas breves, predecibles, su saludo doble, su mirada al girar de la silla para alcanzar alguna página o cómo se mecía en ella, la complicidad al escuchar algún chiste y pescarlo en el aire, la espera que nos hermanaba en los cierres. Hasta siempre, Don Fabio.
Melisa

-----------------------------------------------------------------

Fabio fue un compañero al que, creo, le conocí la voz años después de haber ingresado al diario, y eso habla muy bien de él. Respetuoso de manera ejemplar, él llegaba, saludaba a todos y se sentaba a hacer su trabajo… y hablaba a través de él. Por ser yo tan extrovertido, admiraba de él su introversión. Era detallista en los diseños, siempre estaba dispuesto y le imprimió un estilo sobrio pero moderno a las infografías del diario. Hacer la tapa con él todos los días me permitió conocerlo un poco más, dialogar más y “encompincharme”. El sábado, justamente después de una tapa, nos despedimos con un “nos vemos”… pero nunca más ocurrió. Y aún no lo puedo creer.

Lisandro



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2020 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer