pixel facebook
Jueves 01 de Octubre de 2020

31 ° C Clima

Logo Editorial


POTENCIAR ACOMPAÑAMIENTO

Aseguran que “no es la mejor solución” darles dinero a los recuperados de adicciones, sino brindarles trabajo

Desde un centro que se dedica a acompañar y ayuda a recuperar a jóvenes adictos, remarcan la importancia de que tengan una remuneración a partir del trabajo genuino


El Gobierno nacional presentó un programa destinado a fortalecer los trayectos de los jóvenes vulnerables que transitan la última etapa de su tratamiento por consumo problemático y adicciones. En ese sentido, La Mañana dialogó con Humberto Capello, referente de “Fazenda de la Esperanza”, un centro de recuperación de jóvenes con adicciones con sede en Formosa, quien marcó su postura respecto de esta iniciativa.

En principio, afirmó que este aporte de 8.500 pesos que se daría a los recuperados como “concepto” está bueno, porque muchos inconvenientes surgen en esta etapa del tratamiento. Sin embargo, señaló que “no es la mejor salida darles dinero”, sino más bien facilitarles una fuente laboral.

“Al menos en nuestra institución tienen que aprender a ganarse y valorar lo que tienen a partir de su propio esfuerzo. Es importante que tengan una remuneración, pero a partir del trabajo genuino”, explicó. Añadió que “sería interesante que se generen convenios con empresas o comercios del medio y que el Estado cubra los aportes patronales”.

Está prevista la implementación del programa en todo el país, a través de la red federal de dispositivos bajo convenio de la SEDRONAR: Casas de Atención y Acompañamiento Comunitario (CAAC), Dispositivos Integrales de Abordaje Territorial (DIAT), Experiencias de Tratamiento Comunitario y comunidades terapéuticas conveniadas.

Además, Capello advirtió que habría que separar la parte laboral del voluntariado. “Creemos que es mejor que tengan un trabajo y reciban un sueldo; y por otro lado, exista el voluntariado como una donación personal a otras personas que están padeciendo lo que ellos padecieron”, puntualizó.

“FAZENDA DE LA ESPERANZA”

La “Fazenda de la Esperanza” es un centro de recuperación de jóvenes con adicción a las drogas y al alcohol. La convivencia fraterna, el trabajo y una profunda espiritualidad centrada en el Evangelio hacen de ellos hombres nuevos, capaces de insertarse en la sociedad y aceptar los desafíos que ésta les propone.

Con una presencia mundial hace 37 años, en la Argentina está hace 15 años con 12 fazendas, de las cuales 8 son masculinas y 4 son femeninas. En el caso de Formosa, está a punto de cumplir tres años de apertura y en la actualidad cuenta con cinco chicos en recuperación, aunque tiene una capacidad para veinte personas.

“Hay mucha transitoriedad entre Fazendas. Es muy común que vengan desde Paraguay, Tucumán, La Rioja, Córdoba… En estos últimos cuatro meses no se ha podido hacer ese movimiento, que es normal es nuestra institución”, especificó y añadió que “hay chicos de Chaco, por ejemplo, que esperan para venir a recuperarse”.

En la última semana, dos jóvenes terminaron su recorrido en este lugar ubicado sobre la ruta 11. Tanto Josué como Kevin completaron la “caminata” de un año y, aunque son tucumanos, ambos se quedarán en Formosa. Uno saldrá a trabajar, mientras que el otro decidió ser voluntario en el centro.

“A veces cuando salen, ellos mismos eligen no volver a su medio ambiente inmediatamente porque saben que hay un peligro en su grupo de amigos y mayor tentación. Es un proceso que no termina en un solo año y que deben seguir trabajando en su adicción”, manifestó a este matutino.

Según Capello, lo interesante de la Fazenda es que les da a los jóvenes armas desde el alma, vida y espiritualidad, para que cuando salgan, tengan con qué luchar. “Hay tres pilares, que son: la espiritualidad, el trabajo y la vida en comunidad. Salen con armas para combatir esta enfermedad de la adicción”, argumentó.

En cuanto a los motivos por los que una persona se mete en el mundo del consumo problemático, señaló que son de los más variados. “Hay muchachos sin inconvenientes que probaron la droga y entraron en una dependencia farmacológica, que es lo más fácil de cortar ese proceso. Pero hay una mayoría que vienen con frustraciones, abusos, formas de educación y faltas de compresión del contexto”, enumeró.

Para el referente de este grupo, “no hay que estigmatizar a la familia, pero sí hay que fortalecerla”. “Hay un grupo, “Esperanza Viva”, que es externo y se reúne en la Catedral todos los viernes, donde asiste la familia, porque entendemos que la transformación tiene que ser de toda la familia y no sólo del adicto”, profundizó.

En cuanto a los requisitos para el ingreso al centro, algunos de ellos son: tener voluntad propia, deben escribir una carta donde manifiesten su deseo de ingreso al lugar. Además, estudios de salud física y psicológica. También se recomienda que conozcan el espacio, que resulta cómodo y tranquilo para propiciar el bienestar. Tampoco se les brinda ninguna medicación.

Para realizar alguna consulta, comunicarse con Silvio, responsable interno de “Fazenda de la Esperanza”, al 3704-075239; o con Griselda, secretaria de admisión, al 3704-253717.



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2020 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer