pixel facebook
Jueves 13 de Agosto de 2020

12 ° C Clima

Logo Editorial


COVID-19

Vicente: “Si no fuera por los profesionales que me atendieron en el Hospital Evita hoy no estaría vivo”

Pasó diez días en terapia intensiva y recibió dos transfusiones de plasma. Con el alta definitiva, el relato en primera persona de un paciente recuperado de Covid-19 en Formosa.


Vicente García Insfrán, tiene 59 años, es profesor y secretario general de la Unión Docentes Argentinos seccional Formosa. Por la pandemia, se encontró con una dura realidad, al igual que los casi 200.000 contagiados de coronavirus a lo largo del país.

En una entrevista con La Mañana, relató cómo transcurrió la enfermedad y destacó la atención que le permitió recuperar su salud.

Cuando se produjo el inicio de la emergencia sanitaria nacional, este conocido gremialista se encontraba en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y solicitó el permiso para regresar a la provincia. En su ingreso, en el mes de mayo, comenzó la cuarentena en el Juan Pablo II, que en ese momento funcionaba como centro de alojamiento preventivo.

“En el Juan Pablo II me tocó estar con 180 personas distribuidas en distintos pabellones. Teníamos que salir el 12 de junio y gracias a Dios, el día anterior saltó el caso del chico de 18 años, al que se le hizo el hisopado y dio positivo”, inició diciendo. A partir de ese momento, la historia cambió no solo para Vicente sino también para el resto de sus compañeros de cuarentena.

A partir del ese primer caso positivo del Juan Pablo II, se hicieron hisopados a todos los que se encontraban en ese lugar. “Al día siguiente 16 personas se iban al Hospital Evita porque dieron positivo, a mi me dio negativo pero comencé una nueva etapa de cuarentena con mucha responsabilidad y entendiendo que debíamos quedarnos para cuidar a nuestras familias”, contó.

Asimismo, García Insfrán calificó como muy acertada la decisión del gobierno provincial de exigir un aislamiento preventivo en un centro donde las atenciones eran las mejores, ya que esto evitó que se produjeran contagios masivos.

Cuando pasaron unos diez días de su nuevo tiempo en cuarentena, Vicente comenzó a sentir algunos síntomas que alarmaron a los médicos. Fue trasladado, con todas las medidas de bioseguridad, hasta el Hospital Distrital Nº8 donde un análisis confirmó que era positivo a Covid-19. En el día del padre el 21 de junio, era trasladado al Hospital interdistrital Evita, hoy Hospital de Contingencia COVID-19.

“Primero estuve en sala común, pero al segundo día de estar internado me faltaba el aire y a partir de ahí pasé a terapia intensiva donde estuve diez días y las primeras 48 horas con oxígeno”, dijo Vicente, quien aseguró que es inexplicable la desesperación que causa en el ser humano el no poder respirar.

Además, afirmó a este matutino que no sintió miedo por dos importantes factores: “Las oraciones de mi familia, porque soy muy creyente y porque me di cuenta que estaba siendo asistido por grandes profesionales. Eso tiene mucho que ver, si no fuera por ellos, hoy no estaría vivo”, manifestó y añadió: “El caso más complejo fue el mío y pido a Dios que no se repita realmente”.

Respecto a sus horas en terapia intensiva, este hombre recordó que los controles eran exhaustivos y con tecnología de punta. Radiografías, tomografías y todo tipo de análisis que verificaban su evolución se hacían en su propio cuarto y eran realizados por médicos especialistas y enfermeros que no lo dejaron solo ni un minuto.

“El profesionalismo con el que actuaron, desde el administrativo hasta los médicos terapistas, es realmente excelente. Sin el apoyo de los enfermeros, médicos, psicólogos y todo el personal de ese lugar los seres humanos que pasamos por eso, no podríamos salir de esta enfermedad”, destacó.

PLASMA CONVALECIENTE

Cabe destacar que Vicente García Insfrán, pasaba sus días en el área de terapia intensiva cuando fue elegido para ser el primer paciente con Covid-19 en recibir el plasma de convaleciente, un tratamiento utilizado para combatir este virus.

“Con la primera transfusión empezaron a reaccionar mis pulmones y con el segundo plasma mi salud se rehabilitó. Fue un proceso paulatino, pero a los doce días volví a sala común. Me hicieron el hisopado y salió negativo”, narró emocionado, luego de “vivir, sentir y padecer” a esta terrible enfermedad.

El 13 de julio, recibió el alta médica y continuó con varios controles externo en el mismo hospital. Hoy califica a la cuarentena obligatoria en los centros preventivos como “el acto más valioso y responsable que tomó el gobierno provincial para cuidar la salud de los 640.000 formoseños”.

Consultado sobre la posibilidad de ser donante de plasma, Vicente indicó que por ser un paciente moderado deberá esperar a tener la recuperación suficiente para ser donante. “Con mucho gusto me gustaría donar porque realmente los que pasamos por la enfermedad deberíamos ser solidarios con nuestra gente”, concluyó.

Por Laura Bogado



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2020 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer