pixel facebook
Sábado 24 de Octubre de 2020

29 ° C Clima

Logo Editorial


HIZO HISTORIA

Una formoseña, la primera mujer gendarme en prestar servicios en el Grupo de Frontera “El Coyte” de Chubut

Melisa Irala tiene 25 años y fue a prestar servicios de control migratorio desde junio


Melisa Beatriz Irala, oriunda de Pirané, tiene 25 años y fue a prestar servicios de control migratorio en el puesto “El Coyte” que depende del Escuadrón 38 “Rio Mayo” de Gendarmería Nacional que, desde su existencia, hace casi 60 años a la fecha, jamás había contado con la presencia de una mujer.

En comunicación telefónica con La Mañana en Vivo, la joven formoseña contó que hace tres meses se instaló en una unidad de vigilancia en este puesto fronterizo que se ubica en la pre cordillera de Chubut a solo tres kilómetros de Chile. Detalló que junto a otros tres efectivos se abastecen de energía con un sistema híbrido, con paneles solares, a batería, por lo cual deben mantener un uso reducido para que dure su consumo diario.

“A los 18 años entré a Gendarmería, mi primer destino fue Jesús María Córdoba, después vine a Rio Mayo que tiene unidades dependientes y entre esas está El Coyte; fue una oportunidad gloriosa y una experiencia única al ser la primera mujer en haber venido”, inició diciendo.

Nunca se mandó personal femenino hasta el mes de junio, cuando me enviaron. Esto me hace sentir muy orgullosa, porque Gendarmería me dio la oportunidad de conocer muchos lugares y la mujer gendarme logró demostrar que está en condiciones de hacer el mismo trabajo que hacen los hombres”, explicó.

En cuanto a sus días en esta zona de intenso frío, relató que comparte estadía con tres compañeros de la fuerza, elaborando pan casero, compartiendo comidas, las horas, y transitando las bajas temperaturas con calefacción a leña.

Lejos de sus afectos, en plena cordillera, aprende a convivir con sus compañeros, con lo que le enseñaron en su instrucción de la Escuela de Suboficiales de Gendarmería en Jesús María, Córdoba.

Los efectivos de Gendarmería que prestan servicio en este puesto recorren los hitos o estancias cercanas, para acompañar a los pobladores de la zona y prestar auxilio cuando lo requieren; lo hacen a caballo o a pie.

“Mi mamá está Pirané y mi papá vive en Salta, ellos están muy orgullosos de mí. Mis abuelos, mi hermano y mis tíos me esperan y cada vez que tengo vacaciones vuelvo a la provincia”, comentó Melisa.

Ella sabe que su destino está signado “donde la Patria la necesite”, y que no solo es una oportunidad de trabajo, sino también un reconocimiento a la equidad de género, un hecho histórico, en un escenario de cambios.



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2020 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer