pixel facebook
Miércoles 05 de Agosto de 2020

27 ° C Clima

Logo Editorial


ECONOMÍA Y COVID-19

El 55, 7% de quienes perciben el Ingreso Familiar de Emergencia son mujeres

Desde la organización Economía Femini(s)ta se destacó que el personal de casas particulares, uno de los sectores de menores ingresos, acceda a la ayuda económica del Estado


En diálogo exclusivo con La Mañana, la licenciada Camila Barón, economista, integrante de la organización Economía Femini(s)ta y columnista del Suplemento Las12 del diario Página/12, afirmó que según lo informado por la Dirección de Economía, Igualdad y Género del Ministerio de Economía de la Nación, el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), creado para reducir el impacto de la crisis económica originada por la pandemia de COVID-19, fue cobrado por un 55,7% de mujeres entre 8.900.000 beneficiarios/as de esa asistencia económica nacional.

“Este dato es muy importante. Pueden acceder al IFE quienes se quedaron sin ingresos, como cuentapropistas, monotributistas y trabajadoras de casas particulares. Entonces, hubo una especial atención en lograr que las mujeres reciban el Ingreso Familiar de Emergencia en este contexto de pandemia”, explicó Barón a este diario.

Asimismo, la profesional recordó que el IFE fue abonado en dos oportunidades, y que habrá un tercer pago. También mencionó que las autoridades nacionales analizan distintas propuestas tendientes a mantener esta iniciativa y “transformarla en alguna otra política pública, que permita proteger los ingresos de los trabajadores y trabajadoras más vulnerables”.

Por otro lado, la economista consideró que existe la oportunidad de que a nivel nacional se puedan discutir cuáles deben ser los condicionantes para cobrar un ingreso de este tipo. “En un principio, el IFE estuvo pensado en términos de hogares, del mismo modo en que el Instituto Nacional de Estadística y Censos mide la pobreza. Una persona es pobre para el INDEC en tanto viva en un hogar que no tenga ingresos que superen la línea establecida por el valor de la Canasta Básica Total”, indicó.

“Hacia adelante, sería interesante evaluar si no existen otras formas de pensar esta clase de ayudas económicas o transferencias de ingresos. Hay varias situaciones que generan diferentes complicaciones, que venimos discutiendo desde los movimientos feministas, y que tienen que ver con la autonomía económica de las mujeres, que es muy importante para evitar situaciones de violencia”, agregó.

“Por ejemplo, si en un hogar el varón sigue trabajando y teniendo ingresos registrados, mientras la mujer se quedó sin empleo por tener un trabajo precario, en ese caso la familia no podría recibir el IFE, porque hay una persona que cuenta con ingresos. Esa mujer que no cobra el IFE pierde su autonomía. El IFE es una política muy importante, pionera en la región. Hay que pensar alternativas para mejorar esta política pública de ahora en adelante, como sacar el contenido ‘familiarista’ de esta iniciativa”, detalló la experta.

Empleo no registrado

Las mujeres se insertan mayoritariamente en empleos no registrados, y el caso del personal de casas particulares es emblemático. Una de cada cinco mujeres es empleada en este sector, y el ingreso promedio de esta actividad es de $ 8.500, la mitad de un Salario Mínimo, Vital y Móvil. Se trata de uno de los sectores más afectados por las disposiciones implementadas en el marco del aislamiento, y con una alta tasa de informalidad, que llega al 70%”, especificó Camila Barón.



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2020 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer