pixel facebook
Miércoles 05 de Agosto de 2020

27 ° C Clima

Logo Editorial


“Yo no ingresé al Ejército para ser deportista”

Sergio Alí Villamayor, el formoseño que se entrena en Budapest y es el primer suboficial del Ejército clasificado a unos Juegos Olímpicos, en este caso los postergados de Tokio 2020, hizo un repaso de su historia en un medio nacional, donde contó algunos pormenores de su vida que hasta acá no eran muy conocidos


La postergación de planes para el año que viene fue para muchos un alivio y para otros no tanto, ya que, como venía la mano, tenían las mejores expectativas y se habían preparado con todo, sabiendo que estaban ante una gran posibilidad en su vida y no querían dejarlo pasar así nomás.

En este grupo está la mayoría de los atletas que para este 2020 se ponían a punto para los esperados Juegos Olímpicos, los mismos que ahora fueron cancelados hasta el año próximo debido a la pandemia del coronavirus que alteró los planes no sólo de los organizadores sino de la rutina que cada uno traía y estaba dispuesto a cumplir con la intención de llegar en buenas condiciones.

Sergio Alí Villamayor, el formoseño que tiene su propio sello en el pentatlón moderno, actividad para la cual ya se aseguró un lugar en Tokio y al que en su momento le tocó custodiar las urnas en las elecciones presidenciales de 2011, toda vez que a pesar del cansancio por haber pasado sus días y noches en una escuela de Buenos Aires aquel fin de semana de octubre, se despertó a primera hora del lunes y se dispuso a entrenar, tiene claro el objetivo.

"Actualmente soy el primer suboficial de escuela del Ejército que clasificó a un Juego Olímpico", comentó con orgullo el Sargento, dejando escapar del otro lado del teléfono, en Hungría, la tonada formoseña que se escucha intacta y no escapa a temas como el repudiado rol de las Fuerzas Armadas durante la última dictadura.

La desigualdad social lo impulsó a dejar la provincia siendo joven y si bien estuvo a poco de abandonar el deporte en 2014, la cuarentena lo encuentra actualmente en Budapest, donde representa al club Honvéd gracias a un convenio. "Acá viven el pentatlón con la pasión de un Boca-River", fundamenta en diálogo con Página12 alguien que asegura mirar, escuchar e imitar a los referentes para alcanzar su mejor versión en Tokio. Acá, parte de la nota:

- ¿Por qué decidiste tatuarte una foto en la que aparecés junto a tu hija?

- “Sólo mi círculo íntimo lo sabe: el 2014 fue un año muy duro en lo deportivo por la incertidumbre que genera la paternidad. No sabía si alcanzaría la plata y hasta sentí que iba a tener que dejar el pentatlón, pero todo se terminó cuando nació Panna. La vi sonreír y todo lo malo desapareció, fue como que se me abrió el mundo. En la foto que me tatué parece que yo la llevo de la mano mientras aprende a caminar, pero en realidad ella es la que me sostiene desde que nació. No sabía si iba a seguir en el deporte y ella, junto a mi esposa (Lantos Imola), terminaron siendo mi bastón. Son mis compañeras”.

- ¿Cómo se vive la disciplina en Hungría, donde estás con ellas?

- “Este es uno de los países con más medallas en pentatlón moderno tanto en Olimpiadas como Mundiales. La disciplina es muy popular y hay competencia a nivel de clubes. Justamente, antes de Lima 2019 logramos salir campeones nacionales por equipos después de varios años y se festejó mucho. Se vive con pasión, como un Boca-River, por eso no es casualidad estar acá ni es la primera vez, queremos alcanzar buenos resultados. Hago base acá y comparto equipo con Ádám Marosi, el húngaro bronce en Londres 2012”.

- ¿Pensaste en volver cuando Argentina cerró fronteras y empezó a repatriar?

- “Tenía todo planificado para volver después de Tokio. Hungría es uno de los países menos afectados y de hecho yo estuve entrenando con normalidad durante todo el tiempo de la cuarentena, que por cierto ya se está levantando. Si bien el club cerró las puertas en general, se mantuvo abierto para los deportistas clasificados a los Juegos Olímpicos y también para aquellos con chances de lograr la plaza. Avisé esto y me recomendaron quedarme. No tengo excusas: Si bien hay pasión, este también es mi trabajo. Para esto se invierte mucho dinero y si el país requiere mis servicios, tengo que estar listo a pesar de que todavía no están confirmadas las competencias”.

- Mejoraste y con el histórico bronce en Lima 2019 clasificaste a Tokio, ¿y ahora qué?

- “Busqué entrevistas a hombres y mujeres que obtuvieron buenos resultados en pentatlón olímpico y me encontré con la historia del mexicano Ismael Hernández, bronce en Río 2016. En la previa, le preguntaron cuántos Juegos se necesitan para ganar una medalla y respondió ‘uno solo’. Fijate qué importante es la cabeza: Fue a Brasil convencido de que el podio era para él y de ahí sacó la fuerza de voluntad. Además planteó que el éxito no es la medalla, sino lograr tu mejor resultado. Lo mismo me había planteado mi señora después de Lima. En Tokio buscaré mi mejor resultado y si viene la medalla, estaré más feliz”.

- Si vamos al inicio de todo, ¿cómo llegás al pentatlón y cuán ligado está eso a lo militar?

- “Yo no ingresé al Ejército para ser deportista. A mí me pasó lo que le pasa al 70 por ciento de los jóvenes en Formosa, que se van por necesidad. Mi papá es excombatiente de Malvinas y no quería que entráramos, quería que estudiáramos y tuviéramos un título, pero los hijos nos revelamos a veces. Entré para hacer carrera y conocí el pentatlón. Después el Comité Olímpico se contactó para que me dejaran competir representando al país y quedé fuera de las actividades militares. En el 2007 nosotros nos pagábamos los viajes, pero cuando apareció el Enard y las becas, la disciplina empezó a crecer en el país”.

- ¿Llegaste a participar de las misiones que suele tener el Ejército?

- “Nos enseñan desde el primer día que el Ejército depende del Estado y nuestro jefe es el Presidente. No podemos opinar ni hacer política, cumplimos órdenes, como por ejemplo ir a repartir comida o cuidar las urnas, como me tocó hacerlo en 2011. En aquellas presidenciales estuve en una escuela de Buenos Aires desde un viernes hasta el domingo. Nos pasaron a buscar en la madrugada del lunes y en la mañana fui a entrenar. En ese entonces cumplía con las dos responsabilidades hasta que me permitieron dedicarme al deporte, por eso soy un agradecido. Sigo siendo de carrera y el día que me retire, volveré a trabajar a la par de mis compañeros”.

- ¿Cómo reflexionás en lo personal el rol de las Fuerzas Armadas en la última dictadura cívico-militar?

- “Mi papá siempre me dijo: lo mejor que te puede pasar en la vida es irte a dormir tranquilo sabiendo que nadie te señala con el dedo. ¿Por qué digo esto? Cuando me fui de Formosa por necesidad, empecé en la institución como aspirante y me dolió mucho que en el tren me gritaran ‘facho’ o ‘asesino’ por ir vestido con el uniforme. Yo a esa etapa no la viví y no me siento identificado. Duermo tranquilo porque sé cómo soy y cómo pienso. No estoy a favor de ninguna dictadura y obviamente eso no estuvo bien. No estoy a favor porque creo en la libertad. Soy partidario de la libertad. Soy deportista y debo ser cuidadoso, hablo con respeto para que nada de lo que digo se tome a mal. Si alguien piensa que soy facho o estoy a favor de una dictadura por agradecer al Ejército esta oportunidad de ser deportista de alto rendimiento, se equivoca”.



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2020 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer