pixel facebook
Miércoles 05 de Agosto de 2020

26 ° C Clima

Logo Editorial


Estrés laboral

Una columna de Tona Galvaliz


Cuando pensamos en el estrés inevitablemente lo asociamos a algo negativo. Sin embargo, en sí mismo no es malo, de hecho, en general nos ayuda a afrontar mejor los problemas diarios poniendo en marcha nuestros recursos.

El estrés es un proceso natural que se produce cuando tenemos un exceso de demanda frente a las herramientas que disponemos; y nuestro organismo se activa con el fin de generar más recursos para atender esas necesidades más rápido y mejor.

Mantenernos activos, hacer cosas con una cierta dinámica y aceleración es positivo, si después nos recuperamos y descansamos.

El problema es que nuestro cuerpo y nuestra mente necesitan parar, reponerse después de un sobre esfuerzo, y si no lo hacemos, entonces se empiezan a producir problemas de adaptación, que implican fallos de los sistemas biológicos-psicológicos-emocionales- energéticos- que antes funcionaban bien.

  • Existe un estrés bueno y otro malo.

Mediante el estrés bueno, aprendemos, incorporamos nuevas actividades, conocimientos, asumimos desafíos y riesgos medibles.

Por ejemplo, cuando vamos al gimnasio, allí con acciones más agiles y rápidas por el tipo de movimientos aumentamos nuestra tensión muscular, nos sobre esforzamos y asumimos mayores retos sincronizados…

Estas actividades a pesar del cansancio, sudoración y agotamiento del momento, nos producen placer, nos estimulan, nos sentimos más eufóricos, alegres y nos hacen sentir bien.

El estrés malo es cuando todo nuestro ser se esfuerza demasiado y, no le dejamos tiempo para que su recuperación, ocasionándonos tensiones y emociones negativas.

  • Las emociones y las conductas influyen en el bienestar y el desarrollo personal ejemplo: las funciones ejecutivas funcionan mejor con un poco de estrés del bueno (Acción con Tensión Estimulante Motivadora), pero cuando estamos agotados el efecto se invierte y nuestras capacidades se bloquean.

  • ¿Que es el estrés laboral?

Es consecuencia de un desequilibrio entre la capacidad y recursos disponibles y la exigencia laboral o la propia para cumplirla eficientemente.

Se produce debido a la excesiva presión y exigencia que enfrenta el trabajador en el entorno de trabajo, y por la impericia al aplicar adecuadamente conocimientos y capacidades.

  • Un trabajador estresado es menos motivado, productivo, efectivo, colaborativo y proclive a enfermar y faltar.

Un trabajo saludable es aquel en que la presión sobre el empleado se corresponde equilibradamente con sus recursos y capacidades personales al ejecutar su labor con grado satisfactorio de control y desempeño en el ejercicio de la actividad; recibiendo apoyo de las personas y organización.

Un entorno laboral saludable es aquel en que la salud y la promoción de la salud constituyen una prioridad y forman parte de la vida laboral.

  • ¿Cuál es la diferencia entre el estrés y el burnout?

El estrés es el precursor del burnout. Si el estrés se acumula, al cabo de cierto tiempo esto da lugar a un burnout.

Un burnout no puede activarse sin haber experimentado primero cierto grado de estrés crónico, no siendo la única causa desencadenante, pero, por el contrario, el estrés puede manifestarse perfectamente sin derivar forzosamente en burnout.

  • Es imprescindible identificar el burnout a tiempo, así como combatir los síntomas de burnout tan pronto como sea posible.

El síndrome de “Burnout” significa en castellano “quemarse”.

Describe una situación de desgaste del trabajador, en la que, en contra de las expectativas de la persona, ésta no logra obtener los resultados esperados por más que se esfuerce por conseguirlo.

El síndrome de “Burnout “es un trastorno; una combinación de agotamiento emocional- físico-psíquico, la sensación de no poder dar más de sí.

Algunas características son la despersonalización, o sea poseer actitud impersonal y negativa hacia los clientes, falta de realización personal.

Acompañado se síntomas físicos: ej. fatiga crónica, cefaleas, insomnio, trastornes gastrointestinales, pérdida de peso, dolores musculares.

Síntomas conductuales: absentismo laboral, abuso de drogas, conductas violentas, comportamientos de alto riesgo.

Síntomas Cognitivos afectivos, distanciamiento afectivo, irritabilidad, recelos, incapacidad de concentración, baja estima, sentimiento de abandono, pesimismo, indecisión, inatención. Falta de energía y entusiasmo, desmotivación, perdida de perspectivas.

Este síndrome, entrará en vigor en 2022, y figurará en la próxima Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11) como un problema asociado al empleo o al desempleo.

  • Lo óptimo es evitar y prevenir el estrés.

Cuanto mayor sea el apoyo que reciba el trabajador de parte de la organización; el control que ejerza sobre su trabajo, la forma en que lo realiza, con más participación en toma de decisiones que atañen a su actividad, menor será la probabilidad de que sufra estrés laboral.

Causas más comunes de estrés laboral:

  • Mala organización de gestión y sistemas de trabajo, definición de objetivos, roles, tareas, reglas cambiantes o poco claras.
  • Excesiva exigencia y responsabilidad. Sobrecarga
  • Manejo de nuevas tecnologías Tics.
  • Relaciones humanas problemática, Ineficiente comunicación y Liderazgo.
  • Salario insuficiente.
  • Condiciones laborales insatisfactorias, contexto social hostil.
  • Clima laboral deficiente, aislamiento, acoso.
  • Tareas monótonas, repetitivas, desagradables.
  • Trabajar con presión, falta de apoyo familiar, exigencias contrapuestas entre familia- trabajo.
  • Jornadas de trabajo inflexibles, imprevistas, largas o fuera del horario normal

Algunas consecuencias y sintomas del estrés laboral:

  • Enfermedades y patologías. Alteraciones Psicológicas.
  • Adicciones, tendencias suicidas, violencia, abusos.
  • Problemas cognitivos, motores.
  • Trastornos en general ej, sexuales, inmunológicos, digestivos, musculares y esqueléticos, cardiopatías, tensión arterial, dolor de cabeza, trastorno del sueño. etc.
  • Problemas emocionales, angustia, pánico, depresión, cansancio, incapacidad para relajarse o concentrarse. etc.

Efectos en lo laboral:

  • Disminución de capacidades, habilidades, productividad, baja calidad del servicio. Menor dedicación.
  • Absentismo. Alta rotación de empleados.
  • Ansiedad, intolerancia, irritabilidad.

Aumento de quejas y reclamos, acciones legales o demandas

  • Relaciones humanas deficitarias.
  • Deterioro en la imagen de la institución de caras al publico

La mejor forma de averiguar si los empleados padecen estrés y conocer las causas es preguntándoles.

¡Escucharlos y Asistirlos!



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2020 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer