pixel facebook
Jueves 09 de Julio de 2020

13 ° C Clima

Logo Editorial


Un “semillero” formoseño cada vez más grande

El club de fútbol infantil Independencia, de donde salieron varios jugadores que después trascendieron las fronteras, cumplió 44 años en un tiempo donde el festejo quedó de lado por la pandemia de coronavirus, pero no así la posibilidad de charlar con su máximo responsable, el entrenador y captador de talentos Juan Carlos Forte, quien recordó cómo fueron los comienzos


Una de las tantas visitas de la gente del “Rojo” al Diario La Mañana, años atrás.

La historia cuenta que en sus comienzos se llamaba Defensores de Fortín Yunká y que participaba de encuentros mano a mano con un equipo del barrio Fontana a cargo de Lito Coronel, otra persona muy vinculada al fútbol infantil de aquellos tiempos, hasta que después deciden anotarse para ser parte del campeonato Evita donde llegaron a semifinales, dándole forma así a lo que hoy se conoce como Independencia, un club de fútbol infantil por el que pasaron jugadores que incluso llegaron a jugar en el exterior.

“Se decidió el cambio de nombre después de juntarnos con el dirigente Anastacio Barreto, quien manejaba el club de voley que funcionaba en la Escuela Industrial”, recordó el entrenador Juan Carlos Forte, en contacto con el programa Ovación Radio que se emite por FM VIVA 102.3.

Una de las cuestiones que llevó a esta variante tuvo que ver con el hecho de no tener que hacer los papeles para obtener la Personería Jurídica, por lo que optaron por utilizar justamente la perteneciente al club Independencia y los primeros pasos bajo esa denominación se dio en la ENET N°1 –como era conocida antes de pasar a estar en la órbita de la provincia-.

“Me acuerdo que empezamos con la gente del club Fontana, después se sumó la escuela de fútbol San Luis Rey entre los que estaba el profesor Cándido Ríos y otro equipo para armar un torneo cuadrangular, el que de a poco contó con más participantes hasta que la iniciativa se divulgó por todos los barrios, que también presentaron sus equipos”, contó Forte.

Fue justamente el profe Ríos quien tuvo la idea de organizar una reunión en la que se propuso crear lo que después se conoció como el fútbol infanto juvenil y se llevó adelante un torneo juntamente con el municipio que en ese entonces tenía al frente a Francisco “Negro” Vega, a quien Forte lo mencionó como “un verdadero amigazo”.

Con la puesta en marcha de la competencia, se dio la posibilidad de empezar a ver a verdaderos talentos, los que por cierto abundaban y aún hoy lo hacen aunque tal vez no en la misma cantidad.

“Yo siempre digo y también me dijeron a nivel nacional las veces que anduve por Buenos Aires, entre ellos gente importante como Daniel Onega, quien se acordaba de Patria del 76, que a los formoseños de mitad de cuerpo hacia abajo no hay con qué darle, es impresionante como juegan, el problema es la azotea que es la cabeza; son muy mamengos”, remarcó.

De aquella época se puede mencionar a varios chicos que llegaron al fútbol grande como los hermanos Espinoza, Gabriel y Javier, el mayor, quien llegó a jugar hasta con Diego Maradona, Cristian Forte, sobrino de Juan Carlos, Aldo Paredes que pasó por San Lorenzo y también estuvo en Boca, entre otros.

“Carlucho”, como lo conocen todos, supo trabajar con equipos de Primera División y de hecho lo hace, pero sin embargo nunca se despegó del fútbol infantil y eso tiene su explicación. “Una de las cosas que me llevó a esto fue mi hijo cuando tenía 3 años y empezó a patear una pelota; lo acerqué a una escuela de fútbol que estaba lejos de casa y por ahí se me complicaba llevarlo, entonces vi cómo era todo y decidí dedicarme de lleno ya que también tengo hermanos que jugaron, mientras que en mi caso lo hice en Fontana, Defensores de Formosa y más tarde en Sol de Mayo”.

Forte se fue metiendo de a poco en esta pasión que terminó por devorarlo día a día y continúa hasta hoy, toda vez que no dejó de mencionar a alguien que fue muy importante para el fútbol infantil de aquel tiempo como el ya desaparecido dirigente y también entrenador pero más que nada formador de jugadores, Víctor Manuel Caballero, quien entre otras cosas fuera presidente de la Federación Formoseña de Fútbol Infantil durante muchos años.

El trato de Forte para con los pequeños que asisten al club siempre fue como el de un padre hacia un hijo, lo que da cuenta de la buena predisposición que existió siempre a lo largo de más de cuatro décadas. “El trato en todo momento para con ellos es de respeto como también con los padres, a quienes les gusta mi trabajo”, comentó en ese sentido.

Para “Carlucho” su mayor orgullo es que todos salgan buenas personas y si a eso se suma que llegan a cumplir el sueño de debutar en Primera en un club importante, entonces el trabajo fue más que perfecto. “Esa fue siempre mi idea y más allá de que algunos se enojaban conmigo ya que decían que primero miraba la parte económica, nunca fue así; yo veo que el chico tiene talento y me doy cuenta cuando está preparado para trascender”, se defendió.

Lo concreto es que a lo largo de todo su recorrido supo hacerse de contactos importantes, que justamente facilitaron que esa misión pueda ser cumplida ayudado por el talento de los que fueron pidieron cancha y ejemplos, como los mencionados, hay un montón. Eso también es Independencia y pretende serlo por más años.



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2020 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer