pixel facebook
Domingo 12 de Julio de 2020

16 ° C Clima

Logo Editorial


DETRÁS DE LA PANDEMIA

Una columna de Enrique Zanín


No todo lo que vemos es real. No todo lo que se pronostica necesariamente sucederá. Es tal la catarata de informaciones que por momentos no sabemos distinguir verdad de mentira, realidad de ficción. Como un cuento de Isaac Asimov, nos proyectan al futuro donde la Trilogía de la Fundación se hace más real y verosímil. Agnósticos, agoreros, predicadores de la hecatombe, así como promotores del nuevo mundo, se juntan para darnos un panorama en ciernes de lo que no se conoce en profundidad.

Esto genera confusión, temor, y puede provocar pánico y caos. No podemos caer en ese estado de cosas que derrumban las construcciones políticas y sociales que hacemos entre todos. Como sociedad organizada, aportamos siempre la ecuanimidad de nuestros juicios y buscamos el equilibrio en nuestras acciones.

Claro está que, en esta etapa, los reclamos por mayor actividad económica se hacen más fuertes, porque no es posible sostener en el tiempo el cierre de empresas. La economía también es salud, porque el trabajo dignifica, hace sostenible a la familia y genera circuitos virtuosos en una sociedad que necesita construir mejores alternativas. Las PyMEs en este escenario, son fundamentales para sostener la economía. Somos un pilar insoslayable de cualquier proyecto de recuperación. Sin PyMEs no hay posibilidad de generar futuro.

Pero también, lo que observamos, es una especulación y una estrategia de denostar y desprestigiar a los que conducen, a los dirigentes desde el Presidente de la Nación, los Gobernadores y los intendentes, porque en ellos descansa la arquitectura del día después, junto a la sociedad organizada. Solo basta ver algunos canales de noticias, algunos periódicos de circulación nacional, para visualizar claramente lo que aquí afirmamos. En los periódicos, el título de una nota no guarda relación con el contenido, pero ese encabezamiento demuele al Gobierno, siembra dudas sobre las acciones de los funcionarios y busca el enojo social. Dentro de la nota, no existe relación con el título. Todo lo contrario. Se desarrollan conceptos que contradicen el enunciado. Una técnica periodística repudiable, pero real.

Da la impresión que se quiere demoler las acciones de gobiernos que demuestran, como en el caso de Formosa, muchos aciertos en el manejo y la conducción de la crisis. Muchos se quieren montar en esta pandemia, como un virus más, para demoler preceptos de buena convivencia cuando más la sociedad lo necesita.

Como alguna vez relaté, en la fábula sobre San Francisco de Asís y el Lobo de Gubio, en la pluma de Rubén Darío, cuando las personas se acostumbran a la mansedumbre de la bestia, que antes atacaba rebaños y personas, y ante la conversión hacia un manso animal, comienzan a menospreciarla, vituperarla y hacer de ella un escarnio público. Antes le temían, ahora la persiguen y castigan.

Rubén Darío nos obliga a reflexionar sobre las actitudes de nuestra sociedad para con nuestros semejantes, sobre el respeto de los derechos del otro, sobre la necesidad de alcanzar una mejor convivencia y que la solidaridad debe imperar entre hermanos. Evaluemos nuestras actitudes y pongamos racionalidad a nuestros actos para no convertirnos todos en fieras enfurecidas, y trabajemos seriamente en este proyecto de construir una sociedad más justa, más libre y más equilibrada.



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2020 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer