pixel facebook
Martes 26 de Mayo de 2020

14 ° C Clima

Logo Editorial


Sobre lo habitado


I


Me despierto

boca arriba en una casa

abajo de otra

y es como si la casa de arriba

fuera la vida con su cualidad irreverente

cruje, tiembla, vibra,

suena en forma de pasos pesados

de pibes que quieren correr

sin patio

de gente que se grita entre habitaciones

como si aquella casa fuese gigante

y esta casa no supiese de su precariedad.


En todo,

nadie puede juzgar el dolor

de otro que no habita.

Aquella casa está atiborrada

de pibitos con madre

padre y mascotas

que al mediodía comen,

que a la tarde desean jugar,

que a la noche desean no haber nacido,

o quién sabe qué cosa.


En esta casa

boca arriba veo la humedad

en una pieza que fue covacha

que fue aguantadero

que fue lecho

y ahora habitación

donde las paredes cuelgan

postales de la obra de un pintor

conocido por su madre

por su padre y por mí.

Pero la habitación no es mía.

Soy apenas

desencuentro

huérfana

medio hermana

sobrina tía prima,

vecina.

II

Una menor aprende a hablar en aquella casa

entonces abajo

nos convocamos en el baño

que tiene un cielorraso alto

y un ventiluz

por donde entra como viento la infancia

que escuchamos emocionados

mirando al techo

como si se pudiese atravesar el yeso con la compasión.

Tenemos las manos entrelazadas

apoyadas en el pecho

en un gesto poco común de alegría

que en seguida nos avergüenza y volvemos

al fin a ser nosotros

los de la casa de abajo:

Ariscos y desganados

una performance punk

donde no existe

dueño del desapego.

III

En la entrada

hay un pequeño reproductor de música

que sigue funcionando

con un cassette de Piazzolla-Goyeneche

que tiene ruido de grabación vieja

o de viejo reproductor de música

o de voces viejas.

Algo o todo aquello suena viejo

y se mezcla con la electrónica

de la computadora

en un cuarto de abajo,

pero también con un CD-rom compilado

de Spinetta del 80’

que se cuela

desde la casa de arriba.

Atravieso las habitaciones

como en un baile perceptivo

y llego a la cocina donde hay una tía

/abuela

/hermana

/madre de todos

cociendo arroz con pollo y alcauciles

al lado de un perro que se muere

y sangra

por los agujeros.



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2020 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer