pixel facebook
Viernes 25 de Septiembre de 2020

25 ° C Clima

Logo Editorial


#Son 30.000 #Nunca Más

La verdad más íntima de Gonzalo Tarelli

Al cumplirse el 44° aniversario del último golpe genocida en nuestro país, Cronopio honra la Memoria, la Verdad y la Justicia con el testimonio que Gonzalo Tarelli nos brindó hace tres años. Hijo de Victoria Montenegro, nieta restituida por Abuelas de Plaza de Mayo, cuenta en esta nota los días en que su madre descubría quién era realmente


Por Washington

Él mira su rostro en las aguas, cual Narciso. Lo palpa, lo recorre con minuciosidad, buscando verse a sí mismo con premura. No busca belleza. Busca una identidad que le fue velada por mucho tiempo, desde que su madre solía no ser quien creía.

Gonzalo Tarelli hoy tiene 24 años. Hijo mayor de Victoria Montenegro, nieta restituida por Abuelas de Plaza de Mayo, rememora ese duro proceso que significó también para él y sus hermanos transitar el camino de la aceptación a partir del momento en que su madre reconstruía su propia historia y la de sus antepasados.
Ella es hija de Hilda Ramona Torres Cabrera y Roque Orlando Montenegro. Los tres fueron secuestrados en Lanús, zona sur del Gran Buenos Aires, entre el 10 y el 13 de febrero de 1976, en un operativo que comandaba Herman Antonio Tetzlaff, jefe del grupo de tareas del Centro Clandestino de Detención "El Vesubio", quien junto a su esposa, Carmen Eduartes, se apropió de Victoria y la llamó María Sol, con sólo unas dos semanas de vida.
En el año 2000, ella confirmó que era hija biológica de "Chicha" y "Toti", como les decían a sus padres biológicos, quienes habían sido secuestrados y luego desaparecidos.
Unos 10 años después, los restos de su padre "Toti" aparecerían y cambiarían sustancialmente la historia de Victoria y sus hijos, Gonzalo, Sebastián y Santiago.
"Una noche jugábamos a la pelota con mi hermano en nuestra casa. Era un departamento chico en el que claramente estábamos haciendo mucho lío. Pero mi mamá no nos decía nada. Estaba muy concentrada viendo la tele. Cuando nos acercamos a preguntarle qué miraba, vimos que en la televisión pasaban una foto de Hilda (hasta ese momento no sabíamos quién era) y una señora diciendo que era su abuela y que la estaba buscando. Pero creo que por la edad que teníamos, no llegamos a comprender en ese momento qué es lo que pasaba. Le preguntamos si estaba bien. Y como nos dijo que sí, seguimos jugando a la pelota", rememora Gonzalo ese primer momento en que sus vidas cambiarían por completo.
Aun así, el proceso fue gradual y tomó su tiempo para aceptar la nueva realidad. Todo se daría paulatinamente, no hubo drásticas repercusiones en el entorno familiar: "Si bien mi mamá había recuperado su verdadera identidad y a nosotros ya nos habían cambiado el documento, era nada más que el comienzo de un proceso que duraría varios años más. Lo que sí me acuerdo que me sorprendía era ver cómo nuestro entorno, no sólo familiar sino también vecinos y amigos de la familia, parecía saberlo de antes".
Gonzalo vive en el barrio de Lugano, de la Ciudad de Buenos Aires. En diálogo con Cronopio, cuenta que gusta de la política, es militante de la agrupación Kolina y también se dedica a la fotografía y al deporte. Era apenas un niño cuando comenzó la tarea de reconstruirse en función de haber sabido quién era su madre: "Al principio fue difícil, porque la relación con Herman era muy buena. Desde muy chico pasábamos muchas horas teniendo largas charlas en las que continuamente bajaba una carga ideológica muy fuerte. Todos los años, para el Día del Ejército, nos hacía desfilar por el pasillo del departamento con su uniforme (lo que por la edad nos podía quedar). Pero fue a partir de la verdad que esto se empezó a revertir, conociendo en un primer momento a nuestra familia en Salta y a partir de entonces dar el lugar a esta historia que se presentaba. La militancia fue otro avance definitivo en la recuperación de la identidad, porque me permitió entender mucho más sobre mis abuelos".

--------------------------------------------------------------------------
# ¿Qué cambió en la relación con los apropiadores de tu mamá a partir de haber descubierto sus orígenes?

- "Con Herman mucho no cambió.?El falleció al poco tiempo, yo todavía no había podido tomar conciencia de todo lo que había hecho. Con Mari fue un poco diferente, pero nunca cortamos la relación. Hoy tengo en claro que mis abuelos son Toti e Hilda".

# ¿Tu realidad te acercó o alejó de algunas personas? Es decir, ¿influenció de alguna forma en las relaciones, laborales, de amistad... de pareja? ¿En qué medida?

- "Nos acercó a nuestra familia, que hace mucho tiempo nos buscaba, a muchos tíos y primos maravillosos".

# ¿Qué opinión te merece el fallo que otorgó el beneficio del 2x1 a un represor?

- "Creo que es un fallo que intentó profundizar el modelo que se viene implementando en la Argentina desde fines del 2015. Si bien la que falló fue la Corte, son los mismos jueces que el Presidente metió por DNU.
El mismo Presidente fue quien dijo que los derechos humanos eran un curro. Son sus funcionarios que cuestionan las cifras y quieren instalar nuevamente la teoría de los dos demonios.
Porque tienen la necesidad de retroceder, de que se deje de hablar de esta historia, porque sus apellidos están directamente involucrados. Son los civiles que se escondieron detrás de las botas y los tanques".

# ¿Qué pensás de la respuesta de la sociedad frente a esto, la movilización en repudio y la posterior decisión del Congreso?

- "Fue realmente emocionante ver cómo desde temprano la gente iba llenando la Plaza, ver cómo los abuelos levantaban bien alto sus pancartas, cómo los más chicos agitaban bien fuerte su pañuelo, cómo esas miles y miles de personas que llegaban hasta donde la vista no alcanzaba a ver, acompañaban a nuestras Madres y Abuelas con una consigna muy clara, que era: 'Nunca más la impunidad en la Argentina'".

# ¿Cuál o -mejor dicho- cómo es tu compromiso con las causas de Derechos Humanos?

- "Más que como compromiso, lo veo como una obligación que tenemos las personas de comprometernos para poder revertir las situaciones de injusticia, desde el lugar que sea. El mío es militando, levantando las mismas banderas que mis abuelos y todos esos compañeros que se comprometieron hasta las últimas consecuencias para poder vivir en un país con más justicia social".

# ¿Qué sentís al contar tu historia? ¿Por qué la contás y qué importancia reviste para la sociedad?

- "Al principio, más de chico... me costaba bastante. Era un país diferente que generaba muchas contradicciones, porque donde todavía había impunidad, era difícil poder comprender lo que había pasado. Durante los gobiernos de Néstor y Cristina fue que se acompañó la lucha de las Abuelas y las Madres, que se tomaron los Derechos Humanos como política de Estado y donde se pidió perdón en nombre del Estado por la vergüenza de haber callado durante tantos años de silencio. Creo que el ejemplo más claro es ver cómo la sociedad argentina festeja la aparición de cada nieto o nieta al que se le puede devolver su identidad".

# ¿Qué significa Abuelas para vos?

- "Si lo tuviera que describir en una palabra, son maravillosas. Cuando tengo la oportunidad de acompañarlas en alguna charla sacando fotos y las escucho, trato de pensar de dónde sacaron toda esa fuerza y valentía que tuvieron para hacerle frente a esa terrible dictadura, que todavía tienen intacta y que no hay dudas de que van a seguir teniendo. Son la prueba de que el amor tarde o temprano vence al odio siempre".

# Hoy por hoy... ¿quién es Gonzalo Tarelli?

- "Un joven de 24 años que siente un gran orgullo por los abuelos que tuvo, y que gracias a las Abuelas, mi mamá pudo recuperar su identidad. Gracias a eso, hoy podemos soñar con los mismos sueños de aquellos compañeros a los que quisieron borrar para siempre".



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2020 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer