pixel facebook
Jueves 09 de Abril de 2020

13 ° C Clima

Logo Editorial


Patrimonio sociocultural


La preservación de los bienes de valor histórico no suele ser prioridad para muchos funcionarios y funcionarias en distintos puntos de la Argentina; y es hora de que las autoridades entierren esa desidia y avancen no sólo en la digitalización paulatina de los materiales impresos, sino también en el fomento de una mayor conciencia acerca de la relevancia de los patrimonios socioculturales, tanto nacionales como provinciales o comunales.

En distintos rincones del país, pueden comprobarse diferentes necesidades edilicias en los establecimientos donde funcionan Archivos Históricos o Bibliotecas Públicas, además de requerimientos urgentes de digitalización no sólo por el avance de las nuevas tecnologías, sino también por el deterioro que el paso del tiempo provoca en los documentos, diarios y demás publicaciones de relevancia histórica que forman parte del patrimonio sociocultural de una comunidad.

En paralelo, es fundamental crear una mayor conciencia en la ciudadanía acerca del cuidado y el valor de los registros históricos o socioculturales. Como ejemplo, puede mencionarse que algunas personas, luego de solicitar y retirar un libro del Archivo Histórico de Formosa o de cualquiera de las Bibliotecas locales, no suele cuidar el material como corresponde, y lo devuelve con algunos daños. Eso sucede cuando no hay responsabilidad a la hora de asumir el compromiso de pedir un bien ajeno y devolverlo en iguales condiciones. En esos casos, se afecta a toda la comunidad, porque esos textos pertenecen a la ciudadanía en su conjunto.

A su vez, estas situaciones se dan en un escenario en el cual, como señalan ciertos especialistas, la circulación abrumadora de textos e imágenes, y un presente que lo ocupa todo, ocultan que cada vez se busca y se puede conservar menos, porque la tecnología para reproducir materiales queda obsoleta en pocos años y porque nuestra propia cultura se está olvidando de los Archivos, ocupada en producir para el día de hoy. Esto implica un reto semejante al de la digitalización, que es el de hallar modos de conservar los bienes en diferentes soportes, para evitar su futura obsolescencia.

En este marco, algunos pronostican una “era oscura digital”: una pérdida absoluta de nuestra memoria colectiva, por no poder acceder a los materiales o a los soportes en los cuales han sido guardados. Por ello, una vez se dijo que las sociedades parecen vivir en un “presente continuo”, desde el cual es cada vez más difícil pensar el pasado y preocuparse por el futuro. Por estos motivos, en algún momento se solicitaron procedimientos para cambiar los formatos físicos digitales de los archivos de modo progresivo. Pero el logro de este objetivo depende de los gobiernos, las empresas, las Universidades y los centros de investigación.

Por lo expuesto, el mantenimiento y el procesamiento necesarios para conservar aquellos materiales que registran nuestro pasado implican un trabajo consciente, interdisciplinario y colectivo, con un gran compromiso por parte de la comunidad, que debe mostrar interés en cuidar aquellas documentaciones que pueden tener valor histórico o sociocultural. Es el único modo de impedir que la sociedad argentina pierda la memoria y luego vuelva a cometer los errores del pasado.



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2020 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer