pixel facebook
Jueves 09 de Abril de 2020

12 ° C Clima

Logo Editorial


Políticas sanitarias


En la Argentina, las prestaciones públicas de salud muchas veces son insuficientes y se alejan de sus finalidades, con todos los daños que esto produce en la población y con efectos difíciles de estimar o predecir, pero que en todos los casos resultan perniciosos para los ciudadanos. Por ello, y luego de más de dos meses de la recuperación del Ministerio de Salud de la Nación, es recomendable enfrentar las falencias generadas durante la gestión de Cambiemos en los sistemas públicos de salud, y trabajar para generar un cambio profundo y positivo en todo lo concerniente a este esencial y delicado tema.

Algunos referentes del sector sanitario afirman que las políticas destinadas al área durante la administración de Mauricio Macri no fueron analizadas con seriedad, y enumeran una serie de consecuencias que se registran en diferentes puntos del país: degradación hospitalaria, desidia e ineficacia en la prevención de ciertos males.

En este escenario, a veces se critica a las prepagas por los incrementos de sus aranceles, sin mencionar los enormes costos que implica la actividad sanitaria y que su crecimiento es fruto del abandono del sector público. Además, hay silencio sobre ciertas conductas de sindicatos y agremiaciones. Tampoco se mencionan cifras de ausentismo de especialistas, ni incumplimiento en el sector público al que muchos dicen defender. Todas estas cuestiones son mencionadas, de manera abierta o reservada, por varios profesionales de la salud, hasta ahora sin obtener buenos resultados.

Todo lo expuesto obliga a las nuevas autoridades del Ministerio de Salud, y a sus pares en las provincias, a ser sumamente cuidadosos en sus planificaciones, serios en sus decisiones y eficaces a la hora de ejecutar sus políticas. El objetivo de los funcionarios y funcionarias del Estado debe ser, como expresa el Presidente, dejar de lado las diferencias personales y trabajar en conjunto para sacar al país del estado de emergencia en el cual se encuentra.

A partir de esa meta primordial que tiene la clase dirigente, es fundamental pensar y concretar aquellas medidas que resulten necesarias para alcanzar una salud pública más equitativa, atacando los conflictos existentes. Ciertos centros de salud y servicios de emergencia no tienen el equipamiento ni el personal que precisan para cumplir con sus obligaciones. Varios prestadores están muy comprometidos en la renta y no brindan respuestas adecuadas. Durante años se gastó en exceso, sin invertir en lo que corresponde. Y se requiere una política estratégica de recursos humanos.

En síntesis, es innegable que las autoridades tienen que impulsar cambios profundos en el área. La gestión sanitaria implica una búsqueda de la excelencia en la prestación, la eficiencia en el proceder y el éxito en la atención de los beneficiarios. Pero también implica un compromiso que va más allá de lo material o del cumplimiento de las metas o normas establecidas, y que se relaciona con la obligación moral de todo médico y médica, y de las carteras de Salud, de preservar el bienestar físico y la dignidad del paciente, un principio que nunca, bajo ninguna circunstancia, debe ser ignorado.



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2020 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer