pixel facebook
Miércoles 08 de Abril de 2020

11 ° C Clima

Logo Editorial


La llave del progreso


El ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación prometió que trabajará con Formosa en todo lo que esté a su alcance, en el marco de una gestión que, dijo, estará enfocada en “recuperar” y “descentralizar” las políticas de esa cartera.

“Volver a recuperar este lugar es apostar al futuro. Nos enfrentamos a un mundo donde el conocimiento es un valor fundamental y tuvimos cuatro años de (Mauricio) Macri dándole la espalda. Hoy volvemos a caminar hacia adelante”, aseguró Roberto Salvarezza, devolviendo la esperanza a proyectos que se encuentran paralizados o directamente no pudieron arrancar en el último tiempo, entre ellos al menos un par que interesan especialmente a nuestra provincia para impulsar su desarrollo.

Es que, en esta época, la más importante palanca de transformación está dada por la investigación y el desarrollo científico-técnico. El conocimiento producido y aplicado no sólo es hoy la principal fuente de riqueza, sino que agudiza cada vez más las desventajas del intercambio comercial de aquellas naciones que cuentan básicamente con materias primas de poco o escaso valor agregado.

Por eso, en términos de estrategia de desarrollo a mediano y largo plazo, tiene una importancia clave que el país revierta su situación presente en materia científico-técnica y realice obras y promocione actividades en aquellas provincias que, como la nuestra, durante décadas han sido desfavorecidas por las políticas centralistas.

Para esto deben implementarse mejoras en el ámbito educativo que orienten la formación de más y mejores científicos y técnicos. Además, se debe fomentar la investigación y la implementación de los desarrollos que hacen falta en el campo productivo.

La medida del desarrollo científico es, en la mayoría de los casos, la medida de una nación. La ciencia es la llave que puede abrir la puerta al progreso de los pueblos y su bienestar; y en este sentido conlleva una responsabilidad social que, asumida, la ennoblece y la completa. En un país como la Argentina, tan desesperadamente necesitado de industria y tecnología, la ciencia se vuelve un lujo muy caro si no encuentra vías de retorno al servicio de la comunidad.

La mala política -o la politiquería, como prefiera llamarse- se ha encargado durante años de declamar, generalmente con fines electoralistas, la importancia de la ciencia; pero, al mismo tiempo, no se encargaba de tomar en serio la tarea de planificar y trazar líneas de Política Científica -con mayúsculas- que contemplaran las necesidades reales del país y sus regiones.

La Argentina sufrió así un gran atraso, que no será posible revertir con recetas que ya han fracasado. Inútil será volver a repatriar “cerebros” brillantes, por ejemplo, si no van a ser insertados en un esquema que tenga sentido para la comunidad que, en definitiva, es la que termina pagando sus sueldos como a cualquier empleado público.

Las palabras de Salvarezza, no obstante, son un aliciente para los formoseños, que aguardamos ansiosos un más que merecido apoyo del Gobierno nacional para hacer realidad nuestra propia palanca de desarrollo.



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2020 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer