pixel facebook
Domingo 05 de Julio de 2020

21 ° C Clima

Logo Editorial


Repercusiones en Formosa de la música rock y pop en la década del 60 (Segunda Parte)

En este nuevo anticipo de los Tomos IV, V y VI de su “Historia General de Formosa”, el doctor Marcos Molares continúa su reseña sobre las primeras agrupaciones de “La Nueva Ola” de los 60


El abogado e investigador Marcos Raúl Molares brindó a Cronopio más información acerca de la forma en que la Provincia de Formosa vivió el surgimiento de la música de la década del 60 en la Argentina y en el resto de América Latina, también denominada como “La Nueva Ola”, a través de textos que integrarán los Tomos IV, V y VI de su “Historia General de Formosa”.

En esta ocasión, el profesional se refirió a otras bandas “pioneras” del rock y el pop de aquellos años en Formosa, y mencionó los espacios de nuestra provincia en los cuales esas agrupaciones interpretaron sus diferentes repertorios.

Para el investigador, durante la década del 60 se produjo “una eclosión musical en Formosa”, con “el surgimiento de conjuntos e individualidades musicales” que se sumaron de modo integral o parcial “al movimiento de la Nueva Ola nacional, incorporando a sus repertorios temas de gran éxito en los centros porteños, y que ellos reproducían con un particular estilo localista”.

“La mayoría de las bandas trabajó de manera autodidacta, con instrumentos artesanales y precarios, muchos de ellos fabricados de apuro; pero con gran entusiasmo, pasión y creatividad, se lanzaron a ensayar en sus casas, para luego presentarse en sociedad en domicilios particulares, clubes, asociaciones, locales bailables e incluso en la televisión de circuito cerrado que había en la ciudad. Inclusive, se animaron a componer canciones que pasaron a conformar el rico reservorio pop formoseño”, explicó Molares a este Suplemento.

Según el autor, la Pista El Pajarito, de Juan Cáceres, fue un emprendimiento que dio mucho apoyo a estos primeros músicos “nuevaoleros” que se plegaban entusiastamente a esta movida de nuevos ritmos donde se celebraba al rock, al twist, al pop, pero también a la salsa, la cumbia, la bossanova y a otros ritmos tropicales, abordando de esa manera diversos géneros pero casi siempre dándoles “una impronta particular que denotaba la ansiedad que tenían por hacer algo más que imitar a sus ídolos nacionales e internacionales: querían conferirle un sello característico a sus interpretaciones, más allá de la precariedad de sus instrumentos y equipos de sonidos, y la austeridad de sus escenografías”.

A continuación, el escritor indicó que los pioneros de estas “movidas nocturnas” fueron Los Titanes (disueltos en 1969) y sus sucesores: The Wonderful (1969/1970), quienes ejecutaban canciones de Los Iracundos, Los Gatos y Pomada, entre otros. Al alejarse uno de sus miembros, Mingo Rey (Juan Domingo Recalde), formó Grupo 5, de breve duración. Así también debutaron en esta pista The Jockers (1966-1969), gracias a la gentileza de su propietario. Tocaban temas de Los Iracundos, Los Pick Ups y también de varios intérpretes de moda: los Teen Agers cordobeses, los Teen Tops y Los Shakers, entre otros. Fueron banda soporte de Los Iracundos, Juan Ramón y Los Pick Ups, en varias oportunidades, en Casa Paraguaya.

“En esa maravillosa década del 60 también salta a la palestra el grupo Big Blue (1961-1966), con un repertorio que abarcaba covers de los Teen Agers (una de las bandas fundadoras del rock en español), Chico Novarro, Leo Dan, Juan Ramón, Jackie y Los Ciclones, Los Iracundos, Los Gatos Salvajes, La Charanga del Caribe y Los Wawancó, entre otros”, agregó.

“Por su parte, Los Ciclones (1964-1966) emergieron como un peculiar conjunto para ejecutar canciones de moda y, además, tocar temas de Los Beatles, en inglés y en español; con la voz de Víctor Danieri, en su primera etapa, y la de Víctor Alfonso, en su ciclo final. Debutaron en El Cabildo, y luego tocaron en El Molino, Casa Paraguaya, El Palenque, el Club Policial, el Club Patria, el Círculo de Gendarmería, el Cine Fontana y otros locales bailables en boga”, mencionó.

“Asimismo, la voz de Yola Yoli (Yolanda Rafart, 1937-2010) le otorgó el toque femenino y sensual que a la corriente musical formoseña, en sus diversos géneros, le estaba faltando. Ella emprendió una carrera como cantante en diversos grupos locales y también como solista, transformándose con el tiempo en una de las personalidades artísticas más importantes de la cultura formoseña”, puntualizó.

“Por su lado, el cantautor del Barrio San Miguel, Daniel Patiño, se impuso con sus sucesivos éxitos en la palestra nacional, ya radicado en Buenos Aires. En 1967 grabó en RCA su gran éxito: ‘Faltan Cinco pá' las Doce’. Otro hit fue ‘Puerto Abandonado’. A lo largo de su carrera registró una docena de LP con temas de distintos ritmos: melódicos, litoraleños, y también del acervo paraguayo y mexicano”, contó el doctor Molares.

Sumado a esto, Molares expuso que al disolverse Los Ciclones, algunos de sus integrantes fundaron el grupo Armoni (1966), que se dedicó a tocar música tropical, incluyendo temas como “Caravana” de Los Iracundos y “El Huerfanito” de Los Wawancó, entre otros. Eran exclusivos de Casa Paraguaya. “Lamentablemente, su tránsito por los escenarios fue fugaz”, acotó.

En otro orden, el escritor añadió que la banda The Royal´s Twist (1963-1965) debutó en el Club 1º de Mayo, y a partir de allí se lanzó de lleno a animar bailes. Actuó repetidas veces en las pistas de El Pajarito y del 8 de Diciembre. Cantaban temas de los Teen Tops (“Pensaba en ti”), Los Pick Ups, Jackie y Los Ciclones (“Limbo Rock”), Billy Cafaro (“Pity, Pity”), Los Iracundos (“Calla”), Los Caucanos (“Recuérdame”) y Leo Dan, entre otros. Incluso, acompañaron al popular Danny Martin en su visita a Formosa.

Seguidamente, Molares comentó que un sacerdote diocesano formoseño, Benito Alejandro López, fomentó y patrocinó al primer grupo musical del género rock-pop que surgió de un grupo juvenil religioso perteneciente a la feligresía de la Capilla del Barrio San Francisco. Esa banda se llamó Terrón de Azúcar (1968-1980; se refundó en 1997). Su repertorio incluía covers, especialmente, de La Joven Guardia, Los Iracundos, Los Galos, Los Angeles Negros y Los Náufragos.

“Como resultado de la rica experiencia musical adquirida por la juventud formoseña durante la década del 60, al abrigo de la mentada Nueva Ola, en el año 1971, un grupo musical denominado Los Tigres obtuvo el primer premio en el rubro ‘Nuevo Ritmo’, con el tema ‘Tímido muchacho’, composición musical del creativo Amado Vargas, engalanada por la voz de Víctor Danieri”, subrayó el letrado.

“El certamen nacional del cual participaron con otras delegaciones de todas las provincias, se realizó en Buenos Aires, con el rótulo de ‘Primer Encuentro Musical de la Juventud Argentina’. En el rubro Tango, fue finalista el recordado Mingo Rey, lo cual demostraba a las claras el alto nivel artístico que ostentaba esta generación de músicos nativos. Si como muestra no bastaba un solo botón, en los festivales de Cosquín de los años 1962/1964, los intérpretes de Formosa, como Delegación e individualmente, brillaron con sus talentos cosechando Primeros Premios”, manifestó Marcos Molares.



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2020 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer