pixel facebook
Jueves 27 de Febrero de 2020

35 ° C Clima

Logo Editorial


HISTORIAS DE CORAZÓN

“La tía Elba”, una gran maestra que educó a varias generaciones

A sus 96 años, recordó sus años de docencia: “Siempre me tocaban los más chiquitos, de los primeros grados”


Elba Albornoz o “la tía Elba”, como todos la conocen, es una mujer de 96 años que marcó la historia de varias generaciones. Apasionada por la docencia, recorrió diferentes instituciones educativas, donde con amor y paciencia brindó conocimientos y fundamentalmente valores a sus estudiantes.

“Siempre me tocaban los más chiquitos, de los primeros grados. Trabajaba todo el día porque había muy pocas maestras”, cuenta “la tía Elba” a La Mañana, mientras aprieta los dedos en su mesa de jardín, con deseos de seguir jugando a las cartas. A su lado, un mate y ese aroma agradable que sólo se siente en la casa de la abuela.

Esta seño, a quienes sus alumnos aún la saludan cuando la cruzan en la calle, llegó a ser directora de la Escuela Nº 58 durante muchos años. Hoy, pasa sus tardes jugando a la loba, haciendo crucigramas, pintando y tejiendo; siempre rodeada del amor de su familia.

Pasó por escuelas de Ibarreta, Fontana y varias de la capital provincial. Con su primer sueldo, compró un caballo. “Era necesario para ir a la escuela porque en ese tiempo no había otro medio de transporte”, cuenta Gladis, su hija. “Algo había que hacer”, añade Elba.

Cuando llegó a la ciudad, vivió junto a su familia en un hotel ubicado en 25 de Mayo y Moreno, donde hoy funciona una conocida farmacia. Luego compraron una casa en la esquina de 9 de Julio y José María Uriburu, lugar donde se crearon los mejores recuerdos familiares. Allí hoy funciona el Correo Argentino.

Puertas abiertas

Elba tiene tres hijas, tres nietos y dos bisnietas. Ellos son testigos fieles de un gran ejemplo de solidaridad y ternura desinteresados hacia los demás. Esta mujer acogió en su hogar a muchas personas de manera desinteresada, en su mayoría gente del interior que llegaba por primera vez a la capital.

“Siempre recibí gente en mi casa. Venían chicos del interior a estudiar o familias que tenían turno en el hospital. Todos tenían un plato de comida en mi mesa o un lugar donde dormir”, cuenta tímidamente Elba. Afloran en su memoria aquellos tiempos en que recibía a sus visitas y la emoción provoca un silencio profundo.

Recuerda una vez que siempre iba al Hospital Central a ver quién no tenía donde dormir. Se encontró con la historia de un hombre muy mayor con una enfermedad terminal, que la conmovió. “Mi mamá lo trajo a casa y lo cuidó hasta el último minuto de su vida”, relata Gladis. “Para qué me dio Dios las cosas si no es para darles a los demás”, sentencia sin dudar doña Elba.

Luego de una ardua vida dedicada a cuidar a los demás, la querida tía Elba irá a vivir junto a sus hijas a Salta. La espera el resto de su familia que vive ahí y mimará y cuidará de ella. En Formosa quedará por siempre el recuerdo de una de las mejores educadoras que tuvo esta provincia. De esas maestras, “que ya no hay”.



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2020 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer