pixel facebook
Jueves 27 de Febrero de 2020

32 ° C Clima

Logo Editorial


Informalidad y desempleo


Como vienen advirtiendo varios analistas desde hace tiempo, uno de los aspectos en los cuales se reflejan las consecuencias de la recesión económica actual es el nivel de desocupación, que en un determinado momento volvió a tener dos dígitos en la Argentina y amenaza con crecer si no se siguen tomando medidas urgentes para revertir esta situación; y la juventud sigue siendo uno de los sectores más perjudicados por el contexto actual.

De acuerdo a un informe privado divulgado por la Fundación Ses y Estudios Atenea, seis de cada diez jóvenes de entre 18 y 24 años relevados carece de un empleo formal. Además, el 40% de los y las jóvenes de 16 a 29 años que fueron consultados se encuentran en situación de pobreza, y la indigencia se duplicó entre 2018 y 2019, y en rango de edades.

En este sentido, se remarcó que las cifras de pobreza e indigencia en las juventudes “alarman”, y deberán ser el desafío de las políticas públicas de los próximos años. A su vez, se señaló que el acceso a la educación básica cuenta con determinantes socioeconómicos, ya que cinco de cada 10 jóvenes de sectores bajos poseen el Secundario incompleto, mientras que en los sectores altos esta relación se reduce a tres de cada 10.

En lo concerniente al acceso a la Universidad, se conoció que de acuerdo al mencionado relevamiento, sólo el 27,4% de quienes pertenecen al estrato bajo lo logra, mientras que esta cifra asciende al 33,9% y el 47% en el caso de los sectores medios y altos respectivamente. En los centros urbanos, la tasa de desocupación juvenil casi triplica a la de los adultos y adultas (20,7% versus 7,30%). Por otra parte, solo un 7% de los y las adolescentes (16 y 17 años) se declaran activos en el mercado de trabajo, de los cuales un 20% se asume como “desocupado”.

Asimismo, se subrayó que con el avance de modelos económicos de excesivo corte liberal y la crisis de los Estados de Bienestar y del pleno empleo, lo que se puso en riesgo son las condiciones tradicionales de integración y desarrollo de las sociedades. Por otra parte, los responsables de este estudio recalcaron que se requieren estadísticas oficiales que den a conocer “la especificidad de las juventudes”, para tener más datos acerca de la situación real de cada franja etaria.

Sumado a esto, se evaluó que este fenómeno comenzó a identificarse en la Argentina en la década de los noventa, momento en que los colectivos juveniles se ven atravesados por un proceso de deterioro de los indicadores laborales respecto de la población adulta.

Por lo expuesto, se requiere que la gestión nacional apunte a mejorar el sistema educativo, sobre todo en el Nivel Secundario, para incluir a los excluidos y lograr que los egresados y egresadas cuenten con los saberes que necesitan para luego poder cursar con éxito un estudio superior y lograr una eficaz inserción laboral.

En paralelo, hay que buscar formas de reducir impuestos a las PyMEs, y generar incentivos para aumentar la producción y contratar personal, en el marco de una recuperación salarial. Estas acciones son las que permitirán revertir la triste situación de la juventud y de otros sectores. Por ello, resulta fundamental que se logre lo antes posible un acuerdo económico y social serio, que realmente permita que el país pueda lograr estos objetivos.



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2020 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer