pixel facebook
Martes 18 de Febrero de 2020

35 ° C Clima

Logo Editorial


‘El búho amarillo’: la peligrosa pastilla por la que detuvieron a un hombre que viajaba de Liniers a Mendoza

Fue detenido por Gendarmería en un control de ruta a un micro a 150 kilímetros de Godoy Cruz. Llevaba en un doble fondo de su mochila más de 6 mil comprimidos y dos kilos de cocaína, un lote valuado en más de 6 millones de pesos. El calvario de las mulas migrantes y pobres


La mochila le pesaba, en más de un sentido. El hombre de nacionalidad paraguaya, sin documento argentino, había abordado el micro de la empresa 20 de Junio hacia la ciudad de Mendoza en la terminal de Liniers el martes y al día siguiente llegó al peaje La Paz en la ruta nacional número 7, a 150 kilómetros de la ciudad de Godoy Cruz.

Personal de Gendarmería Nacional abordó el micro y realizó un control de rutina. Abrieron su mochila y notaron una costura extraña. El peso de la mochila no tenía sentido. La abrieron y encontraron 6.983 pastillas de éxtasis y 2,3 kilos de cocaína. El Juzgado Federal Nº1 de Mendoza con jurisdicción en la zona ordenó su detención y que decomisen la droga. Le secuestraron un teléfono. No dijo mucho, apenas que trabajaba en Liniers.

El lote valía, y mucho. Tomar una calculadora y multiplicar con los tarifarios recientes de dealers porteños como parámetro deja un saldo de más de $ 6 millones: una pastilla de éxtasis cotiza cerca de $ 600 en la zona de Palermo. Así, la suma total para el lote de éxtasis, más de tres kilos de material, supera los $ 4 millones.El doble fondo de la mochila.

El valor del lote evidenció que el hombre de la mochila no sería el dueño de la droga, sino una mula. Su viaje hacia Mendoza fortalece otra hipótesis: que la Argentina funciona como un punto de envío de drogas sintéticas para alimentar el mercado de Chile. Por otra parte, lo que se hombre tenía en su mochila era éxtasis de alto poder. Había un comprimido en particular, una de las pastillas más fuertes de toda Europa, con forma de búho y de color amarillo.

La pastilla del búho llegó a Buenos Aires en septiembre del año pasado. Los consumidores en el circuito de las fiestas electrónicas hablaban de su efecto rápido, de que había que consumirla de a poco, un cuarto de pastilla a la vez. Un consumidor en un testimonio online aseguró “no sentir la cara” luego de medio comprimido en el cuerpo.

Diversas organizaciones en países como Austria y Suiza dedicadas a la reducción de daños por consumo de drogas comenzaron a realizar evaluaciones de potencia narcótica sobre la familia de pastillas del búho, con colores como el naranja o el rosa además del amarillo. En todos los casos encontraron un dosaje sumamente alto de MDMA, el principio activo del éxtasis: más de 250 miligramos, más del doble de los 120 que puede soportar un adulto promedio.

Las pastillas de alto poder suelen tener una particularidad, una ranura que invita al usuario a partirla. Los búhos, en cambio, no la tienen. Organizaciones como The Loop y MDA Basecamp en el Reino Unido y Austria ya emitieron alertas a consumidores que las adquieren para que sepan lo que les espera.

Lo cierto es que el éxtasis de alto poder ya es una realidad en la Argentina. Muestras de más de 200 miligramos de MDMA comenzaron a aparecer con fuerza en los últimos dos años en diversos operativos: un dealer de Villa Luro cayó a mediados del año pasado con comprimidos con la cara de Donald Trump que superaban ampliamente la marca. Una pastilla rosa con el logo de Coca Cola se convirtió en un ítem narco de culto para usuarios porteños que buscaban su particular poder. Según el último relevo de la SEDRONAR, el consumo de éxtasis aumentó un 200% en menores en la última década.

En 2018 se secuestraron 56.350 pastillas de éxtasis en el país en procedimientos de fuerzas de seguridad, de acuerdo a datos de la Subsecretaría de Lucha contra el Narcotráfico que lideró de Martín Verrier en la administración anterior que dependía de la secretaría de Seguridad. El 43% venía de Alemania, el principal proveedor del mercado argentino, y otro 34% de Bélgica.

El hombre del micro no sería el único residente migrante y pobre de Liniers que fue empleado como mula. En junio de 2019, una mujer de nacionalidad boliviana que trabajaba para un ciudadano asiático fue usada para recibir a su nombre un caballo de juguete enviado desde Bélgica por correo privado. El caballo estaba relleno con más de 2 kilos de metanfetamina cristal.


Fuente: www.infobae.com

Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2020 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer